Es noticia
Menú
El PP embarra el debate político para "dar un día de oxígeno" a Cifuentes
  1. España
  2. Madrid

El PP embarra el debate político para "dar un día de oxígeno" a Cifuentes

Todos los miembros del Gobierno han utilizado sus intervenciones este jueves en el pleno para atacar duramente al PSOE y lanzar sus pullas contra Podemos y Ciudadanos

Foto: Cristina Cifuentes, en el pleno de la Asamblea.
Cristina Cifuentes, en el pleno de la Asamblea.

La consigna este jueves en el grupo parlamentario popular era clara: pasar al contraataque. Todos los consejeros del Gobierno regional y todos los diputados del PP que están participando en el pleno de la Asamblea de Madrid han traído la lección aprendida: darle al menos "un día de oxígeno" a su jefa de filas, Cristina Cifuentes, cada minuto que pasa con el agua más al cuello tras la crisis política generada por el caso máster. Da igual el tema que se tratara en el Parlamento madrileño: sanidad, el nuevo plan de Cercanías para la región, la judicialización del Campus de la Justicia o la Cañada Real Galiana. En todos los asuntos, el PP ha decidido embarrar el debate político y contestar a la oposición con el capítulo del día: que el número dos de Ángel Gabilondo y secretario general de los socialistas madrileños estuvo ocho años falseando su currículo.

Es la estrategia de los populares, intentar desinflar la enorme presión mediática que sufre Cifuentes desde hace tres semanas y desviar la atención hacia nuevos casos que salpiquen a la bancada de la oposición. De las 17 preguntas que han tenido que responder esta mañana tanto la presidenta regional como sus consejeros, solo tres tenían como trasfondo sacar a colación el ya famoso máster (o no máster) de Cristina Cifuentes. Era lo esperado. Ni PSOE, ni Podemos ni Ciudadanos van a dejar de aprovechar este polémico asunto para seguir minando a la presidenta regional.

Foto: Cifuentes, en la última cena de Navidad del partido.

La novedad este jueves es que la respuesta de los populares ha pasado por un ataque feroz contra el PSOE y su diputado José Manuel Franco, quien ha admitido que por un error en su 'curriculum vitae' apareció durante ocho años una licenciatura en Matemáticas que no tiene. Todos los miembros del Gobierno han hablado en las 17 preguntas que se les ha formulado en el pleno (cinco de ellas por parlamentarios del PP) del nuevo 'caso Franco'. "Nos parece lamentable que la persona que ha presentado una moción de censura contra Cristina Cifuentes —Franco la firmó, junto al resto de los diputados socialistas, y la defendió ante la prensa tras su registro— por las dudas sobre su máster en la Universidad Rey Juan Carlos, ahora nos enteremos de que durante ocho años ha engañado a los madrileños en su currículo en la Asamblea", señaló el portavoz popular, Enrique Ossorio, que emplazó al PSOE-M a "tirar a la basura" su moción de censura si tiene "algo de dignidad".

Todos los populares que han intervenido en la Asamblea han pedido la dimisión de Franco, y de paso algunos han decidido atacar también a Ciudadanos y a Podemos. A la formación naranja, para intentar recalcar que si apoya la moción de censura de los socialistas entregará a "la izquierda radical" el Gobierno de la Comunidad de Madrid (un mensaje que los populares piensan reforzar según vayan pasando los días). Y a Podemos, para recordar las irregularidades de Íñigo Errejón (posible futuro candidato a la comunidad) en su beca en la Universidad de Málaga.

placeholder El secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco. (EFE)
El secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco. (EFE)

El objetivo "era dar un día de oxígeno" a Cristina Cifuentes. Todos en el PP de Madrid creen que vive una presión mediática "insufrible" y han puesto en marcha la maquinaria para intentar aliviarla, mientras la dirección nacional (es decir, Mariano Rajoy) decide si se pliega o no a la presión de Ciudadanos y pide a la presidenta regional que abandone el barco para no perder el Gobierno de la comunidad. La presión es tal que la propia Asamblea de Madrid ha decidido este jueves regular y acotar el movimiento de las cámaras de televisión a determinadas zonas del hemiciclo, para que no puedan perseguir a Cifuentes.

Lo cierto es que la legislatura, en términos políticos, está perdida. El caso máster ha fagocitado el resto de asuntos. No se habla de otra cosa y aunque en la Asamblea siguen en marcha las distintas comisiones parlamentarias y los plenos de los jueves, el escándalo de los estudios de la presidenta está embarrando el debate político. La propia actividad del Gobierno regional y la agenda de la presidenta se han reducido notablemente. Mientras, desde el PP de Madrid, algunos dirigentes creen aún que la situación se puede revertir y que Cifuentes debe aguantar y no presentar la dimisión, convencidos de que Ciudadanos no ejecutará su órdago (el apoyo a la moción) y que Rajoy seguirá apoyando a su dirigente regional. La estrategia es clara: pasar al ataque.

La consigna este jueves en el grupo parlamentario popular era clara: pasar al contraataque. Todos los consejeros del Gobierno regional y todos los diputados del PP que están participando en el pleno de la Asamblea de Madrid han traído la lección aprendida: darle al menos "un día de oxígeno" a su jefa de filas, Cristina Cifuentes, cada minuto que pasa con el agua más al cuello tras la crisis política generada por el caso máster. Da igual el tema que se tratara en el Parlamento madrileño: sanidad, el nuevo plan de Cercanías para la región, la judicialización del Campus de la Justicia o la Cañada Real Galiana. En todos los asuntos, el PP ha decidido embarrar el debate político y contestar a la oposición con el capítulo del día: que el número dos de Ángel Gabilondo y secretario general de los socialistas madrileños estuvo ocho años falseando su currículo.

Cristina Cifuentes José Manuel Franco Ángel Gabilondo Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
El redactor recomienda