Calma tensa en Lavapiés tras nuevas cargas de la Policía contra grupos de senegaleses
  1. España
  2. Madrid
EL COLECTIVO SENEGALÉS LLAMA "ASESINOS" A LOS POLICÍAS

Calma tensa en Lavapiés tras nuevas cargas de la Policía contra grupos de senegaleses

Agentes municipales aseguran en un atestado que el mantero no huía de un control cuando sufrió un paro cardíaco, sino que la operación contra el top manta se desarrolló antes en la Puerta del Sol

placeholder Foto: Vista de la concentración el la plaza Nelson Mandela. (EFE)
Vista de la concentración el la plaza Nelson Mandela. (EFE)

La policía antidisturbios cargó este viernes en la plaza Nelson Mandela de Lavapiés, donde se congregaban manteros y vecinos del barrio tras la muerte ayer de un senegalés de 35 años que sufrió una parada cardiorrespiratoria cuando se encontraba ejerciendo la venta ambulante en el barrio. Algunos de los congregados han respondido a los agentes arrojando sillas y mesas de una terraza cercana, reanudándose así los incidentes vividos a última hora de ayer en el centro de Madrid. Tras volver a tranquilizarse la situación en una zona en la que la presencia policial es numerosa, parece que se vive una calma tensa.

[Lavapiés rompe el Ayuntamiento: Ganemos exige a Manuela Carmena depuraciones políticas]

Amigos y manteros del fallecido se habían citado con miembros del consulado en el lugar a las 09:00h, al lado de un conocido restaurante senegalés, según relata un mantero a este diario. Su retraso, de cerca de tres horas, acabó generando gritos, así como ataques a un senegalés que podría ser del cuerpo diplomático y que que tuvo que resguardarse en un comercio cercano ante la embestida de algunos compatriotas. Fue entonces cuando comenzó la carga. Los llantos se sucedieron, algunos al resguardo de portales, y al menos un periodista fue herido en una pierna, aunque pudo acudir por su propio pie al hospital. Los comercios de las calles aledañas también se vieron obligados a bajar sus persianas mientras duraba la nueva situación de violencia que, por el momento, parece de nuevo controlada.

El atestado policial

Agentes municipales aseguran en un atestado policial que el mantero no huía de un control cuando sufrió un paro cardíaco, sino que la operación contra el top manta se desarrolló con anterioridad en la Puerta del Sol, lo que contrasta con la versión de vecinos y compatriotas, que han llamado a los policía "asesinos". Fuentes policiales han explicado a EFE que así se relata en uno de los atestados de los agentes que intervinieron en el suceso, ocurrido a las cinco de la tarde en la calle del Oso, donde Mame Mbaye Ndiaye, senegalés de unos 35 años, falleció tras sufrir un infarto.

Esta versión contrasta con la ofrecida ayer mismo por algunos vecinos que aseguraron que Mame corría delante de dos policías municipales que iban en moto cuando se desplomó, así como con la dada esta mañana por varios compatriotas, que han relatado que el hombre murió mientras era perseguido por la Policía y han denunciado la "violencia policial" que sufre el colectivo.

Ahora el Ayuntamiento de Madrid investiga si el mantero era perseguido o no por los agentes en el momento de su muerte y el resto de circunstancias del suceso, analizando los atestados y comparecencias de Policía Municipal y Nacional. Según el relato policial, antes de las cinco de la tarde agentes municipales intervinieron en la Puerta del Sol porque varios manteros habían tirado al suelo deliberadamente a dos turistas, una de ellas una francesa de avanzada edad que sufrió una brecha en la cabeza.

placeholder Altar en honor al fallecido
Altar en honor al fallecido

En esta intervención fueron detenidos dos manteros y los agentes buscaron a un tercero. Dicha actuación, según aseguran los agentes, no tiene nada que ver con lo ocurrido luego en la calle del Oso, donde una patrulla que debía entregar una citación judicial a una persona, fue requerida por un hombre para que prestará ayuda a un amigo que se encontraba mal.

Foto: Policías antidisturbios en la calle Mesón de Paredes con la calle del Oso, en el barrio de Lavapiés de Madrid. (EFE)

Dos policías iniciaron maniobras de reanimación a esta persona, a las que se sumaron otros cuatro hasta que llegó el Samur y atendió al hombre, que finalmente falleció. Cuando estaban en esa labor ya fueron increpados por varias personas y luego se registraron disturbios en la zona. Varios responsables municipales se encuentran reunidos para analizar los diferentes atestados y comparecencias policiales a fin de dilucidar lo ocurrido.

placeholder Disturbios policiales en Lavapiés. (EFE)
Disturbios policiales en Lavapiés. (EFE)


El Consistorio ha suspendido además un acto que había previsto a primera hora de esta mañana en la Sección Canina de Policía Municipal y al que iba a asistir el concejal de Seguridad, Javier Barbero, porque han dado prioridad a la investigación de los hechos ocurridos ayer, según esta fuentes.

"Crimen de Estado y asesino"

Desde la Asociación de Inmigrantes Senegaleses de España (Aise) ofrecen una versión distinta a la policial. En un manifiesto leído en la plaza Nelson Mandela del barrio madrileño y respaldado, entre otras asociaciones, por SOS Racismo y el Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid, el portavoz del colectivo de senegaleses, Cheikh Ndiaye, ha remarcado su "profundo y gran dolor" por la muerte de su compatritota, "un hermano, un amigo, un compañero mantero", tras una "redada y persecución racista de la Policía Municipal de Madrid".

En primer lugar, el representante ha querido dejar claro que los senegaleses no fueron los causantes de los disturbios acaecidos anoche tras darse a conocer el fallecimiento de este mantero: "Nos duele que nos acusen de ser ladrones. Nosotros no rompimos nada, ni hicimos daño a nadie, ni robamos bancos. Fueron grupos ultras que aprovecharon para quemar contenedores". Ndiaye ha calificado la muerte de su compatriota como "un crimen de violencia de Estado, contra la humanidad". "Pedimos la condena inmediata para los asesinos", ha añadido, para acto seguido narrar su versión sobre los hechos.

placeholder Vista del barrio de Lavapiés (Madrid) el día siguente. (EFE)
Vista del barrio de Lavapiés (Madrid) el día siguente. (EFE)

"De acuerdo con los compañeros que también sufrieron la persecución, desde Sol hasta Lavapiés la Policía Municipal propinó patadas constantes a los compañeros para que cayesen al suelo y poder detenerles. Cuando cayó al suelo en la calle del Oso un compañero intentó ayudarle, pero la Policía lo impidió. Si hubieran dejado que le ayudara quizás hoy no estaríamos hablando de esta desgracia", ha lamentado. Por ello, reclaman a los agentes que "dejen de hacer persecuciones y redadas todos los días", al tiempo que recuerdan que este "no es un suceso aislado": "Forma parte de una dinámica del Gobierno español, que está alimentado de racismo".

En este sentido, consideran que este "crimen" está respaldado por la Ley de Extranjería, "una ley que mata, tortura y humilla a los inmigrantes tanto en la calle como en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE)". "Nos excluye de la sociedad, no podemos ejercer nuestros derechos básicos", ha apostillado. "Queremos recordar a todos los asesinados por estas leyes racistas y a nuestros hermanos de los CIE. También a aquellos que intentan llegar hasta aquí y son asesinados en las fronteras", ha concluido.

Sucesos Ayuntamiento de Madrid
El redactor recomienda