Algo no funciona: 43.500 coches más en Madrid desde que gobierna Carmena
  1. España
  2. Madrid
PESE A LAS POLÍTICAS DE MOVILIDAD APLICADAS

Algo no funciona: 43.500 coches más en Madrid desde que gobierna Carmena

Pese a las iniciativas tomadas en materia de movilidad en una clara prioridad por el peatón y en detrimento del coche, el número de turismos ha crecido desde la llegada de Ahora Madrid

placeholder Foto: Aspecto de las obras que se llevan a cabo para ensanchar las aceras de la Gran Vía de Madrid. (EFE)
Aspecto de las obras que se llevan a cabo para ensanchar las aceras de la Gran Vía de Madrid. (EFE)

La lucha contra la contaminación en Madrid se ha convertido en una de las grandes prioridades de la legislatura. Este otoño entrarán en vigor algunas de las medidas más duras del Plan de Calidad del Aire, bautizado como 'plan anticoches' de Manuela Carmena, que prohibirá, entre otras cosas, el acceso y aparcamiento en el centro de la ciudad a los coches que no lleven etiqueta ambiental. En dos meses también está prevista la puesta en marcha de la nueva zona de prioridad residencial (APR) del distrito Centro, con la que el ayuntamiento prevé reducir los niveles de contaminación un 40%. Estas iniciativas se suman a otras muchas incluidas en los protocolos de actuación con alta polución, con el objetivo de que más madrileños dejen el coche en casa y utilicen el transporte público. Pero los datos no dicen que esto esté ocurriendo.

De hecho, en los últimos tres años y con Ahora Madrid en el Palacio de Cibeles, se ha producido un incremento de 43.538 coches en la ciudad. Así consta en el portal de datos abiertos del consistorio y, en concreto, en el padrón de vehículos que pagan el impuesto de circulación. En el primer semestre de 2018, el número de coches registrados en la capital asciende a 1.377.914 vehículos. En 2015, año en el que Carmena llegó al Gobierno municipal, la cifra se encontraba en 1.334.376 turismos. Aunque el incremento no parece alarmante, es significativo que, pese a las políticas puestas en marcha en los últimos tres años, la tendencia haya sido ascendente. En 2016, los turismos crecieron en 8.541 con respecto al año anterior, y en 2017, el aumento con respecto a 2015 ya era de 24.724 turismos.

Precisamente, este martes estaba previsto el debate sobre el estado de la ciudad (se suspendió tras la caída de la alcaldesa), el último antes de las elecciones municipales previstas para mayo y en el que la movilidad iba a jugar un papel determinante, coincidiendo además con la Semana Europea de la Movilidad. Entre otras cosas porque Ahora Madrid la ha convertido en uno de sus ejes políticos y porque las grandes medidas del plan anticontaminación de este equipo de gobierno deberán terminar de implantarse en la próxima legislatura. Por eso, resultará clave lo que ocurra a partir de ahora y quién gobierne desde mayo de 2019.

Lo que Ahora Madrid debería explicar es por qué, pese a las iniciativas tomadas, los datos de turismos en la capital se han visto incrementados. Y no solo la cantidad de automóviles. Los datos del ayuntamiento de la capital muestran cómo ha aumentado notablemente el tráfico en la M-30. En concreto, durante el año 2014 —todavía con el PP de Ana Botella— se produjeron 572,4 millones de desplazamientos frente a los 638 del año 2017, cuando Carmena llevaba un año y medio en Cibeles.

Y más allá del aumento de turismos, el consistorio enfrenta un fin de legislatura complicado entre críticas de la oposición por los atascos generados, especialmente en el distrito Centro, con la Gran Vía levantada por completo. En todo caso, el plan de Ahora Madrid es que las Navidades de este año se celebren con la gran arteria de la capital semipeatonalizada. Sin duda, el grupo municipal del PP es el más crítico con el plan anticontaminación iniciado, que ha llegado a tildar de "autoritario y antidemocrático". Los socialistas, en cambio, se han mostrado partidarios de la inmensa mayoría de las medidas.

placeholder Vista de un atasco en la Gran Vía de Madrid. (EFE)
Vista de un atasco en la Gran Vía de Madrid. (EFE)

En el caso de Ciudadanos, que también ha destacado múltiples críticas, el grupo naranja reconoce compartir algunos objetivos, pero difiere por completo de la estrategia. El concejal del ramo, Sergio Brabezo, insiste en que la principal equivocación de Ahora Madrid es "partir de un modelo de restricciones". En ese sentido, Cs se muestra partidario de llevar a cabo "iniciativas para mejorar la red de transporte público" —aprovechando que la madrileña "es una de las más potentes de Europa"—, como es el abono joven con tarifa fija de 20 euros impulsado en la comunidad. La idea pasa por dos medidas básicas: bajada de precios y aumento de frecuencias.

Brabezo asegura que el punto de partida del equipo de gobierno es erróneo porque "trata de imponer un modelo de peatonalización y uso de la bicicleta" que la mayor parte de expertos del sector rechaza. "La gente cambia el uso del coche privado al transporte público, pero dar el salto a la bicicleta o tomar la decisión de dar un paseo largo llega mucho después", insiste a este diario. De hecho, las principales asociaciones ciclistas de la ciudad reconocen que los nuevos usuarios que registran suelen proceder del transporte público, ya que en poquísimas ocasiones los ciudadanos pasan de usar su coche particular a coger una bicicleta.

Manuela Carmena Ayuntamiento de Madrid Transporte Ahora Madrid
El redactor recomienda