la decisión fue respaldada en referéndum

La dirección de Podemos en Ciudad Real dimite en bloque por el pacto con el PSOE

Los dirigentes justifican su paso a un lado porque el acuerdo "se aleja tanto de las formas que queríamos cambiar en política como de los objetivos que pretendíamos conseguir"

Foto: El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (i), durante una reunión junto al secretario general de Podemos en la región, José García Molina. (EFE)
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (i), durante una reunión junto al secretario general de Podemos en la región, José García Molina. (EFE)

El pacto de gobierno entre Podemos y PSOE en Castilla-La Mancha ha llevado este lunes a la dirección del partido morado en Ciudad Real a presentar su dimisión en bloque, críticos con una decisión que, según argumentan en un comunicado, "se aleja tanto de las formas que queríamos cambiar en política como de los objetivos que pretendíamos conseguir". La entrada de la formación morada en el Gobierno autonómico de la comunidad, convirtiéndose así en el primer ejecutivo conjunto entre los socialistas y Podemos a nivel regional, fue respaldado por el 78% de los 4.584 militantes que participaron en la consulta, siendo la corriente anticapitalista quien agitó la bandera por el 'no' al considerar un error participar en un gobierno de coalición con los socialistas en posición de subalternidad.

Dede la dirección autonómica del partido han evitado entrar a valorar la decisión del consejo municipal, cuyas diferencias políticas y personales con el secretario general, José García Molina, se remontan a hace varios meses. Además estaba pendiente de convocar una asamblea municipal en el próximo otoño para renovar sus órganos de decisión y hoja de ruta política. Durante este tiempo una gestora asumirá las funciones y se encargará de preparar el proceso asambleario.

"No tiene sentido remar contra corriente cuando en ese esfuerzo no se está aportando nada positivo para la ciudadanía. Algo ha fallado en la construcción de Podemos como fuerza política de la gente, porque cada vez más gente se aleja de Podemos. Hoy empieza a caracterizarse por lo que ya existía antes y que llevaba otras siglas y otros símbolos", argumentan los dimisionarios en el comunicado.

"Podemos empieza a caracterizarse por lo que ya existía antes y que llevaba otras siglas y otros símbolos"

La dirección de Podemos en esta provincia dimite de sus cargos pero aseguran que "seguiremos defendiendo lo que nos trajo aquí", a la esperan, dicen, "de que dentro de un tiempo volvamos a reconocer el espíritu del 15M dentro o fuera de Podemos". A su juicio, la formación habría traicionado "los compromisos adquiridos en las instituciones y procesos electorales" y ponen el foco en la entrada en Podemos de “personas vinculadas anteriormente a otros partidos de la izquierda tradicional y el sindicalismo clásico”, que se convirtieron “de facto” en los “representantes no oficiales del partido en la provincia” y en la región.

Las diferencias políticas se han sumado a las personales e incluso al control de las listas electorales en los últimos procesos, en los cuales desde la dirección de este órgano se sintieron excluidos, además de "ninguneados". Los "podemitas de otoño" como se refieren a los cargos orgánicos salidos del primer Vistalegre, se habrían dedicado a "organizar y estructurar las listas de las candidaturas de Pablo Iglesias a los procesos internos que se celebraron a nivel autonómico a comienzos de 2015” y “controlar el partido” a nivel regional.

A partir de entonces, “no sólo el Consejo Ciudadano regional se convirtió en un órgano monocolor donde aquellos que disentían se vieron abocados al desprecio, menosprecio, insulto o ninguneo constante, forzándoles a abandonar el órgano o a mantenerse en la marginalidad, sino que aquellos órganos locales que les salieron rana a los podemitas de otoño, fueron humillados o ninguneados, a veces públicamente, si disentían lo más mínimo de aquellos”, según concluyen en el comunicado.

El líder de Podemos en la región, García Molina, argumentaba hace unos días a este diario que la entrada en el Gobierno de Page se debe a que durante estos dos años en las instituciones han comprobado que “desde la oposición hay pocas herramientas de control respecto a lo que hace el Ejecutivo”, además de que “no es lo mismo que gestione tus ideas otro que hacerlo tú mismo”. PSOE y Podemos son dos formaciones diferentes y reconoce que un Gobierno conjunto “no será un camino de rosas”, pero entiendía que es el momento “de potenciar más lo que las dos fuerzas tienen en común que aquello que les diferencia”.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios