el PP ha sancionado a sus cuatro ediles

El pueblo de los líos: el pacto PP y Podemos, la casa sin pagar y la secretaria acosada

Fresno del Torote (2.000 vecinos) vive un complejo panorama político con extraños pactos y un sinfín de denuncias cruzadas: despidos, acosos, falta de dinero en la caja, cobros irregulares...

Foto: El municipio madrileño de Fresno del Torote. (Fotonazos.es)
El municipio madrileño de Fresno del Torote. (Fotonazos.es)

El pueblo de los líos. Es la única definición que encaja a la perfección para el pequeño municipio de Fresno del Torote, situado a 39 kilómetros al norte de Madrid, una concentración de casas abandonadas que solo conservan el nombre, ya que los 2.000 vecinos censados residen en las urbanizaciones próximas que se aglutinan bajo la pedanía de Serracines. Fresno (o Serracines, según se prefiera) es un pueblo peculiar, con un Pleno municipal dividido en dos bandos claramente enfrentados que han originado los pactos políticos más extraños, más confusos, y que han desembocado en una cruenta batalla de denuncias y acusaciones. No, los tribunales no se aburren en Fresno del Torote. Bienvenidos al camarote de los hermanos Marx de la política madrileña.

Porque para entender lo que pasa en Fresno hay que hacer un esfuerzo de comprensión. Desde octubre de 2016 gobierna un tripartito de lo más curioso. El alcalde es Francisco Galera, el único representante de Serracines Puede, una candidatura de unidad popular que incluye a miembros de Podemos. "Yo no soy militante de Podemos, digamos que soy simpatizante", señala. Galera es alcalde gracias al apoyo de cuatro ediles del PP y otro de Vecinos por Serracines, que en anteriores legislaturas fue concejal del PP. Es decir, los cuatro del PP y el de Vecinos (ex del PP) le han dado el bastón de mando al "simpatizante" de Podemos.

Francisco Galera, el actual alcalde, y Mariano Blanco, jefe de filas del PP y alcalde durante 12 años.
Francisco Galera, el actual alcalde, y Mariano Blanco, jefe de filas del PP y alcalde durante 12 años.

Los seis firmaron una moción de censura antinatura de la que se hicieron eco todos los medios: "El PP da la alcaldía a Podemos", rezaban casi todos los titulares. Un acuerdo que le costó caro a los cuatro ediles populares. Según un portavoz del PP madrileño, Mariano Blanco (que fue alcalde durante doce años), ha sido suspendido de militancia seis años, los mismos que estará inhabilitado "para el desempeño de cargos en el seno del partido o en representación de éste. Para sus otros tres compañeros, Francisco Gala, María Cortés y Antonio Salvador García, el castigo ha sido de cuatro años. A Galera Podemos no le ha expulsado. No lo ha hecho porque nunca perteneció al partido. De hecho, la formación morada se desvinculó enseguida de la formación: "Podemos no es Serracines Puede".

La moción de censura se cobró la vida de otro Gobierno local de extrañas alianzas. El alcalde era Javier Laguna, de Impulso Democrático, "un partido vecinal que aglutina a vecinos de todo tipo, simpatizantes de Podemos, hay gente del PSOE, de IU, del PP, para que veas la variedad", aclara el propio Laguna. Sus detractores dicen que es una formación afín a la ultraderechista España 2000. "Es mentira, lo hacen para atacarme. Lo dicen porque tengo un sobrino que milita en ese partido". Antes de que se fraguara la moción de censura, Laguna gobernaba gracias al apoyo de otro edil del PSOE, de tres ediles de Futuro Serracines (alguno de ellos ex militantes del PP) y del concejal de Vecinos por Serracines que luego se cambiaría de bando y apoyaría al PP y a Serracines Puede en la moción de censura de octubre pasado.

Para rizar más el rizo y enrevesar un poco más el panorama político, en el PSOE están a tortas. La agrupación socialista no reconoce a su único edil electo, Luis Miguel Sampedro, que llegó de 'paracaidista' al municipio procedente de Torrejón de Ardoz para intentar poner orden. La formación local le ha abierto un expediente informativo, según señala un portavoz del PSOE de Madrid. "Son guerras internas suyas", aclara. Sampedro, por su parte, denunció a la líder local del PSOE por colgar en una red social fotos de las obras que hizo en su casa, acusándole de hacerlas sin licencia. La denuncia de Sampedro cayó en el juzgado de instrucción número 2 de Torrejón, que acabó archivando el caso. "No quiero saber nada del PSOE de Fresno. Vine para ayudar y todo han sido problemas", señala Sampedro.

Lo del PSOE es un asunto de niños en comparación con lo que se cuece en el Ayuntamiento. El listado de denuncias cruzadas en los tribunales es tan largo que haría falta un serial para explicarlo bien. Para añadir más salsa al guiso político, un empresario de la construcción lleva ya tiempo reclamando una deuda por las obras del chalé que Mariano Blanco (ex regidor doce años con el PP y con un partido independiente, y hoy primer teniente de alcalde) se ha construido en El Casar (Guadalajara). José Rodríguez, empresario de Brunete, reclama 18.749 euros en facturas impagadas, que acredita a este diario. "Llevo mucho tiempo intentando cobrarlas. No me quedará más remedio que denunciar". El que le puso las ventanas, Ralf Neumar, también tiene facturas pendientes por valor de 3.000 euros.

Mariano Blanco, en una visita de Esperanza Aguirre a Fresno del Torote. (EFE)
Mariano Blanco, en una visita de Esperanza Aguirre a Fresno del Torote. (EFE)

Es imposible contactar con Blanco, el mismo que se declaró "enamorado" de Esperanza Aguirre cuando la lideresa visitó el municipio hace años. "No tiene móvil", aclaran desde el ayuntamiento. "Incluso a mí me cuesta comunicarme con él", señala el actual alcalde, Francisco Galera. Este diario ha intentado hablar con él para recabar su versión sobre las obras de la casa que se hizo en Guadalajara, sin éxito. Tras publicar la información, Blanco, que no aporta ninguna documentación, asegura que la vivienda "ha sido totalmente sufragada por él mismo y sus dimensiones no superan los noventa metros cuadrados, hecho que dista mucho de los conceptos inexactos de 'mansión' y 'sin pagar'".

Blanco afirma además que el empresario José Rodríguez "jamás ha realizado obra alguna en su domicilio" y que su abogado le requirió en mayo de 2015, "en caso de ser cierta esta contratación, la remisión de facturas, albaranes de entrega, hojas de encargo donde se sustentaba esa pretendida deuda aunque, lamentablemente, jamás se recibió respuesta". El ex concejal del PP señala además que "jamás ha recibido demanda alguna por parte del señor Rodríguez en reclamación de la supuesta deuda". Tampoco conoce ni ha contratado a Ralf Neumar la supuesta instalación de ventanas en su domicilio, negando tener deudas con él.

El sinfín de denuncias

Los dos bandos enfrentados en el Pleno municipal han llevado sus vendettas a los tribunales. Por lo pronto, la moción de censura está en el juzgado de lo contencioso administrativo número 33 de Madrid, que deberá dirimir si los cuatro ediles del PP que le dieron la alcaldía a Serracines Puede eran tránsfugas o no en el momento en que se votó. Aunque el PP les ordenó no apoyar la moción, les suspendió de militancia con posterioridad, por lo que técnicamente eran ediles populares cuando decidieron expulsar a Javier Laguna de la alcaldía, que impugnó la moción. Laguna, por su parte, tiene varios frentes judiciales abiertos en su etapa como regidor. En el juzgado de lo contencioso administrativo 21 de Madrid está denunciado el presupuesto que el equipo de gobierno expulsado (Impulso Democrático, PSOE y Futuro Serracines) aprobó para 2017.

El actual abogado del Ayuntamiento asegura que el anterior equipo de Gobierno, ya sin el apoyo del edil de Vecinos por Serracines, "convocó un pleno el 7 de julio de 2016 para aprobar unos presupuestos que habían modificado a última hora. Por lo que se rechazan. Pero al alcalde de Impulso Democrático le sentó mal y el 12 de julio a las 12.52 horas convocó un nuevo pleno extraordinario para ese día a las 14 horas, con un margen de tiempo de una hora y ocho minutos. Los concejales de la oposición no fueron avisados con tiempo y no fueron al pleno. La ley marca dos días de preaviso. Con esta burda maniobra el anterior equipo pudo aprobar sus presupuestos y los entonces ediles de la oposición [ahora en el Gobierno] denunciaron por vulneración de sus derechos fundamentales".

La sede consistorial de Fresno del Torote.
La sede consistorial de Fresno del Torote.

Un caso aparte es el de Mercedes Sánchez Fernández, secretaria e interventora del ayuntamiento. El juzgado de instrucción número 2 de Torrejón de Ardoz investiga al ex alcalde Javier Laguna por acoso laboral. Ella estuvo de baja psiquiátrica y denunció que el ex regidor le coaccionó para intentar saldar una deuda municipal de 117.000 euros que tenía un vecino del municipio, al parecer "un allegado" de Laguna, otro caso que fue denunciado por el PSOE y la Fiscalía Anticorrupción y luego archivado provisionalmente. Él lo niega todo. "Yo no he acosado a nadie. Si acosar a alguien es decirle que cumpla su jornada laboral y se limite a cobrar su sueldo, porque cobraba por encima de lo que le correspondía. Con fondos municipales se estaba pagando su cuota de colegio de abogados. Por eso nos denunció, porque le pedimos que devolviera el dinero", argumenta Laguna.

La secretaria disiente. "He cumplido con la jornada laboral que estaba establecida y he cobrado mis retribuciones legalmente, no habiendo recibido requerimiento de devolución de cantidad cobrada indebidamente de ningún órgano político. No debo ninguna cantidad al municipio, al contrario. El ayuntamiento debe abonarme las cantidades gastadas en mi defensa en los tribunales. Y he pasado las cuotas del colegio de abogados, es porque durante unos años estuve asumiendo la defensa del ayuntamiento como letrada, sin serme retribuida esa función y sin estar comprendida entre las funciones de una secretaria interventora".

También fue polémico el despido de Marta Cejudo, técnica del ayuntamiento en el área de urbanismo. El juzgado de lo social número 33 de Madrid lo declaró nulo, ya que fue despedida estando embarazada. Cejudo también acudió al juzgado tras denunciar que le habían robado el disco duro con el que trabajaba en el consistorio y que tras ese suceso Javier Laguna la sancionó. El juzgado de lo social número 11 de Madrid dio la razón a la trabajadora y anuló la sanción, que era de siete años y medio de suspensión de empleo y sueldo.

Laguna también está siendo investigado en el juzgado de instrucción número 2 de Torrejón de Ardoz (diligencias previas 1341/2016) tras la denuncia de un vecino del municipio que es dueño del supermercado instalado en el Centro Socio Comercial de Serracines, que acusa a Laguna de coaccionarle para que abandone los locales que ocupa y dárselos a la esposa del ex regidor. Este vecino también acusa al anterior equipo municipal de colocar un conserje en el centro para amenazarle. "Todo es mentira. El supermercado está en instalaciones municipales. Tenía una deuda de más de 5.000 euros. Pusimos un conserje para limpiar y para el mantenimiento del centro. El conserje no le ha acosado. Y lo de mi mujer no es verdad". Laguna dice que el juzgado nunca le ha notificado ninguna comunicación, pero está siendo investigado desde el 22 de septiembre de 2016, según un auto del juzgado.

Los tribunales no se aburren en Fresno del Torote. Laguna admite que también le denunciaron porque el nuevo Gobierno local, por venganza, le acusó de llevarse 4.485 euros de la caja municipal. "Al final ha aparecido una carpeta en el archivo con las facturas y los órdenes de pago. No falta dinero. El juzgado también lo archivó porque no había malversación. La secretaria quiere buscar mi desprestigio porque he pedido que devuelva el dinero que debe. Yo también he denunciado al equipo de Gobierno que me precedió, del PP, por cobros irregulares. Cuando llegamos al ayuntamiento nos encontramos con una deuda municipal superior a los 700.000 euros". Lo dicho, el pueblo de los líos.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios