espera conocer la decisión la próxima semana

Garrido se consolida y comunica a Génova que es el mejor sucesor de Cifuentes

Solo quiere seguir lo que queda de legislatura para "no tirar por tierra el trabajo de estos tres años". La secretaria general, Dolores de Cospedal, le avaló en la fiesta del Dos de Mayo

Foto: Ángel Garrido, en la ofrenda floral del Dos de Mayo.
Ángel Garrido, en la ofrenda floral del Dos de Mayo.

Ángel Garrido, presidente en funciones de la Comunidad de Madrid tras la dimisión de Cristina Cifuentes, gana enteros para ser finalmente el elegido por la dirección nacional del PP como jefe del Gobierno regional lo que queda de legislatura. Garrido, número dos de Cifuentes, que sigue ostentando la Consejería de Presidencia y Justicia, además de la portavocía del Ejecutivo autonómico y la secretaría general del PP madrileño, ya ha comunicado a Génova que él es la mejor opción. La opción lógica y "sensata" para dar continuidad al proyecto político iniciado por Cifuentes. Garrido solo ha pedido tiempo. El año que queda hasta las próximas elecciones autonómicas. Es más. Ya ha intentado disipar cualquier atisbo de duda en Génova lanzando un claro mensaje: es un candidato limpio. No hay dosieres contra él ni nada en su pasado que pueda hacer peligrar su designación.

Garrido se consolida y comunica a Génova que es el mejor sucesor de Cifuentes

Lo repitió este miércoles en la primera entrevista que ha dado a Telemadrid como presidente en funciones. "Haber sido leal a una persona [la expresidenta Cifuentes] no te incapacita, sino que te refuerza para trabajar con otra persona o con otro proyecto". Garrido señaló que no ha hablado con el líder del partido, Mariano Rajoy, pero aseguró que mantiene contacto "diario" con el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, encargado de pilotar esta transición, al que ha advertido sobre la necesidad de mantener la "normalidad institucional" y no transmitir una imagen de "zozobra".

La estrategia de Garrido pasa por convencer a Génova de que en estos momentos los experimentos sobran. En teoría, el PP puede elegir a cualquiera de los 48 diputados populares de la Asamblea (47 si descontamos a Cifuentes) para nombrar al sustituto de la ya ex presidenta regional, pero el discurso de Garrido es que elegir a un consejero como sucesor es la mejor opción. "Es la única forma de validar el proyecto político del PP de Madrid estos tres años de legislatura, que han sido buenos. Qué mensaje estaríamos enviando a toda la estructura del Gobierno regional, viceconsejeros, directores generales... si el partido no es capaz de elegir a un miembro de ese Gobierno como presidente hasta que acabe el curso político. Poner a un simple diputado ahora de presidente es como decir que lo que ha hecho el Ejecutivo hasta la fecha no ha servido de nada", explican fuentes del PP de Madrid.

"En el PP nunca ha habido proyectos personalistas sino proyectos colectivos, que son los que merecen la pena", recalcaba Garrido en su entrevista en Telemadrid. El mensaje ha llegado a Génova. Garrido entró acompañado a la entrega de medallas de la comunidad, acto central del Dos de Mayo, de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, la gran valedora de Cifuentes durante el mes que ha durado la crisis del máster y el posterior vídeo del Eroski. El gesto no pasó inadvertido entre los asistentes, entre los que también se encontraba la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Soraya Sáenz de Santamaría, Ángel Garrido y María Dolores de Cospedal. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría, Ángel Garrido y María Dolores de Cospedal. (EFE)

Cospedal, que confirmó a última hora del martes su presencia en la Casa de Correos, quiso dar así su apoyo a Garrido, que ha salido de los festejos del Dos de Mayo claramente reforzado. Hay otra ventaja en su nombramiento, explican las mismas fuentes. Y es que Garrido, como número dos de la comunidad, es quien mejor conoce la estructura del Gobierno. Además, su nombramiento como presidente apenas provocaría cambios en el Ejecutivo en lo que queda de año, ya que no está previsto que Garrido mueva a los titulares de las consejerías, sus actuales compañeros. Como mucho, habría que elegir a un nuevo consejero de Justicia y portavoz.

Todos saben que la última palabra la tiene Mariano Rajoy, que ha pedido a Maillo que le presente las mejores alternativas disponibles para suceder a Cifuentes. Génova no quiere precipitarse y desea tomar la decisión con calma. Por eso, está haciendo una criba de los 47 candidatos. En principio, se quiere descartar a destacados cifuentistas y aguirristas, y a aquellos diputados que ocupen o haya ocupado cargos públicos en ayuntamientos. En definitiva, se busca un candidato limpio que no pueda dar quebraderos de cabeza lo que queda de legislatura. En cuanto a hipotéticos escándalos.

Garrido se deja querer para seguir al frente de la comunidad: "Estaré donde mi partido decida, como he hecho siempre", repite estos días una y otra vez. En su discurso del Dos de Mayo como presidente en funciones, no se ha salido del guion. Un texto de puro trámite. Absolutamente plano. Sin guiños a la sucesión y, lo más sorprendente, sin una sola mención a su antigua jefa. Nada. Garrido reivindicó la Comunidad de Madrid como una Administración "consolidada", con unos servicios públicos de "calidad" y un Estado del bienestar "al servicio de todos". Ese el mensaje que quiere transmitir: la mejor opción es el continuismo.

Garrido solo ha pedido un año para "no tirar por tierra todo el trabajo hecho por el Ejecutivo regional estos tres años", explican fuentes de su entorno. Solo ha pedido eso. Un año. Garrido no quiere ser el candidato a los comicios de 2019. No quiere y sabe que no puede aspirar a ese puesto. Todas las encuestas destacan el importante crecimiento de Ciudadanos y desde Génova son conscientes de que la única manera de contrarrestar el efecto naranja es eligiendo un candidato de peso, que levante el hoy decaído ánimo del PP de Madrid y de los votantes populares. No hay otra.

Cifuentes, el día en que anunció su dimisión. (Gtres)
Cifuentes, el día en que anunció su dimisión. (Gtres)

En cuanto al PP de Madrid (Cifuentes también ha dimitido como presidenta del partido), Garrido no tiene ningún tipo de ambición. Actualmente, es el secretario general y por tanto el máximo dirigente de los populares madrileños, pero cree lógico que Génova nombre una gestora hasta que la situación se calme y se busque un buen candidato que se haga cargo de la formación regional. Garrido también apuesta por la bicefalia. "Debemos usar todos los recursos que tenemos", señala, compartiendo las palabras que lanzó hace unos días Martínez-Maillo.

Garrido se consolida y comunica a Génova que es el mejor sucesor de Cifuentes

Varias fuentes del PP de Madrid y del PP nacional consultadas por El Confidencial destacan ahora que la mejor opción es Garrido y que aunque otros nombres de candidatos han salido a la luz pública (como los diputados Enrique Ossorio, Juan Antonio Gómez-Angulo y Alfonso Serrano), las opciones de estos son "muy escasas, por no decir nulas". La decisión, no obstante, habrá que tomarla antes del 21 de mayo. La presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, tiene previsto convocar la próxima semana a los portavoces de los grupos parlamentarios para comenzar la ronda de contactos para elegir al candidato que suceda a Cifuentes. Adrados espera conocer para la semana que viene la decisión de Génova e ir comunicando al resto de grupos el candidato elegido. Para nombrarle presidente, basta con el apoyo de Ciudadanos, que ha dicho que avalará "un candidato limpio".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios