APERTURA DE DOS ESPACIOS ESPECÍFICOS

De Algeciras a Méndez Álvaro: así es la acogida de inmigrantes en Madrid

El Ayuntamiento reabrirá dos espacios destinados a acoger a los migrantes llegados de costas andaluzas. Trece de los pisos cedidos a los pasajeros del Aquarius ya se están usando

Foto: Imagen de algunos de los 123 inmigrantes trasladados a Algeciras el pasado 29 de julio tras ser rescatados en el Estrecho. (EFE)
Imagen de algunos de los 123 inmigrantes trasladados a Algeciras el pasado 29 de julio tras ser rescatados en el Estrecho. (EFE)

La situación de crisis humanitaria a la que asisten las costas andaluzas, con especial incidencia en Algeciras y que se ha visto agudizada en las últimas semanas, ha hecho que otros territorios tomen conciencia del colapso que sufren los servicios de acogida en el Estrecho. El Ayuntamiento de Madrid es uno de los que lleva tiempo trabajando en aportar soluciones al respecto. El pasado junio, ante la llegada del Aquarius al puerto de Valencia, anunció que ponía a disposición 20 pisos de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMVS) para un máximo de 100 migrantes. En estos momentos, un mes y medio después, 9 de ellos los gestiona la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y otros cinco, Cruz Roja. Los seis restantes siguen estando disponibles.

De forma paralela, ante la creciente llegada de migrantes en estas últimas semanas y sin perder de vista los recursos que debe destinar a las personas sin hogar en la ciudad, el consistorio dirigido por Manuela Carmena ha anunciado que abrirá próximamente dos espacios destinados a dar techo a los refugiados llegados en patera a las costas españolas. Como adelantó 'El País', el primero de ellos será la residencia Palacio Valdés de Tres Cantos —propiedad del Ayuntamiento desde 1941— y que, a falta de resolver un trámite burocrático, ya está listo para albergar 100 camas.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (i). (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (i). (EFE)

En la madrugada del pasado lunes llegaban a la estación de Méndez Álvaro tres nuevos autobuses llenos de migrantes de distintas provincias andaluzas. Casi en su totalidad son hombres, ya que las mujeres y los niños que arriban a las costas gozan de una mayor protección y no se trasladan con tanta celeridad. Desde el área de Derechos Sociales que dirige Marta Higueras explican el recorrido que allí empiezan en la capital. Un equipo del consistorio les espera en la propia estación desde donde les trasladan a un punto de atención específico instalado en Arganzuela. Allí tienen opción de asearse, someterse a un reconocimiento médico y explicar sus necesidades. Algunos solicitan la condición de refugiados y otros no. También disponen de teléfono y red wifi para poder comunicarse con sus familiares.

El palacio de Tres Cantos, municipio que ahora cuestiona que el edificio pueda destinarse a un fin residencial pese a que es propiedad del Ayuntamiento madrileño, pretende acoger a estas personas. En el mes de octubre el consistorio espera tener listo un segundo espacio, el antiguo Pabellón del Ministerio de Agricultura situado en la Casa de Campo, y que también dispondrá de en torno a 100 camas. El Ayuntamiento trabaja a contrarreloj para que la instalación funcione en otoño: lleva abandonada desde 2003 y necesita un reacondicionamiento importante. La preocupación del área de Higueras responde a que tras el mes de octubre vuelve a comenzar la campaña de frío en la que se atiende esencialmente a personas sinhogar y para lo que Madrid necesita tener la mayor cantidad de recursos disponibles.

De ahí, que el consistorio haya buscado estas nuevas vías para poder albergar a los migrantes y refugiados recién llegados y que podrían continuar haciéndolo. En todo caso, fuentes del área de Derechos Sociales confirman que en los últimos meses han constatado que el número de personas sin techo en la ciudad se ha mantenido. Un balón de oxígeno, no solo por el hecho en sí de que la cifra no aumente, sino por tener mayores garantías de que en la ciudad habrá los recursos suficientes.

Ya desde el mes de febrero el Ayuntamiento tuvo que abrir de forma provisional un centro de emergencia en la calle Francos Rodríguez (distrito de Tetuán) para alojar a 50 adultos (se atendieron finalmente a un total de 108 personas) que se encontraban a la espera de adquirir la condición de refugiado. Un procedimiento que en algunos casos se ha estado ralentizando hasta los ocho meses, y actualmente se empieza a acortar hasta los seis. Sobre esta situación, el consistorio lleva trasladando meses al Ministerio de Empleo y Seguridad Social la necesidad de adelantar las primeras entrevistas de formalización de la solicitud de 483 personas. Una cifra significativa y preocupante que pone de manifiesto las dificultades y deficiencias en el modelo estatal de asilo y refugio, como ya publicó este diario.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios