la comunidad ha indemnizado con 4.000€ al donante

¿Dónde están los 24 grabados napoleónicos que perdió la fundación estrella de Aguirre?

Un militar donó en 2008 a la Fundación Dos de Mayo 24 óleos cartográficos de los sitios de la Guerra de la Independencia. Sus herederos han querido recuperarlos y no han aparecido

Foto: Esperanza Aguirre, en una foto de archivo, pasa revista a una formación de la Asociación Histórico Cultural de Voluntarios de Madrid durante los actos de conmemoración del Dos de Mayo. (EFE)
Esperanza Aguirre, en una foto de archivo, pasa revista a una formación de la Asociación Histórico Cultural de Voluntarios de Madrid durante los actos de conmemoración del Dos de Mayo. (EFE)

Nadie sabe dónde están. Extraviados en algún archivo o decorando las paredes de alguien que no es su legítimo dueño. La Comunidad de Madrid acaba de indemnizar con 4.000 euros a una familia que donó altruistamente 24 grabados franceses a la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad, la fundación estrella que creó Esperanza Aguirre en 2007 para celebrar el bicentenario del levantamiento contra Napoleón. El Gobierno regional ha tenido que pagar a los herederos del donante tras reconocer que no ha podido encontrar las pinturas y por tanto devolvérselas a sus dueños.

Esta historia comienza el 1 de abril de 2008, cuando F. B., almirante e historiador, firmó un convenio con el gerente de la fundación, Enrique Ossorio, para que esta pudiera exponer 24 grabados que el padre del donante había adquirido en Francia en 1836. Ossorio, hoy portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, llevó la gerencia de la fundación desde prácticamente su constitución hasta el año 2011. Entonces era viceconsejero de Hacienda. Aguirre había aprobado el 2 de agosto de 2007 constituir esta fundación sin ánimo de lucro para poder organizar "los actos conmemorativos del 2 de mayo y difundir y promocionar los valores de patriotismo y libertad que simbolizó la lucha de los madrileños en aquella fecha histórica, así como la Constitución de Cádiz aprobada en 1812".

La entonces presidenta madrileña se convirtió automáticamente en presidenta del patronato de la entidad y se aseguró de que el resto de puestos del consejo director fueran ocupados por miembros de su gabinete. Entre ellos, el entonces vicepresidente del Ejecutivo regional, Ignacio González, presunto cabecilla de la operación Lezo; y el otro dirigente de la plena confianza de Aguirre, el entonces consejero de Presidencia, Francisco Granados, presunto líder de la trama Púnica. Hasta el jefe de gabinete de la 'lideresa', Regino García-Badell Arias, tenía un hueco en la cúspide de la fundación.

De los 14 asientos del patronato solo había tres ocupados por dirigentes ajenos al Partido Popular: el entonces director de la Fundación de Caja Madrid y exjefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno; el expresidente socialista de la Comunidad, Joaquín Leguina; y el exalcalde de Aranjuez, Dionisio Ballesteros, también del PSOE. Pero a pesar de que el principal órgano directivo estaba copado por políticos, la cara visible de la Fundación Dos de Mayo fue el catedrático de Historia Contemporánea Fernando García de Cortázar, que comenzó a presidirla en octubre de 2007.

Grabado del sitio de Burgos.
Grabado del sitio de Burgos.

Los 24 grabados, de unos 82 centímetros de largo por unos 60 centímetros de ancho, representan cartografías en aguafuerte de los distintos sitios militares que se produjeron durante la Guerra de la Independencia. Son obra de Jacques Vital Belmas, un escritor y cartógrafo francés que se documentó sobre algunas de las batallas ocurridas en suelo español entre 1807 y 1814. La fundación y el almirante firmaron un convenio en abril de 2008 por el que este último cedía los grabados. "Recuerdo que esta persona tenía mucho interés en donar estas obras para la fundación pudiera exponerlas", explica Enrique Ossorio a El Confidencial.

Ossorio dejó la fundación en 2011. "Me sustituyó como gerente otra persona. Aunque el secretario general siempre fue Manuel Barranco, que era en principio el responsable de los bienes y el patrimonio de la fundación. No sé que pasó con esos grabados y no recuerdo que la fundación tuviera otro tipo de donaciones desinteresadas", concluye Ossorio. La Comunidad cerró la fundación en julio de 2014 por falta de fondos, cuando el presidente regional era Ignacio González. El donante falleció en 2017 y su familia decidió entonces recuperar los grabados y pedírselos a quien supuestamente los tenía, la Comunidad de Madrid.

Aguirre, en un acto del bicentenario del Dos de Mayo.
Aguirre, en un acto del bicentenario del Dos de Mayo.

El Gobierno regional no los ha encontrado. Y no ha tenido más remedio que aceptar el peritaje que encargaron los herederos del almirante, que tasó las obras en 4.000 euros. Dinero que acaba de ser abonado por la actual consejería de Presidencia. La familia del donante solo ha querido confirmar los hechos y ha preferido no hacer declaraciones. Un portavoz de la consejería señala que no hay inventario de las posibles obras artísticas que acumuló la fundación en sus siete años de vida, tipo grabados, óleos, manuscritos... es decir, no se sabe si hubo más donantes que cedieron bienes relacionados con ese periodo histórico. Lo que está claro es que no ha habido más reclamaciones. "Solo hay un inventario de los muebles que tuvo la sede de la fundación, como sillas, mesas y estanterías", explican desde la consejería.

La Fundación Dos de Mayo llegó a gestionar un presupuesto de al menos 7,6 millones de euros. El dinero salió de subvenciones públicas del Gobierno regional y de donaciones de la Fundación Caja Madrid, controlada también en esos momentos por el PP madrileño. La Audiencia Nacional lleva ya tiempo investigando si los máximos responsables del partido en Madrid utilizaron la Dos de Mayo para inyectar fondos en su caja B. En un principio, la entidad tenía que disolverse en 2009, tras concluir todas las celebraciones, pero la expresidenta madrileña decidió mantenerla para convertirla en un foro de pensamiento que defendiera la unidad de España.

Entre 2007 y 2010 la fundación manejó un presupuesto de 7.682.000 euros. Se desconocen los ingresos que consiguió entre 2011 y 2014, el año de su liquidación. También sus gastos. Sus responsables nunca los declararon. De las memorias de actividades de la fundación se desprende que el grueso del dinero se destinó a la publicación de obras y exposiciones itinerantes sobre el levantamiento de 1808. También se organizaron conferencias, conciertos, representaciones teatrales y funciones de 'ballet'. De los 7,6 millones del presupuesto total, 832.000 euros –el 10% del total– se destinaron a la publicación de una sola obra, '1808: el dos de mayo, tres miradas'. La fundación imprimió 500.000 ejemplares. La fundación editó unos 25 libros y se gastó otros 601.700 euros en siete exposiciones.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios