Es noticia
Fracasa el ultimátum de Cifuentes para salvar su mayoría por la baja de su diputada
  1. España
  2. Madrid
denunció por acoso al portavoz parlamentario

Fracasa el ultimátum de Cifuentes para salvar su mayoría por la baja de su diputada

En la reunión de este lunes, el PP ha ofrecido a Elena González-Moñux dos alternativas: volver a la Asamblea o dejar el acta y buscar acomodo en una fundación. Ninguna es de su agrado

Foto: Elena González-Moñux, la presidenta Cristina Cifuentes y Enrique Ossorio (el último a la derecha). (PP de Madrid)
Elena González-Moñux, la presidenta Cristina Cifuentes y Enrique Ossorio (el último a la derecha). (PP de Madrid)

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid y de la gestora que dirige los designios del PP madrileño, está buscando una salida al problema ya enquistado que sufre su grupo parlamentario desde el mes de octubre, cuando una de sus diputadas en la Asamblea de Madrid, Elena González-Moñux, comunicó su baja laboral y denunció por acoso a su jefe de filas, Enrique Ossorio. Urge una solución, porque la votación de los Presupuestos para 2017 peligra, ya que la dupla PP y Ciudadanos suma 65 escaños, frente a los 64 de PSOE y Podemos. La ausencia de González-Moñux deja la situación en tablas. En el Parlamento madrileño no existe el voto de calidad del presidente cuando hay un empate. Si este se produce, la votación se repite dos veces más. Si el empate no se deshace a la tercera, la propuesta que se está votando decae.

Por eso, el número dos de Cifuentes, Ángel Garrido, y el abogado de la diputada han mantenido este lunes una reunión para intentar buscar una solución, un encuentro que se fraguó la semana pasada y que ya tuvo que ser suspendido por problemas de agenda del consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional. Las posturas están lejos de encontrarse, según ha podido saber El Confidencial, y el ultimátum lanzado por la presidenta, que ha pedido a González-Moñux una respuesta esta misma semana, tiene todos los visos de fracasar.

Foto: Elena González-Moñux, la presidenta Cristina Cifuentes y Enrique Ossorio (el último a la derecha). (PP de Madrid)

González-Moñux no quiere volver a trabajar con Enrique Ossorio. La comunidad ha ofrecido dos alternativas que no convencen para nada a la diputada. La primera, retornar a su puesto de trabajo y ostentar la presidencia de una comisión parlamentaria. Y la segunda, dejar su acta de diputada (por lo que sería sustituida por un compañero, el siguiente en la lista electoral) y buscar acomodo en una de las fundaciones que dependen del Ejecutivo autonómico. Ninguna de las dos opciones son, en principio, del agrado de González-Moñux, que se siente "muy decepcionada" con sus compañeros de partido y especialmente con la presidenta Cifuentes, según señalan fuentes de su entorno. Fuentes del PP, por contra, explican que la diputada ha hecho una oferta: seguir en la Asamblea pero sin ningún puesto de responsabilidad (acudiría lo justo, como los jueves al pleno) y a cambio buscarle algún hueco en alguna empresa pública del sector estatal.

El tiempo apremia, ya que la intención de la comunidad es llevar el próximo mes a la Asamblea de Madrid los Presupuestos de 2017. Ni siquiera la instauración del voto telemático, algo que se está negociando con todos los grupos parlamentarios en la reforma del Reglamento de la Cámara, garantiza el voto desde casa de González-Moñux, destacan las mismas fuentes, "ya que si está de baja, está de baja para todo". El acta de diputada es personal, y la intención de la parlamentaria del PP es mantenerla. De momento, no hay acuerdo, aunque hay voluntad de alcanzarlo.

Un tema judicializado

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ya acordó el mes pasado archivar la denuncia que González-Moñux puso contra Ossorio por presuntos delitos contra la integridad moral, por lesiones psíquicas, amenazas, coacciones y contra los derechos de los trabajadores. El letrado de la diputada recurrió, ya que consideró que el tribunal había archivado el caso sin pedir ninguna prueba. La Fiscalía también solicitó el archivo. Enrique Ossorio, por su parte, ha presentado una querella por injurias contra González-Moñux después de que el acto de conciliación entre ambos (paso previo a la querella) fracasase.

La baja médica de González-Moñux se puede prolongar, salvo sorpresa, durante más meses. Tiene siete informes de cuatro equipos médicos distintos que avalan su delicada situación. El PP cree que lo lógico es que si no puede trabajar, deje el acta, para que otro compañero desempeñe sus funciones. El PP ya la cesó como portavoz adjunta del grupo y le quitó el despacho. Su baja también le ha supuesto un quebranto económico, una reducción mensual en su nómina de 1.457 euros.

Foto: La presidenta regional, Cristina Cifuentes. (EFE)

A sus 55 años, González-Moñux lleva toda su vida ligada al PP. Fue gerente regional entre 1995 y 1999. Después pasó a la Asamblea, donde fue diputada en la legislatura 1999-2003. Después dejó el Parlamento autonómico y pasó al ayuntamiento de la capital. Fue concejala entre 2003 y 2011. Ese año, tras las elecciones, dejó la política municipal y dio el salto al Gobierno regional, entonces presidido por Esperanza Aguirre. Entre 2011 y 2015, fue viceconsejera de Justicia y Administraciones Públicas. Acaba de ser elegida compromisaria del congreso nacional que se celebrará el próximo fin de semana en Madrid.

Cristina Cifuentes Tribunal Superior de Justicia de Madrid Noticias de Madrid
El redactor recomienda