Es noticia
Menú
Ya no hay pepinos en Leganés: el primer socio del club mantiene la última huerta
  1. España
  2. Madrid
el rey felipe IV los hizo famosos

Ya no hay pepinos en Leganés: el primer socio del club mantiene la última huerta

Ya no queda nada de los famosos cultivos, los que abastecían a los mercados de la capital. Los pepinazos quedan para el fútbol. Dos agricultores de 103 y 74 años rememoran tiempos hortelanos

Foto: Pablo trabajando en su huerta de Leganés.
Pablo trabajando en su huerta de Leganés.

"Pepinazo en el Bernabéu". Fue la última gesta deportiva del Club Deportivo Leganés, eliminar a todo un Real Madrid en su estadio en los cuartos de final de la Copa del Rey. La prensa deportiva lo tuvo fácil y utilizó el símbolo del club, su enseña más significativa (la mascota del equipo es un pepino), para ilustrar la hazaña del equipo. Pero ¿qué queda de las huertas que durante décadas estuvieron abasteciendo a los mercados centrales de Madrid? ¿Sigue siendo Leganés, hoy, una de las grandes ciudades dormitorios del sur, la principal huerta de la región? Basta echar un vistazo por sus calles para ver que el ladrillo y los centros comerciales han sustituido al campo. Leganés, a doce kilómetros de la puerta del Sol, es la quinta localidad más poblada de la región, con 188.000 vecinos.

Las respuestas las tiene también Pablo Fernández, que a sus 74 años es con toda probabilidad el último hortelano del municipio. "Mi tatarabuelo, mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre fueron agricultores. Yo también lo fui de joven, pero el crecimiento de la ciudad fue acabando poco a poco con los cultivos. Estamos hablando de los años 70. Ya no quedan. Yo tuve que estar muchos años en una fábrica de tapones para cervezas. Cuando me jubilé volví al campo y me compré esta huerta de media hectárea". Fernández sí que puede decir que es el último pepinero. "Y el primero. Soy el socio número uno del Club Deportivo Leganés".

placeholder Salustiano Toribio, de 103 años y cuatro meses, en la puerta de su casa junto a un limonero.
Salustiano Toribio, de 103 años y cuatro meses, en la puerta de su casa junto a un limonero.

Otro de los veteranos es Salustiano Toribio, de 103 años y 4 meses. Empezó a trabajar con 14 años la huerta, y así estuvo hasta que se jubiló. "En Leganés había huertas por los cuatro puntos cardinales. Había de todo, acelgas, espinacas, repollos, puerros, lechugas... quizá lo que menos había era pepinos. Éramos la huerta de Madrid. Pozuelo era conocida por sus lechugas, Humanes por sus coliflores, Fuenlabrada por sus zanahorias, Ujena, en Toledo, por sus lombardas. Aquí teníamos de todo. Y abastecíamos a todo Madrid en el mercado central de Legazpi", explica Toribio, que conserva una memoria de elefante y una amena conversación. Toribio fue precisamente uno de los fundadores del equipo de fútbol en 1928. El único que queda vivo.

Pero sí en Leganés el pepino no era el producto estrella de la huerta. ¿Por qué lo de pepineros? "Por la historia del rey", señala intrigante Toribio. Quien mejor puede explicar el origen de la fama es Juan Antonio Alonso Resalt, el cronista oficial de Leganés. "Es por el médico de Felipe IV [monarca español del siglo XVII]. El rey solo quería comer pepinos de Leganés, porque eran muy suaves, digestivos y no le repetían. Por eso su médico iba por los mercados de Madrid preguntando. ¿Dónde están los pepinos de Leganés?". Ya ven, el 'rey planeta' hizo famosos a los pepineros del municipio. Alonso Resalt coincide con Salustiano y Pablo. "Ya no quedan cultivos en el municipio. Mi suegro era hortelano y al final tuvo que poner una tienda de muebles. Solo quedan los huertos ecológicos que fomenta el Ayuntamiento".

placeholder El Club Deportivo Leganés utiliza los pepinos para promocionar al equipo.
El Club Deportivo Leganés utiliza los pepinos para promocionar al equipo.

No hay datos oficiales de las hectáreas de cultivos y la tipología de la huerta de Leganés en sus años de bonanza. Los datos más antiguos los tiene el Organismo Autónomo Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), que cifra en 160 las hectáreas dedicadas al pepino en toda la comunidad en el año 1987, cantidad que en 2014 había descendido a 60 hectáreas. "Lo que queda es casi todo en invernadero en el municipio de Villa del Prado", explican desde el Imidra. "Prácticamente todo el término municipal se dedicaba a la huerta durante muchas décadas", señala el cronista Juan Antonio Alonso.

Leganés fue fundada en el siglo XIII. Algunos historiadores mantienen que el nombre de Leganés y Leganitos procedía de las palabras árabes "algannet o alganit", que traducidas significa "huertas" o "de las huertas". Fue precisamente Felipe IV, al que le gustaban los digestivos pepinos del municipio, quien concedió a Leganés el título de villa. Otra curiosa anécdota relaciona a la localidad con sus famosas hortalizas. Los hermanos Leandro y Julián Rejón ya figuran en los libros de historia como dos vecinos de Leganés que participaron en el 2 de mayo en Madrid contra las tropas napoleónicas. "Estaban vendiendo pepinos en la plaza de la Cebada y se sumaron a los combates", señala Alonso.

placeholder Pablo Fernández, cogiendo acelgas en su huerta.
Pablo Fernández, cogiendo acelgas en su huerta.

A sus 103 años Salus Toribio sí es memoria de todo lo acontecido en el siglo XX. "El campo se trabajaba de sol a sol, se dormía en las huertas porque se regaba de noche. Era una vida muy esclava. Luego llegó la República y la jornada de ocho horas". Salus recuerda que su primer salario fue de 5 pesetas al mes. "Cuando volví de la guerra civil me asocié con el patrono al 50%. Él ponía la tierra y yo la labranza. Mis tres hermanos trabajaron conmigo". Las huertas se conservaron "hasta los años 60 y 70. Luego llegó el ladrillo". Además, no era un oficio atractivo para las siguientes generaciones.

En 1950, por ejemplo, Leganés seguía siendo un núcleo rural de 5.860 habitantes, que se dedicaban, casi exclusivamente, a la agricultura. La primera industria, la Sociedad Anónima Queserías Castilla, de productos lácteos, no llegó hasta 1948. A finales de los cincuenta se produce un cambio en la estructura laboral, y el porcentaje de agricultores se reduce del 60% al 33%. A su vez hay otro cambio, urbanístico, de núcleo rural a ciudad dormitorio con población que trabajaba en la capital. En diez años, de 1965 a 1975, los vecinos se multiplican por diez al pasar de 13.927 habitantes a 136.900. Leganés se convirtió en el municipio de España con mayor crecimiento demográfico, llegando a ser la segunda ciudad de la región tras Madrid. "Llegaron 30.000 andaluces y 25.000 extremeños", señala Alonso.

Foto: mantovani lucha con Benzema en el Real Madrid-Leganés de Copa del Rey jugado este miércoles. (EFE)

Tantos cambios hacen que se produzca otro cambio en el paisaje. En 1961 se construye el primer bloque de viviendas en altura. Y los damnificados, la huerta y sus famosos pepinos. "Antes había huertas en todos los lados. En Zarzaquemada, en Arroyo Butarque, en San Nicasio. Todo se perdió", señala Pablo Fernández mientras recoge un buen puñado de acelgas en su oasis hortelano. ¿Y los pepinos? "Estamos en enero, hasta marzo o abril no se plantan". Soltero y sin hijos, Pablo ha intentado resucitar la huerta de antaño en su media hectárea. Tiene de todo: zanahorias, nabos, tomates, espinacas, lechugas, patatas, cebolletas, repollos, coliflor, puerros...y cómo no, el símbolo de la ciudad. Los digestivos pepinos.

"Pepinazo en el Bernabéu". Fue la última gesta deportiva del Club Deportivo Leganés, eliminar a todo un Real Madrid en su estadio en los cuartos de final de la Copa del Rey. La prensa deportiva lo tuvo fácil y utilizó el símbolo del club, su enseña más significativa (la mascota del equipo es un pepino), para ilustrar la hazaña del equipo. Pero ¿qué queda de las huertas que durante décadas estuvieron abasteciendo a los mercados centrales de Madrid? ¿Sigue siendo Leganés, hoy, una de las grandes ciudades dormitorios del sur, la principal huerta de la región? Basta echar un vistazo por sus calles para ver que el ladrillo y los centros comerciales han sustituido al campo. Leganés, a doce kilómetros de la puerta del Sol, es la quinta localidad más poblada de la región, con 188.000 vecinos.

Agricultura Noticias de Madrid
El redactor recomienda