en plena polémica tras el caso de barcelona

Los manteros 'ganan terreno' en Gran Vía y Retiro: "Hay un clima de inseguridad"

El pequeño comercio lleva tiempo reclamando acabar con la venta ilegal que lastra sus negocios en el centro de la ciudad. La reciente polémica en Barcelona reabre el debate

Foto: Obras y 'top manta' en la Gran Vía de Madrid, en pleno verano. (EC)
Obras y 'top manta' en la Gran Vía de Madrid, en pleno verano. (EC)

La agresión de un grupo de manteros a un turista norteamericano en las calles de Barcelona ha vuelto a abrir en canal el debate de la venta ambulante ilegal en las principales ciudades españolas y, sobre todo, la situación de inseguridad en que puede derivar para vecinos, turistas y los vendedores que la practican. La oposición lleva días arrinconando a Ada Colau —que ostenta las responsabilidades en materia de Seguridad, además de la alcaldía en la Ciudad Condal—, y desde Ciudadanos a Esquerra exigen su cese de la primera función y que designe a alguien con experiencia. Todos los partidos insisten en que el caso barcelonés es ya insostenible, no solo por el reciente altercado con los manteros sino por la situación general, unida al turismo de borrachera y la suciedad en las playas.

La cuestión es que la venta ilegal descontrolada y el limbo en que se encuentran quienes la practican han vuelto a poner en tela de juicio la inacción por parte de las administraciones para acabar con esta práctica, dar una salida digna a los vendedores —en su mayoría, inmigrantes de origen subsahariano— y proteger al pequeño comercio, que sufre consecuencias económicas devastadoras. En Madrid, el debate está más vivo que nunca y los comerciantes reconocen que temen que la situación en Barcelona se pueda producir también en la capital. Existen dos 'puntos calientes' de venta ilegal. La Gran Vía y sus alrededores y, en segundo lugar, el Parque del Retiro.

Peatones en la Gran Vía, entre obras y manteros. (EC)
Peatones en la Gran Vía, entre obras y manteros. (EC)

La primera es especialmente grave por las obras de peatonalización iniciadas las pasadas navidades y que continuarán, al menos, hasta finales de año. Los trabajos de uno de los 'proyectos estrella' del ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena, con el ensanchamiento de aceras en una de las principales arterias madrileñas, avanzan a buen ritmo, según explica el consistorio, pero, como pronto, la primera fase no estará lista antes del mes de noviembre. Mientras tanto, comerciantes de la zona aprecian un repunte de manteros a lo largo de la Gran Vía que, unidos a las obras, dificultan en gran medida la transitabilidad de los peatones. José Manuel Fernández, coordinador de Comercio de Madrid Foro Empresarial, reconoce que sería positivo "reforzar los efectivos" para agilizar unas obras "que están haciendo perder dinero" a muchos pequeños empresarios de la zona.

En relación con el 'top manta', Fernández considera que se ha generado una sensación de "impunidad" frente a una Administración que "no hace nada". Los empresarios madrileños, recuerda, "no tienen nada en contra" de los manteros y, de hecho, insiste en que debería haber una coordinación real entre la Delegación del Gobierno, las policías competentes e incluso la Agencia Tributaria por poner coto a una "actividad ilegal" que perjudica a todos los implicados. También el portavoz de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, Francisco Aranda, reconoce los problemas de "degradación" que genera esta práctica que, además de "generar un clima de inseguridad ciudadana", transmite "una imagen nefasta de la ciudad" para todos los que visitan Madrid, pese a que el turismo es la primera industria de la ciudad.

El Retiro, repleto de puestos de 'top manta' este verano. (EC)
El Retiro, repleto de puestos de 'top manta' este verano. (EC)

En esa misma línea, Madrid Foro Empresarial reprocha que la actitud del ayuntamiento haya sido la de considerar al colectivo de los manteros como "vulnerable" y no atajar un problema que podría tener soluciones. No solo eso. Fernández recalca la "fragilidad" de los pequeños comerciantes de la ciudad, que soportan sanciones de una nueva ordenanza municipal de 2018 por la que se prohíbe exhibir los productos en la calle en aras de cuidar la imagen de la ciudad. Algo que consideran "injusto" en esta organización, que también recuerda la vulnerabilidad que sintió el sector durante los años de crisis económica o con la irrupción de la venta por internet.

La sensación de los pequeños comerciantes es que las administraciones deben ponerse manos a la obra para dar salida a un conflicto que no parece resolverse. "En Navidad, apenas hubo manteros porque creció la presión policial", asegura Fernández. Además de las controversias recurrentes en torno a esta actividad, la muerte de un mantero en el barrio de Lavapiés el pasado marzo reflotó el debate de fondo del asunto, aunque, finalmente, no se tomaron medidas reales al respecto. Lo que los datos del consistorio sí muestran es que las intervenciones de venta ambulante por parte de la Policía Municipal tras el fallecimiento del mantero aumentaron más de un 33%, produciéndose 785 en abril y 643 en mayo, tras las 588 de marzo, con un repunte evidente en las semanas posteriores al suceso.

Imagen de la Gran Vía, entre las obras y el 'top manta'. (EC)
Imagen de la Gran Vía, entre las obras y el 'top manta'. (EC)

En CEIM no son nada optimistas. Su portavoz, Francisco Aranda, insiste a este diario en que la situación es "muy grave" ante "el incremento espectacular" de la implantación de esta práctica ilegal en el centro de la ciudad. Circunstancia que, según explica Aranda, está provocando que en los establecimientos de Gran Vía y calle Mayor las pérdidas alcancen el 40%, "poniendo en juego la viabilidad de muchos comercios". Es decir, advierten de que la primera consecuencia social —si la tendencia continúa— podría ser la desaparición de puestos de trabajo en el sector.

Aranda es crítico con la "competencia ilegal" que el 'top manta' hace al pequeño comerciante "que paga sus impuestos", pero también a los grandes establecimientos que generan empleos. "Supone un agravio que perjudica a todos los empresarios que cumplen con sus responsabilidades con las administraciones", afirma, insistiendo en que son estas las que deben "luchar contra el problema y atajarlo de forma inmediata" y, al mismo tiempo, "buscar alternativas sociolaborales" para todos los vendedores ilegales, que son las primeras víctimas de grandes mafias. Pero la conclusión de todas las organizaciones empresariales es la misma: "El centro de la ciudad no puede convertirse en un espacio de impunidad", zanja Aranda.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
61 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios