DEMANDAS DE UN SECTOR QUE HA ESTALLADO

Los hoteles de Madrid, en guerra: piden el fin de las trabas y regular ya los pisos turísticos

El sector hotelero estalla y demanda cambios inmediatos que acaben con la competencia desleal, las penalizaciones a su actividad y que se regulen los pisos ilegales

Foto: Manifestación contra los apartamentos turísticos en Barcelona. (EFE)
Manifestación contra los apartamentos turísticos en Barcelona. (EFE)

Las políticas del Gobierno municipal de Ahora Madrid encaminadas a un nuevo modelo de ciudad sostenible que aleje los peligros de la turistificación y que en palabras del responsable de Urbanismo en la ciudad, José Manuel Calvo, evite "convertir Madrid en un parque temático como sucede en Barcelona, Roma o Venecia", sumado al imparable fenómeno del alquiler de pisos turísticos contra el que algún consistorio ha empezado a tomar drásticas medidas como es el caso de Palma de Mallorca, ha hecho reaccionar una vez más a los hoteleros de la capital, que exigen la inmediata regulación de las viviendas turísticas y el fin de las penalizaciones al sector hotelero que cumple con la legalidad.

La nueva instrucción ideada por el Ejecutivo local que pretendía frenar la proliferación de hoteles en la almendra central impidiendo cambiar el uso residencial a terciario en los edificios, y que la oposición tumbó esta semana por estar fuera de las competencias del Ayuntamiento y considerando el movimiento una moratoria encubierta similar a la de Ada Colau en Barcelona, hizo saltar las alarmas una vez más en la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM). Su presidente, Gabriel García, reprochó al consistorio una iniciativa que "lo único que hace es dejar vía libre al alquiler de viviendas turísticas irregulares".

Los hoteleros madrileños llevan años demandando a la Comunidad de Madrid cambiar un decreto a día de hoy "obsoleto" ante la "situación alarmante" que experimenta la ciudad. García insiste en que la prioridad es avanzar en la regulación de esta actividad para que aflore la oferta real que existe de pisos turísticos. "La mayoría no están registradas, sólo alrededor de 10% por ciento. En total podrían ser unas 20.000, por lo que calculamos que las plazas ocultas llegarían a alcanzar las 50.000", explica. Los hoteleros inciden en la "tremenda competencia desleal" que supone este fenómeno e insisten en la imposibilidad de "competir con modelos ocultos sin tener las mismas condiciones ni reglas del juego".

El edificio Canalejas, que albergará un gran complejo hotelero. (OHL)
El edificio Canalejas, que albergará un gran complejo hotelero. (OHL)

El debate sobre la regulación de los pisos turísticos en Madrid está encima de la mesa tanto en la Comunidad dirigida por Cristina Cifuentes como en el Ayuntamiento a cargo de Manuela Carmena. El aviso lanzado esta semana por el consistorio de Palma de Mallorca confirmando la prohibición del alquiler de pisos en la isla con sanciones que podrían alcanzar los 40.000 euros, han aumentado las expectativas de los hoteleros que ven más cerca el cambio regulatorio. La presidenta de la región anunciaba hace días su decidida voluntad a poner en marcha una modificación mientras que el consistorio de Ahora Madrid está ultimando un informe sobre la proliferación de las viviendas turísticas ilegales en la capital, que servirá como base para futuras políticas que palien efectos reales a día de hoy como el desplazamiento de vecinos hacia barrios más periféricos.

El presidente de los hoteleros madrileños asegura que en la capital todavía no se ha producido el fenómeno llegado a Barcelona, pero alerta de "síntomas" que ya indican un camino similar para Madrid como la subida del 10% en los precios del alquiler durante el último año, la expulsión de vecinos de sus barrios o la falta de seguridad para los consumidores que existe en los hoteles con licencia. En este sentido, García reprocha al consistorio madrileño algunas de sus actuaciones, más allá de la necesaria regulación de pisos turísticos, como la impulsada recientemente a tavés de esa instrucción que ocultaba una moratoria.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

"Tiene que quedar claro que los proyectos hoteleros traen inversores, dan mayor importancia a la actividad económica, pagan impuestos y generan puestos de trabajo. El modelo que no es sostenible es el otro", zanja. En esa línea, los hoteleros rechazan la idea de que formen parte del "proceso de turistifcación" señalado desde el Gobierno de Carmena: "No se puede achacarnos que perjudiquemos el desarrollo sostenible de la ciudad. Nosotros contribuimos a mejorar los barrios y a la buena imagen de Madrid".

El sector ante el reto del 'Brexit'

"Nosotros somos hoteleros pero también somos ciudadanos. Nuestra prioridad es situar a Madrid en el mejor sitio posible y a día de hoy no está donde debería estar en comparación con otras capitales europeas". La situación hotelera en la capital no es 'peccata minuta' si el debate se eleva a escenarios tan relevantes como las posibilidades que podría tener la capital española para atraer la City londinense a Madrid cuando se consume la salida del Reino Unido de la UE. Las administraciones públicas ya trabajan en esa línea y el presidente de la AEHM no duda en señalar las carencias que la ciudad tiene en algunos aspectos como es el de hospedaje.

Un cartel en la ventana de un piso del barrio de La Barcelona avisa a los turistas. (EFE)
Un cartel en la ventana de un piso del barrio de La Barcelona avisa a los turistas. (EFE)

"Madrid no tiene aún el nivel de plazas hoteleras que tienen otras capitales. Estamos por debajo. Y a raíz del tema de la City, que muchas aspiramos constituirnos como nuevo referente, aquí no gozamos con el número de puntos que tienen otras ciudades", afirma. Los hoteleros lo tienen claro: si las instituciones "frenan la construcción de hoteles como ha ocurrido en Barcelona, se creará un nudo alternativo y la demanda nos arrasará".

La demanda de los hoteleros, según explica Gabriel García, pasa por recibir apoyo del Ayuntamiento y el resto de las administraciones. "Los hoteles estamos sujetos a un plan de ordenación urbana a diferencia de los pisos turísticos. Lo que no puede ser es que penalicen por el hecho de que es más fácil ir a por el que está con ley delante que al que no se le ve y está oculto". Todo un aviso a navegantes desde un sector que ya ha comenzado a explotar.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios