Imputado por homicidio doloso

Prisión para el joven de 18 años que ha matado de un puñetazo a un anciano

El hombre de 81 años falleció en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz tras recibir un golpe, caer al suelo y golpearse en la cabeza. El agresor se dio a la fuga y luego se entregó

Foto: Foto: Summa 112.
Foto: Summa 112.

El juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Torrejón de Ardoz ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el joven de 18 años que pegó un puñetazo a un anciano en la mañana del martes y le mató. El presunto homicida es un varón español de 18 años que, tras conocer que estaba en busca y captura, decidió entregarse en la comisaría de la localidad madrileña. El Grupo de Policía Judicial del municipio aún sigue tratando de localizar a la mujer que acompañaba al agresor y al vehículo en el que ambos huyeron de la escena del crimen.

En sede judicial, el joven ha declarado que únicamente empujó a la víctima en el transcurso de la discusión y después de que el anciano le amenazara con darle con el bastón. Ha asegurado que en ningún momento le pegó y que éste cayó al suelo tras el empujón. El agresor, que ha admitido que conducía "un poco deprisa", según ha recogido Ep, se ha negado sin embargo a facilitar el nombre de la mujer que le acompañaba, puesto que -según ha dicho- era una prostituta.

[Drama en un paso de cebra: Ramón, 81 años, no volverá a cuidar a su mujer con alzhéimer]

El fiscal ha acusado al detenido de un delito de homicidio por matar al hombre de 81 años a plena luz del día. Tanto el chico como su compañera iban a gran velocidad por la avenida de los Fresnos de Torrejón de Ardoz cuando, a la altura de un paso de cebra situado en el número 18, el anciano les recriminó que fueran tan rápido.

Sin pensarlo, el conductor paró de golpe, agarró el freno de mano y bajó del coche. Con despiadada decisión se dirigió al ciudadano y le propinó un puñetazo en la cara que provocó la caída del anciano, que se golpeó de espaldas contra el suelo y quedó inconsciente. Tras la agresión, el atacante regresó a su asiento, cerró la puerta, sujetó con fuerza el volante y pisó el acelerador.

Fueron los vecinos, los viandantes y los dueños de los establecimientos cercanos los que se percataron de lo ocurrido y avisaron a Emergencias. Una vez llegada al lugar de los hechos una ambulancia del Summa, fue cuando el personal sanitario ha tratado de reanimar al anciano. La víctima, sin embargo, seguía inconsciente y en parada cardiorrespiratoria.

Los médicos trataron de reanimarle practicándole ejercicios de masaje cardiaco durante 30 minutos, pero sin éxito, según explicaron desde Emergencias de la Comunidad de Madrid y desde la propia Jefatura Superior de Policía de Madrid. El personal sanitario, por lo tanto, no pudo más que certificar la muerte del anciano.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
69 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios