CAMPAÑA DE SEGURIDAD DURANTE LA NAVIDAD

Dudas, vigilancia y flexibilidad: primer test de las calles con sentido único para peatones

Su implantación no ha sido precisa durante la entrada en vigor del nuevo plan de seguridad navideño por la ausencia de grandes aglomeraciones. Solo las bocas de metro se han visto afectadas

Foto: La Policía Municipal ha empezado a regular el sentido de la peatonalidad por la tarde del día 2 de diciembre. (EFE)
La Policía Municipal ha empezado a regular el sentido de la peatonalidad por la tarde del día 2 de diciembre. (EFE)

Las calles con sentido único para los peatones en el centro de Madrid, una de las medidas más novedosas de la campaña de seguridad de la Navidad 2017-2018, superó este viernes su primer test, aunque sin resolver las principales dudas que mantienen tanto comerciantes como viandantes porque su implantación no ha sido precisa ante la ausencia de grandes aglomeraciones. A partir de las 17:30 horas de la tarde entró en vigor el dispositivo que también afecta a las bocas de metro de la Puerta del Sol, concretamente a las de la calle Mayor y de la cúpula de Renfe. Medidas, pues, que destacan por su flexibilidad y pragmatismo.

En las salidas del metro sí se tomaron las medidas previstas y numerosos transeúntes se encontraban con un cordón de seguridad privada que les impedía el paso. Las mencionadas bocas de metro serán solo de salida los fines de semana, de viernes a domingo, los festivos y las vísperas de festivo. No eran pocos los transeúntes que protestaban y manifestaban sus inconvenientes, a pesar de tener a pocos metros la alternativa para acceder a la misma parada de metro.

Agentes de la Policía Municipal vigilaban las entradas a las calles Preciados y Carmen, con el objetivo de "redireccionar" a los peatones que se saltasen la nueva norma de producir aglomeraciones. No fue el caso. "Si nos lo indican por la emisora redireccionamos a la gente, pero si no recibimos la orden nada", explicaba uno de los agentes situados en el inicio de la calle Preciados desde Callao. Algunos peatones se quejaban de la falta de señalización, preguntados sobre la medida que, sobre todo los visitantes, aseguraban desconocer. El despliegue de policías por la zona era notorio, mucho más de lo habitual.

Un cordón de seguridad en la boca de metro de la cúpula de Renfe vigilaba que solo fuese de salida. (I. G.)
Un cordón de seguridad en la boca de metro de la cúpula de Renfe vigilaba que solo fuese de salida. (I. G.)

¿Habrá multas para el peatón que circule en dirección contraria? Otro de los agentes situados en el inicio de la calle Carmen, junto a la Puerta del Sol, asegura que no, y vuelven a reiterar que su función es "redireccionar" a los viandantes para controlar las aglomeraciones. Más que contrariados, la mayoría de personas a las que se comunicaba la medida se mostraban sorprendidas. Tampoco faltaron los curiosos que quisieron vivir la experiencia de las calles peatonales con sentido único. Tampoco fue su día y se limitaron a seguir viendo las luces de Navidad.

Entre los comerciantes las opiniones son diferentes e incluso contradictorias, a la espera de ver cómo funciona realmente la medida y qué reacción produce en los clientes. José Merino, encargado de Danubio Azul, teme que baje la afluencia de clientes, aunque entiende que la medida podría ser efectiva cuando hay mucha aglomeración, como previsiblemente ocurrirá durante los días del puente de la Constitución. "Veremos si favorece o perjudica, nunca se ha hecho y no sabemos qué consecuencias tendrá, porque por otro lado si la algomeración es muy grande a cierta gente le echa para atrás entrar por estas calles. Si esto sirve para ordenar y que se animen a entrar, pues hasta podría favorecernos".

Dudas, vigilancia y flexibilidad: primer test de las calles con sentido único para peatones

Otros trabajadores de la zona son más tajantes. "Esto viene muy mal para el comercio", asegura una dependienta de una conocida cadena de perfumerías, situada en la zona, que dice hablar a título individual porque no les dejan hablar en nombre de la franquicia, pero se le notan las ganas de criticar la medida. "La gente se la va a llevar la otra calle", según vaticina, para rematar que "esto está muy mal hecho". Montse, que regenta un pequeño comercio llamada Ávalon en la calle Carmen, coincide con las dudas que plantean la mayoría de comerciantes, y añade la molestia que le acarreará "dar toda la vuelta" para acudir a su negocio. Con todo, explica que si se trata de una medida para mejorar la seguridad es conveniente adoptarla.

Desde el Ayuntamiento de Madrid han informado que, en caso de implanterse las calles de sentido único para los peatones si se precisase, se instalará previamente un dispositivo de señalización luminosa a la entrada de dichas calles, para facilitar la información a quien desee acceder a las mismas. En la plaza de Celenque, donde se instalará Cortylandia, habrá asimismo un control de aforo y dos minutos antes de la finalización del espectáculo se impedirá el acceso a la calle Arenal desde la Puerta del Sol.

En la calle Gran Vía, además, se ha limitado el número de carriles de circulación de vehículos, con dos para cada sentido, quedando el más próximo a la acera reservado para autobuses, taxis y motocicletas, y la velocidad limitada a 30 kilómetros por hora.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios