buscan afecto y orientación profesional

Futbolistas, políticos y niños de papá: los clientes discretos de las santerías de Madrid

Solicitan rituales para disminuir la ansiedad, oportunidades de negocio para emprender, plantas para ligar más o velas para aumentar la fertilidad

Foto: El santero cubano Fidel Revilla, en su mesa de consultas de la Santería Okántomy. (Natalia Lázaro Prevost)
El santero cubano Fidel Revilla, en su mesa de consultas de la Santería Okántomy. (Natalia Lázaro Prevost)

Baños de descarga para disminuir la ansiedad, rituales con plantas amargas y dulces para potenciar la atracción sexual, velas para aumentar las posibilidades de embarazo, oráculos con caracolas para orientarse en la toma de decisiones laborales. Los servicios que ofrece una santería son tan variados como el perfil de personas que los solicitan. “La gente se piensa que solo vienen a pedir consejo mujeres con problemas de amor y eso no es así”, explica David Gómez, tarotista de la Santería Milagrosa, en el centro de Madrid.

El perfil de personas que pagan por que les echen las cartas o hacer rituales de santería para encontrar a su media naranja es variado, pero cada vez hay más jóvenes y gente de clase social media o alta. Fidel Revilla, de la Santería Okántomy, en la calle Pez de Madrid, nació en La Habana, donde incluso fue militar de las fuerzas armadas cubanas. Pasó muchas horas en las montañas, donde se enfrentaban las guerrillas, y así descubrió las propiedades curativas de las plantas que más tarde le llevarían a su actual profesión. “Muchos jóvenes vienen a buscar el afecto que el padre no les da”, admite a El Confidencial.

Figuras de santos católicos de la Santería Okántomy, en Malasaña. (Natalia Lázaro Prevost)
Figuras de santos católicos de la Santería Okántomy, en Malasaña. (Natalia Lázaro Prevost)

Emprendedores que buscan orientación sobre dónde invertir, ciudadanos de entre 20 y 30 años con estudios universitarios, abogados, ingenieros y arquitectos que no encuentran el amor: “Es sorprendente la cantidad de gente joven que viene aquí porque tiene una carencia afectiva y necesita un abrazo”, insiste el cubano, sentado a su mesa de consultas.

Fidel, echando el oráculo de caracolas.  (Natalia Lázaro Prevost)
Fidel, echando el oráculo de caracolas. (Natalia Lázaro Prevost)

La santería es una religión que fusiona creencias católicas con la cultura tradicional africana yoruba. Su origen se remonta a los esclavos negros y sus descendientes en Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Brasil y otros países hispanos. En Madrid, los establecimientos que realizan estas prácticas no llegan a la decena, y la más popular es la Santería Milagrosa, que cuenta con tres tiendas en la capital y una en Barcelona, además de una nave industrial para almacenar material. Su dueño es Ricardo Salas, un argentino abiertamente ateo que llegó a la tierra de Colón cruzando el océano en barco con tan solo ocho meses de vida. Antes de liderar el mercado de las santerías en España era peletero, y vio en este nicho una oportunidad de negocio que le ha permitido facturar, según cuenta, un millón de euros al año.

Ricardo Salas, el principal empresario de las santerías en España. (Natalia Lázaro Prevost)
Ricardo Salas, el principal empresario de las santerías en España. (Natalia Lázaro Prevost)

En sus tiendas tiene desde tarots exclusivos de Euskal Herria, Madrid, Marruecos o Nueva York hasta velas con forma de mujer embarazada para aumentar las posibilidades de fecundación y formas fálicas para potenciar las erecciones. Productos tanto 'made in China' como hechos a mano en Nigeria.

Su paradójica incredulidad hacia los artículos que vende le ha valido numerosas críticas, aunque él se defiende. “La experiencia me permite afirmar que se produce un efecto placebo en los clientes al afrontar determinadas situaciones con la ayuda de estas prácticas”, comenta Salas. “Recuerdo una chica bonita que se quejaba por no ligar en las discotecas, se llevó un aceite y desde entonces, según ella, no dejó de triunfar”, añade.

Ramas para practicar rituales de santería. (Natalia Lázaro Prevost)
Ramas para practicar rituales de santería. (Natalia Lázaro Prevost)

Por sus tiendas han pasado, según confiesan ambos santeros, desde famosos futbolistas hasta políticos. Ningún nombre, sin embargo, sale de su boca, ya que son conscientes de que viven de la confidencialidad. “A la gente le da vergüenza decir que viene para que le lean las cartas, y las personalidades públicas lo que quieren, sobre todo, es discreción, aunque luego terminan por traer a sus amigos cuando ven que los servicios funcionan”, comenta el tarotista David Gómez.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios