HASTA AHORA DESEMPEÑADO POR FUNCIONARIOS

Carmena quiere privatizar a los conserjes de los colegios por 2,7 millones

Hasta el momento los funcionarios desempeñaban esa tarea. El Ayuntamiento ha sacado a concurso un contrato para 50 puestos de conserjería en colegios de titularidad pública

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (i). (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (i). (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid sacó a concurso el pasado verano un contrato de servicios para "50 auxiliares de información, atención al público y control" en centros de educación infantil, primaria y de educación especial de titularidad pública. Se trata de cincuenta puestos de conserjería, hasta ahora desempeñados por funcionarios de esos centros en una licitación de 2,7 millones de euros que sigue en curso.

Aunque la competencia relativa a la Educación está en manos de la comunidad autónoma, muchos de los colegios de la capital madrileña se encuentran en terrenos de titularidad pública municipal, y son por tanto bienes del consistorio dirigido por Manuela Carmena. En estos casos, aunque se trata de una competencia regional, los servicios de mantenimiento del centro recaen sobre la Junta de Distrito pertinente, mientras que las tareas de conserjería las desempeñan funcionarios municipales, al no ser personal docente.

El sindicato UGT ha denunciado la situación y lamenta que si el lema original de Ahora Madrid era "remunicipalizar", el gobierno local opte ahora por comenzar privatizaciones en ámbitos tan sensibles. Desde UGT aseguran que esto es "el principio" de una iniciativa que podría afectar a 250 colegios y unas 500 personas en total. Por el momento, esta licitación busca a la mejor empresa que pueda proporcionar cincuenta conserjes para algunos de estos colegios cuyos edificios han sido prestados a la Comunidad por el consistorio madrileño.

Vista de una de las aulas de un colegio público de Madrid. (EFE)
Vista de una de las aulas de un colegio público de Madrid. (EFE)

El contrato, fechado el pasado 24 de agosto, tiene un valor estimado de 2.723.453 euros y depende del área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo que lidera Marta Higueras, mano derecha de la alcaldesa. La descripción de la tarea no deja a lugar a dudas: se trata de los servicios que prestan los conserjes en la actualidad. "Prestación del servicio de auxiliar de información, atención al público y control de entradas, en los edificio de titularidad municipal de Madrid capital dedicados a uso educativo".

Pese al malestar generado entre trabajadores y sindicatos, reconocen que la sorpresa es cada vez menor. Ya se han producido algunos ejemplos similares. Precisamente este verano ocurrió lo mismo con los polideportivos municipales. El Gobierno municipal se comprometió a remunicipalizar dichas instalaciones según fueran extinguiéndose las adjudicaciones que, en su mayoría, finalizarán antes de 2019. Sin embargo, ante la primera oportunidad, el ejecutivo local decidió prorrogar el contrato con la gestora que controla el centro Pepu Hernández, situado en San Blas, pese a las duras críticas de sus socios de investidura, los socialistas de Puri Causapié.

En la misma situación se encuentran los otros siete: Antonio Díaz Miguel (Tetuán), Paco Fernández Ochoa (Carabanchel), Las Cruces (Latina), La Almudena (Ciudad Lineal), Fabián Roncero (San Blas) y Elvira/Fuente del Berro (Salamanca), cuyos contratos terminarán en los próximos tres años. El PSOE-M presionó y lo seguirá haciendo para que no se repita ese final, aunque Ahora Madrid justificó el cambio de rumbo por la normativa fijada por el Ejecutivo central, que "condiciona" de forma total, aseguraron entonces, "a las administraciones locales en materia presupuestaria y financiera".

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (i), junto al coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (c). (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (i), junto al coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (c). (EFE)

Precisamente el programa electoral de Ahora Madrid para 2015 establecía claramente sus intenciones al respecto: llevar a cabo "una estrategia de recuperación progresiva de la gestión pública de los servicios externalizados a las grandes empresas y grupos económicos". Otro de los ejemplos más sonados desde la llegada de la formación emergente al Palacio de Cibeles fue el amago de remunicipalización de la recogida de basuras en la ciudad, y a la que finalmente el Ayuntamiento renunció para mantener el empleo de todos los trabajadores.

Sin embargo, aquella decisión sentó un precedente e incluso sirvió para generar una de las primeras divisiones internas en el equipo de Gobierno, capitaneada por el núcleo de Ganemos, decidido a dar la batalla por las desprivatizaciones tal y como prometieron antes de acudir a las elecciones.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios