maneja un presupuesto de 21 millones de euros

Los tacaños de la Cámara de Comercio: solo 13 de los 69 vocales pagan cuota de socios

Entre ellos el presidente y el vicepresidente. La institución, que cumple 130 años, ha iniciado ya un proceso electoral para renovar su cúpula y el Pleno. Espera cerrar el año sin pérdidas

Foto: Juan Manuel López-Belmonte (i), presidente de la Cámara de Madrid.
Juan Manuel López-Belmonte (i), presidente de la Cámara de Madrid.

Solo 13 de los 69 vocales que componen el Pleno de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid pagan una cuota para ayudar a mantener el presupuesto de esta institución. Y de ellos, solo tres colaboran con una cantidad superior a los 25.000 euros, entre los que están el propio presidente Juan Manuel López-Belmonte (dueño de Laboratorios Rovi) y el vicepresidente Eduardo Pastor. Esta cuota no es obligatoria, pero en cierta medida define el nivel de implicación de los miembros del Pleno en colaborar económicamente con esta corporación de derecho público tutelada por el Gobierno regional que ha pasado en los últimos años por importantes dificultades: cerró el ejercicio 2015 con 6,1 millones de euros en pérdidas, que se redujeron en 2016 a 911.000 euros.

La Cámara, que cumple 130 años, espera cerrar el ejercicio 2017 con "un empate", es decir, ni con beneficios ni con pérdidas. Su presupuesto ronda los 21 millones de euros, muy lejos de otras épocas en las que manejaba casi 100 millones de euros anuales. El punto de inflexión se produjo en 2010, cuando el Gobierno central aprobó por decreto la eliminación del recurso cameral, las aportaciones obligatorias que las empresas con beneficios debían entregar a las cámaras de comercio por su pertenencia a las mismas. Desde entonces la de Madrid, seguramente la más importante de España, ha tenido que reinventarse (reduciendo su plantilla de 400 a 160) mientras sus anteriores directivos empezaron a ser salpicados por escándalos judiciales.

La Cámara madrileña asegura que no recibe "ni un céntimo" de la Comunidad de Madrid y que todos sus ingresos proceden de la amplia cartera de servicios que presta (cursos de formación, asesoramiento jurídico y empresarial, alquiler de sus inmuebles, certificaciones, mediación a través de la corte de arbitraje…) y en menor medida de las aportaciones que hacen algunos de sus socios. Estas cuotas solo suponen un millón de euros del total de sus ingresos, un 5% del presupuesto. Como ya no hay recurso cameral, la institución creó el Club Cámara de Madrid, donde los empresarios que quieran pueden apuntarse (hay tres modalidades de cuotas) y a cambio reciben determinados servicios y beneficios.

Actualmente hay 133 socios en este club, es decir, que pagan a la Cámara. En función de la modalidad de asociación que eligen pagan 300 euros al año, 2.000 euros anuales o más de 25.000 euros al año. Aunque solo 13 de estos 133 forman además parte del Pleno, el órgano de Gobierno de la institución. De estos 13, solo tres abonan más de 25.000 euros y otros tres se han acogido a la cuota de 2.000 euros. El Pleno está compuesto por 69 vocales: 60 que fueron elegidos mediante sufragio libre y secreto entre todos los electores de la Cámara, y nueve que fueron elegidos entre empresarios de reconocido prestigio en la vida económica de la región. No hay que olvidar que la Cámara representa a unos 480.000 empresarios madrileños.

La ley establece que el mandato de estos vocales es de cuatro años, un plazo que ya se ha superado con creces. La nueva dirección de la Cámara (los sustitutos del imputado Arturo Fernández) han iniciado un nuevo proceso electoral que comenzó el pasado 2 de octubre. El objetivo es que las elecciones se celebren a finales de marzo o principios de abril. La nueva composición del Pleno será más pequeña: 40 vocales elegidos entre todos los electores, 10 vocales elegidos entre todas las asociaciones empresariales y otros 10 elegidos por la Comunidad de Madrid. El objetivo del actual equipo directivo es articular un sistema para que todos los miembros del nuevo Pleno aporten económicamente a la Cámara, aunque por ley es imposible imponerlo.

Un corte de arbitraje internacional

La Cámara de Comercio de Madrid está negociando con el ministerio de Economía que la Corte de Arbitraje de Madrid (que depende de la Cámara) empiece a gestionar todos las mediaciones internacionales de las empresas españolas que tenga un conflicto societario fuera de nuestras fronteras, ampliando su ámbito de actuaciones (que ahora solo se circunscribe a los laudos internacionales de las empresas madrileñas). En 2016 esta corte intervino en 172 expedientes que gestionaron 1.258 millones de euros. En lo que va de 2017 se han tramitado 130 laudos y 917 millones de euros.

La Cámara presentó esta semana el balance de sus actividades en los dos últimos años. En 2016 gestionó 334 cursos por el que pasaron 4.525 alumnos. En los diez primeros meses de este año ya se han realizado 229 cursos con 3.044 alumnos atendidos. En cuanto al asesoramiento a los emprendedores, la Cámara ayudó a crear 850 empresas en 2016, cifra que es de 669 en lo que llevamos de año.

 

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios