AFECTARÍA A LA CONCESIÓN DE NUEVAS LICENCIAS

Hoteleros doblan la apuesta y piden prohibir ya los pisos turísticos en el centro de Madrid

El sector lanza su última propuesta sobre el plan especial del ayuntamiento en el periodo de alegaciones y pide la prohibición de nuevas licencias en la almendra central de la ciudad

Foto: Inquilinos de pisos turísticos.
Inquilinos de pisos turísticos.

Cuando el Plan Especial de Regulación de Hospedaje del ayuntamiento que dirige Manuela Carmena entra en la recta final —la iniciativa pretende poner coto a la proliferación de los pisos turísticos en la ciudad—, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) ha decidido dar un paso más allá y hacer su propuesta final en el periodo de alegaciones abierto, previo a la aprobación definitiva. El sector, que lleva meses reclamando una verdadera regulación de las viviendas de uso turístico (VUT) exige ahora la "completa prohibición" de los pisos turísticos en la almendra central de la ciudad.

Esta propuesta afectaría a la concesión de nuevas licencias (que quedarían suspendidas), mientras que todas las que se encuentran en estos momentos legalizadas podrían continuar funcionando. También reclaman vetar las VUT en viviendas de protección pública, que se cumplan los requisitos en materia de accesibilidad, y se delimite una superficie útil mínima de calidad y una máxima para las VUT en edificios residenciales. Esta última reivindicación es también la que llevan tiempo haciendo los vecinos de los principales barrios del centro, que afrontan desde hace unos años —lo que se ha recrudecido en los últimos meses— una vertiginosa subida en el precio de sus alquileres, en muchos casos inasumible.

Precisamente, el presidente de la AEHM, Gabriel García, afirma que el descontrol de los pisos turísticos afecta ya a la convivencia en los distritos, favoreciendo un turismo de menor calidad y repercutiendo en la pérdida de identidad de los barrios. "El incremento de ruidos, basuras y el deterioro de salubridad provocan todo esto. Perjudican nuestro modelo de sociedad y la imagen de la ciudad", insiste García a este diario. Otros factores que han despertado importantes críticas entre los vecinos pasan por el aumento de la inseguridad, la necesidad de una mayor limpieza de las zonas comunes (cada semana o cada pocos días, el piso turístico registra nuevos inquilinos) y un desgaste evidente, por esta última circunstancia, de la pérdida de familiaridad y proximidad en sus propias residencias como propietarios.

Los hoteleros coinciden en bastantes puntos con la propuesta lanzada desde el consistorio, al considerar acertada la decisión de incrementar las limitaciones urbanísticas (que son competencia del ayuntamiento, a diferencia de las turísticas, sobre las que no puede regular porque depende de la comunidad), aunque piden reforzar todavía más las restricciones. Uno de los 'agujeros' que señalan desde la AEHM es la limitación del alquiler turístico sin licencia a 90 días. Insisten en que tiene que haber "unas reglas del juego" y consideran que será "imposible" controlar debidamente ese límite temporal.

El plan especial del consistorio lo que pretende es preservar el uso residencial en el centro urbano y frenar la tendencia de los alojamientos temporales solo para turistas. Ante la falta de competencias, el área de Desarrollo Urbano Sostenible que dirige José Manuel Calvo lo que hace es estudiar a qué se dedica el suelo de la ciudad y, en los últimos años, el consistorio ha constatado cómo el residencial se ha ido terciarizando a una velocidad vertiginosa.

Turistas cargadas con sus mochilas pasean por las inmediaciones del Palacio Real de Madrid. (EFE)
Turistas cargadas con sus mochilas pasean por las inmediaciones del Palacio Real de Madrid. (EFE)

En el caso de los hoteleros, la situación también es sangrante: las viviendas de uso turístico han crecido un 226% entre 2015 y 2018, frente al 6% que ha crecido la oferta hotelera en el mismo periodo. Otro dato muy significativo: los datos de la AEHM contemplan que el número de plazas de alojamiento en VUT ha pasado de 37.000 a 121.500 en los últimos tres años. En el caso de los hoteles, las plazas han aumentado de 82.000 a 87.000.

Los hoteleros reconocen tener confianza en que el consistorio estudiará sus alegaciones al plan inicial. Insisten en que necesitan que la Administración se involucre en un asunto que ha puesto patas arriba un sector entero. También el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que ahora dirige Reyes Maroto ha lanzado su compromiso de atajar el problema lo antes posible para establecer unos mínimos comunes de regulación en todo el territorio nacional. La Comunidad de Madrid, por su parte, presentó hace casi un año el primer borrador del decreto de regulación de la vivienda turística, sobre el que los hoteleros seguran no haber vuelto a tener noticias. La postura del Gobierno regional es esencial en este caso, por ser la Administración que realmente tiene las competencias.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios