Eurovegas: Cifuentes vuelve a tumbar el casino de los americanos Cordish: no le gusta ni la playa. Noticias de Madrid
sigue sin encajar bajo la fórmula de cid

Cifuentes vuelve a tumbar el casino de los americanos Cordish: no le gusta ni la playa

A la segunda tampoco ha ido la vencida. La Comunidad de Madrid rechaza otra vez el 'nuevo Eurovegas'. Insiste en que no es un proyecto multisectorial, sino que solo apuesta por el juego

Foto: Detalle del primer proyecto diseñado por Cordish.
Detalle del primer proyecto diseñado por Cordish.

A la segunda tampoco ha ido la vencida. El Gobierno regional que preside Cristina Cifuentes ha decidido tumbar de nuevo el proyecto que la empresa norteamericana Cordish quiere levantar en el municipio de Torres de la Alameda. Un gran complejo de juego y ocio que no acaba de convencer al Ejecutivo autonómico. Ya lo rechazó a finales de marzo, al entender que no cumplía los requisitos para ser un Centro Integrado de Desarrollo (CID), una figura jurídica excepcional que permite en cierta medida un auténtico monopolio para el beneficiario. Cordish decidió entonces volver a presentar el proyecto, con algunos cambios, incluida una playa artificial del tamaño de seis estadios de fútbol.

Tras analizarla durante dos meses, la nueva propuesta tampoco ha gustado a la Comunidad de Madrid, que este jueves mantuvo una reunión técnica con enviados de Cordish para comunicarles la decisión. El Gobierno regional sigue pensando que el plan de Cordish sigue sin encajar bajo la fórmula del CID, que debe tener un carácter multisectorial, es decir, ser un proyecto que integre no solo servicios turísticos, empresariales, comerciales, de ocio, juego y espectáculos, sino también deportivos, sanitarios y culturales. Y la primera fase del proyecto Madrid Live! Resorts lo sigue fiando todo principalmente al juego.

Ni siquiera ha convencido la novedad de incluir en el proyecto una playa artificial, una especie de laguna de seis hectáreas en la que se pueden practicar deportes acuáticos, como 'kayaking', surfing, windsurf y voley playa. La Comunidad de Madrid, a través del Canal de Isabel II, ha hecho un informe sobre el impacto técnico y medioambiental de esta playa. Madrid podría suministrar el agua, con un coste para Cordish que oscilaría entre los tres y los cinco millones de euros, pero siempre y cuando el nivel de reserva de los pantanos madrileños no esté en situación de prealerta, es decir, con una estimación de capacidad del 50% en los siguientes 18 meses. El problema radica en que Cordish ha propuesto un sistema de mantenimiento basado en el agua de lluvia, que necesita la autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo, y un sistema de reciclado de aguas residuales que en España no está permitido.

Para Cordish, siempre ha sido clave que la Comunidad de Madrid acepte su proyecto como CID. Este modelo fue creado a finales del año 2012 por el anterior Ejecutivo regional, presidido por Ignacio González. La ley se cambió entonces para allanar el camino del proyecto estrella de la época, el Eurovegas en Alcorcón. Hoy, un mal recuerdo. El CID, una figura jurídica excepcional, permite un auténtico monopolio para el beneficiario, ya que una vez que se autoriza se prohíbe la instalación de nuevos casinos en la región durante los siguientes 10 años. No solo eso. El CID beneficia al promotor a la hora de pagar impuestos relacionados con el juego, ya que solo se le impone un tipo tributario del 10%, frente al tipo que se paga en un casino normal o una sala de juego, entre un 15% y un 45%.

Imagen de la playa que quiere crear Cordish.
Imagen de la playa que quiere crear Cordish.

El CID también permite que menores acompañados de un mayor de edad puedan entrar en este tipo de recintos y la concesión de créditos a los jugadores. Cordish preveía inaugurar su complejo en el año 2023, estimando 7,7 millones de visitantes (21.300 diarios) cuando estuviese a máximo rendimiento, de los que más de tres millones acudirían a las instalaciones destinadas al juego. Los ingresos previstos en ese primer año a pleno rendimiento son 784 millones de euros, de los que 486,8 millones (el 62%) procederán del casino y las salas de juego.

En esa primera fase, la que la Comunidad de Madrid sigue sin ver, Cordish contempla 11.000 metros cuadrados dedicados a los juegos de azar. Una zona que incluye un casino con 100 mesas de juego (ruleta, 'black jack' y cualquier juego que permita la ley autonómica de 2012), entre 1.000 y 1.500 máquinas tragaperras y 30 mesas de póquer. Además, el proyecto incluye otros 1.394 metros cuadrados "específicos para apuestas deportivas". A pesar de ello, la empresa norteamericana asegura que su complejo está destinado al turismo familiar, de ocio y de congresos, ya que la superficie dedicada al juego no rebasa el 15% del total.

Localización del complejo de ocio y juego de Cordish en Torres de la Alameda.
Localización del complejo de ocio y juego de Cordish en Torres de la Alameda.

En el primer proyecto que Cordish presentó en marzo, la Comunidad de Madrid calculó además que las arcas públicas deberían invertir unos 340 millones de euros en poner en marcha las infraestructuras de transportes que deben acompañar a un complejo de esta magnitud, un dinero que el Gobierno regional no está dispuesto a asumir. Cordish ha recalcado siempre que su primer proyecto no fue entendido, y que el coste en medios de transporte no superaría los 15 millones de euros, cantidad que pondría la firma norteamericana.

Detalle del primer proyecto presentado por Cordish.
Detalle del primer proyecto presentado por Cordish.

Otro obstáculo del proyecto es que al Ejecutivo autonómico no le ha gustado nada que Leopoldo Arnaiz Eguren, urbanista, arquitecto contratado por decenas de ayuntamientos para diseñar sus planes urbanísticos y el encargado de recalificar los terrenos de Boadilla del Monte que el Banco Santander utilizó para levantar su Ciudad Financiera, esté detrás de este pelotazo. Como ya publicó El Confidencial, las 134 hectáreas elegidas por Cordish para construir su faraónico complejo han pasado por las manos de Arnaiz & Partners, una de las muchas empresas controladas por Arnaiz, que en este caso administra su hijo Luis Arnaiz Rebollo.

Arnaiz se ha hecho con muchas de las parcelas, a través de la fórmula de opción de compra, que Cordish presentó a la comunidad como escenario donde se ubicaría el 'nuevo Eurovegas'. La firma americana ya aseguró que tiene el control de las 134 hectáreas elegidas a través de la intermediación de Arnaiz, que firmó una declaración ante notario para la cesión de todos los terrenos. Habrá que esperar ahora a ver qué decisión toma Cordish tras la nueva negativa de Cifuentes, ya que puede optar por desarrollar su proyecto sin la fórmula del CID, un camino que elevaría los plazos y los costes.

__

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima y segura a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios