en una de sus naves el expresidente fabrica joyas

Denuncian los negocios del casero de Felipe González con el rector de la Rey Juan Carlos

Francisco Castaño firmó con la URJC un polémico convenio que está siendo investigado por la Fiscalía. El material que cedió a la universidad está incluido en un concurso de acreedores

Foto: El hoy rector de la URJC, Javier Ramos, en una cena con los empresarios de EATC. La foto está tomada por Francisco Castaño
El hoy rector de la URJC, Javier Ramos, en una cena con los empresarios de EATC. La foto está tomada por Francisco Castaño

Francisco Castaño Vázquez es el casero de Felipe González. En una nave de su propiedad, el expresidente del Gobierno fabrica sus joyas en la más absoluta privacidad. Ambos se conocen desde hace mucho tiempo. Escolta del propio González cuando este estaba en La Moncloa, Castaño es ahora un empresario que se dedica desde hace años a impartir cursos de formación. Una de sus principales empresas, Centro de Formación de Instaladores y Mantenedores SL (Cefoim), lleva ya dos años en concurso de acreedores y debe a muchos de sus trabajadores hasta 16 nóminas.

A otra de sus compañías, Aviation Group, le va mucho mejor. Aviation Group ha heredado el polémico convenio que en diciembre de 2015 suscribieron la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la firma European Airlines Training Centre 2005 SL (EATC), un beneficioso acuerdo por el cual la universidad pagó y construyó un hangar de 1.500 metros cuadrados cuyo uso cedió durante 25 años a EATC para que haga negocio con cursos no universitarios. Como adelantó El Confidencial, este convenio, según su propio articulado, queda fuera de la Ley de Contratos del Sector Público y no fue ratificado por el consejo de gobierno de la universidad.

Un convenio que puede acabar en los tribunales. De hecho, el grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid acaba de presentar una denuncia en la Fiscalía Provincial solicitando que se investigue si se han podido cometer "delitos de cohecho en concurso, prevaricación, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas a funcionario público, malversación y violación de secretos". La denuncia va dirigida contra el hoy rector de la universidad Javier Ramos, quien ideó el convenio cuando en 2015 era director de la Escuela Superior de Ingeniería de la Telecomunicación de la universidad. La Fiscalía ha decidido abrir diligencias.

Javier Ramos, en primer plano, con los empresarios de EATC. Foto tomada por Francisco Castaño.
Javier Ramos, en primer plano, con los empresarios de EATC. Foto tomada por Francisco Castaño.

El Confidencial ha tenido acceso a fotografías y documentos de varias de las reuniones preparatorias de ese convenio en la ciudad de Málaga, donde Ramos viajó para reunirse con los empresarios que formaban parte de EATC: Intercopters, Fly Aerodinamics, Cithe, Aviation Group, Opertel y Alme Continental. EATC fue constituida en octubre de 2015, dos meses antes de que se firmara el convenio. Francisco Castaño, el casero de Felipe González, era gerente de EATC y participaba en esa unión de empresas a través de Alme Continental.

Constituida en Málaga en julio de 2015, el único accionista de Alme Continental es Miguel Aldana, pero entre la documentación a la que ha tenido acceso este diario está el poder mercantil que Aldana le entregó a Francisco Castaño para poder actuar "en su nombre y representación". Castaño es la figura clave en este convenio. Sus empresas también aportaron los materiales técnicos destinados al hangar para que los alumnos pudieran impartir los cursos. Lo hizo a través de su firma Cefoim, que ya estaba en concurso de acreedores cuando se firmó el convenio con la Rey Juan Carlos.

Francisco Castaño es la figura clave en el convenio con la URJC. Sus empresas aportaron materiales y aviones para el polémico hangar

Y es que ese convenio, firmado en diciembre de 2015, establecía que EATC dotaba al hangar que construiría la universidad del material técnico necesario para crear cuatro talleres de formación, que incluían tres aeronaves (un Falcon 20, un Cessna 402 y un helicóptero Bolkow). Todo el material estaba valorado en 1,5 millones de euros, según el convenio. Cefoim, la empresa de Castaño de donde salió ese material, había entrado en concurso de acreedores en abril de 2015 y en fase de liquidación en septiembre de ese mismo año, cuando Javier Ramos y los empresarios de EATC estaban ultimando las condiciones del convenio.

La pregunta es si el administrador concursal de Cefoim, nombrado por el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, conoce si parte de los bienes que están incluidos en la masa del concurso destinados a saldar las deudas con los acreedores (entre ellos los trabajadores a los que se les deben varias nóminas) se han cedido a la universidad. Según la relación de bienes muebles incluidos en el concurso de Cefoim, los cinco aviones de Cefoim están valorados en 93.900 euros. Tres de estas naves siguen en el hangar de la URJC, ahora gestionado por Aviation Group (EATC se disolvió en septiembre de 2017 y fue absorbida por Aviation Group, de la que Castaño también es director gerente). Los otros dos aviones siguen en la nave de Fuenlabrada propiedad de Cefoim donde Felipe González fabrica sus joyas. El vídeo que se puede ver a continuación muestra las instalaciones del área de aeronáutica de Cefoim antes de que los materiales fueran trasladados al hangar de la universidad.

Lo más curioso es que El Confidencial ha tenido acceso a dos facturas, de mayo de 2015 (antes de que se firmara el convenio con la universidad), en las que la Universidad Rey Juan Carlos pagó 5.142 euros a la empresa Centro de Formación Integral 2013 (también propiedad de Francisco Castaño) con el concepto de "ensamblaje" del helicóptero Bolkow y los aviones Falcon 20 y Cessna 402. El convenio firmado por la universidad establecía que la URJC no pagaría por el material del hangar. Pero, ¿a quién pertenecen hoy los aviones? En teoría pertenecen a la masa del concurso de Cefoim y el administrador concursal no ha autorizado su venta. El Confidencial ha intentado sin éxito hablar con el administrador, Alfonso Gómez Bilbao.

El centro, el rector Javier Ramos cuando inauguró el hangar. A la derecha, Francisco Castaño.
El centro, el rector Javier Ramos cuando inauguró el hangar. A la derecha, Francisco Castaño.

Una información publicada por el 'El País' revela además que los empresarios que formaban parte de EATC multiplicaron por seis el valor real de las aeronaves y los materiales que cedieron al hangar, incumpliendo así lo estipulado en el convenio firmado por la universidad, que cifró en 1,5 millones de euros el valor del material que iba a formar parte de los cursos impartidos por EATC en las instalaciones construidas y financiadas por la Rey Juan Carlos. Los aviones siempre han pertenecido a Cefoim. De hecho, están en la relación de bienes muebles del concurso de acreedores iniciado en abril de 2015. 'El País' también publicó facturas, fechadas en octubre de 2015, en las que la empresa Cithe le vendía a Alme Continental uno de los aviones. Una transacción cuanto menos irregular porque los aviones eran de Cefoim y estaban gestionados por un administrador concursal.

Los dos aviones Falcon 20 volaron para la empresa de paquetería Audeli, que operaba desde Torrejón de Ardoz. Uno de ellos llegó a ser utilizado por el banquero Mario Conde. El modelo Cessna 402 dejó de fabricarse en 1985. El helicóptero, un Bolkow 105, sin matricular, fue comprado al Ejército español. Al igual que el Caribu T9 03. En este reportaje se puede apreciar cómo el Caribou fue transportado por carretera hasta las instalaciones de Cefoim en Fuenlabrada.

Imagen sacada de un vídeo promocional de la URJC mostrando el interior del hangar.
Imagen sacada de un vídeo promocional de la URJC mostrando el interior del hangar.

Cefoim está en fase de liquidación desde septiembre de 2015. El administrador Alfonso Gómez Bilbao está desde entonces intentando vender los bienes de la masa activa de la empresa. Llama la atención que en sus informes trimestrales el administrador refleja "que en los últimos meses se han producido robos en la nave de la concursada". ¿Hay denuncias por esos robos?, ¿qué material ha desaparecido? Nadie quiere contestar a esas preguntas. También llama la atención que el administrador autorizara que otra empresa, Alme Continental, heredara los cursos de formación que realizaba Cefoim y que aparezca ahora como acreedor en la masa del concurso.

Como ya se ha mencionado antes, Alme Continental tiene como apoderado al dueño de Cefoim, aunque esta relación mercantil no aparece en el registro. Parece extraño por tanto que el propio dueño de Cefoim aparezca ahora como acreedor de su propia empresa. La masa del concurso supera el millón de euros. Una veintena de trabajadores se han personado como acreedores y reclaman a Castaño 179.878 euros en nóminas atrasadas.

Ramos, al fondo a la izquierda, en una reunión preparatoria del convenio con los empresarios de EATC.
Ramos, al fondo a la izquierda, en una reunión preparatoria del convenio con los empresarios de EATC.

En las alegaciones presentadas por los exempleados, estos señalaron al administrador que "se están derivando servicios, recursos y materiales a otras empresas y entidades sin beneficio ni contraprestación alguna, en claro perjuicio para los acreedores de la concursada. Igualmente, durante el concurso y los dos años anteriores a la fecha de declaración del concurso, han salido de manera fraudulenta del patrimonio del deudor bienes o derechos". Entre esas irregularidades, "la facturación de traslados de equipos de aeronáutica, con equipo de Cefoim, a la Universidad Rey Juan Carlos I, traslados y cesión sin ningún tipo de contraprestación. Sorprendentemente se cobra ese traslado".

Los extrabajadores, profesores todos ellos de los cursos de formación de Cefoim, denunciaron al administrador un "contrato de alquiler con la Universidad Rey Juan Carlos de material y equipos de aeronáutica que se están utilizando en la sociedad EATC, que está ubicada en el Campus de Fuenlabrada de la Yniversidad Rey Juan Carlos, sin que exista contraprestación económica a Cefoim. Dichos bienes son factibles para su venta". El administrador concursal se ha limitado de momento a declarar culpable el concurso e inhabilitar dos años a Francisca Sánchez Moral (administradora de Cefoim y esposa de Castaño) por vender un coche de la empresa, un Audi A3, a un particular y quedarse el dinero, 11.250 euros, en lugar de ingresarlo en la cuenta de Cefoim.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios