el servicio recibe de media 600 visitas al día

Currar a destajo en las Urgencias de La Paz: los enfermeros acumulan 3.944 horas extra

Los 125 trabajadores están desbordados. Los 85 auxiliares no están en mejor situación. Les deben más de 600 horas. El hospital asegura que conoce el problema y trabaja para solucionarlo

Foto: Una de las salas de Urgencias del Hospital La Paz.
Una de las salas de Urgencias del Hospital La Paz.

Es, sin duda, uno de los principales hospitales de España y la joya de la corona de la sanidad madrileña. La Paz. Inaugurado en 1964, atiende a más de 504.000 habitantes. El último informe Merco, el monitor de reputación sanitaria, lo sitúa a finales de 2016 como el más prestigioso del país. La Paz es una ciudad dentro de la capital. Y dentro de esa ciudad, su arteria principal es el servicio de Urgencias, por donde pasan 219.000 madrileños cada año (según los datos de la memoria de 2015). El problema es que esa arteria está a punto de colapsarse si la dirección del centro no toma soluciones a corto plazo.

Los 125 enfermeros y enfermeras que trabajan en el servicio de Urgencias no dan más de sí, según denuncia el sindicato MATS. Acumulan 3.944 horas extra que no han podido librar, lo que se traduce en 563 días. Los 85 auxiliares de enfermería no están en mejor situación. Les deben más de 600 horas, unos 86 días libres. Un portavoz del centro asegura que conocen el problema y que se está trabajando para reorganizar los recursos del hospital y solucionar este tema.

El servicio de Urgencias de La Paz establece tres turnos para sus enfermeros, mañana, tarde y noche, pero distribuidos de distinta manera para que todos hagan 37,5 horas semanales. El problema es que la sanidad madrileña ha ido perdiendo efectivos en los últimos años. La plantilla del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) ha disminuido en 5.343 efectivos entre diciembre del año 2009 y diciembre de 2015, una reducción del 7%. En el capítulo de enfermería se han perdido 839 enfermeros y 1.028 auxiliares, a pesar de que la población con derecho a asistencia sanitaria creció en 173.000 personas en ese periodo.

Este pasado 2016, la situación ha mejorado un poco, pero no ha servido para paliar las pérdidas de los últimos años. En mayo de 2016, el personal de enfermería en toda la Comunidad de Madrid ascendía a 19.777 efectivos. A 28 de febrero de este año, era de 20.097. El panorama, no obstante, puede empeorar en los próximos años, según denuncian los sindicatos, ya que el 11% de los enfermeros tienen más de 60 años y se jubilarán en un plazo inferior a cinco años. La enfermería es el sector más envejecido, donde además llevan siete años sin oposiciones para renovar la plantilla. En 2014 se sacaron 1.600 plazas, pero fue una oposición de consolidación, para que interinos y eventuales que ya estaban trabajando se convirtieran en fijos.

Una de las salas de Urgencias de La Paz.
Una de las salas de Urgencias de La Paz.

El problema de La Paz, al que se suma el importante volumen de ingresos en urgencias (una media de 600 diarios), es que las bajas no se han sustituido con la celeridad necesaria, "lo que provoca que los compañeros tengan que cubrir esas bajas y luego no pueden librar esas horas extra", señalan desde MATS. A cada enfermero le deben una media de cinco días. "Y la situación ha sido desesperante en algunos casos, en que se han llegado a acumular 18 días de libranza". Esto repercute obviamente en la atención del paciente, porque las horas extra acumuladas suponen más cansancio, y el cansancio puede desembocar en errores. El Sermas no paga las horas extra, por lo que la única manera de recuperar esa jornada de trabajo es librándola.

Urgencias tiene tres salas, cada una con seis camas, "aunque muchos días hay 20 pacientes en cada sala", señala MATS. En algunos turnos, cada sala cuenta con "una enfermera y media, puesto que esta segunda enfermera tiene pacientes a su cargo en dos salas al mismo tiempo". Situación que los trabajadores han denunciado por escrito a un juzgado de guardia y al Sistema de Notificación de Incidentes Relacionados con la Seguridad del Paciente (Sinoires).

David FernándezDavid Fernández

La situación fue crítica en los periodos de epidemia de gripe que se vivieron este invierno. En la primera semana de enero de este año, Madrid registró 120 casos por cada 100.000 habitantes, cuando el umbral epidémico de incidencia de gripe estaba en 39 casos. "En muchos hospitales se tuvo que hacer contrataciones temporales en la campaña de gripe", explica Mercedes Sánchez Ramade, secretaria de acción sindical del sindicato de enfermería Satse.

Desde Satse señalan que el problema de horas acumuladas es endémico en muchos de los grandes hospitales de Madrid, sobre todo en los departamentos más sensibles, como Urgencias, UCI o Infantil. "Ha habido problemas en el Gregorio Marañón, el Doce de Octubre y el Ramón y Cajal". En otros, los más pequeños, la dirección ha ido solucionando este problema poco a poco. "Los enfermeros deben poder descansar y conciliar. La única solución es aumentar las plantillas y agilizar los sistemas de sustitución, ya que se suele tardar 20 días en contratar un nuevo enfermero para sustituir a otro que está de baja". Eso sin olvidar la temporalidad. El 30% de las plazas están ocupadas por interinos y eventuales.

Mecenazgo para comprar una silla de ruedas

Los trabajadores del servicio de Urgencias han puesto en marcha una campaña de micromecenazgo para comprar una silla de ruedas que se donará al servicio como acto simbólico de protesta "por la grave escasez de personal y recursos materiales". Las escasas sillas de ruedas se encuentran muy deterioradas, señalan los facultativos. "Algunas de ellas carecen de uno o ambos reposapiés, y muchas no tienen palos para colgar los sueros de los pacientes, que se ven obligados a apoyar los pies en tiras de venda atadas al cuerpo de las sillas. Además, muchas averías se reparan improvisadamente con esparadrapo". Los sindicatos informan que la dirección prometió comprar material nuevo en septiembre de 2016. "Se han traído algunas sillas de ruedas de diferentes modelos para probarlos y elegir así la más adecuada. Sin embargo, la dirección trae una silla de ruedas distinta, supuestamente para probarla, cada dos semanas, alargando indefinidamente esta situación".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios