Juan Soler, el polémico exalcalde del PP que colocó de asesor a míster Pelo Pantene
  1. España
  2. Madrid
santanderino de 56 años

Juan Soler, el polémico exalcalde del PP que colocó de asesor a míster Pelo Pantene

Al exregidor de Getafe, diputado, senador y concejal, los sumarios judiciales empiezan a rozarle. Los que le conocen le tachan de excéntrico, tacaño y "un superviviente"

placeholder Foto: Juan Soler con la presidenta regional, Cristina Cifuentes, en la última cena de Navidad del PP de Getafe.
Juan Soler con la presidenta regional, Cristina Cifuentes, en la última cena de Navidad del PP de Getafe.

¿Quién es Juan Soler-Espiauba Gallo? Su biografía política es clara: exalcalde de Getafe, diputado autonómico en la Asamblea de Madrid, senador y concejal en la oposición. Militante del PP desde 1978 (entonces era Alianza Popular). "Liberal y reformista", según sus propias palabras. En la picota mediática tras levantarse el secreto de sumario del 'caso Teatro', en el que la Policía Nacional le sitúa como "impulsor" del presunto amaño del diseño y la construcción del gran centro escénico que Soler empezó a construir en el municipio madrileño la legislatura que fue regidor. La Guardia Civil también investiga su participación en el 'caso Púnica'. Getafe otorgó 611.000 euros en contratos a dos empresas de la trama, casualmente en los mismos años en los que Soler viajó un par de veces a París invitado por una de esas firmas.

Más complicado es adentrarse en la persona, el individuo. Quienes le conocen y han aceptado hablar con El Confidencial aseguran que es un tipo excéntrico (capaz de decorar los muebles de su cocina con la bandera de Gran Bretaña); bastante tacaño, "al que le gusta poco invitar"; muy pelota y servicial con sus superiores dentro del partido (destacado 'aguirrista', no dudó en ofrecer la sede del partido en Getafe en el primer acto de Cristina Cifuentes cuando esta se hizo cargo de la gestora del PP madrileño); y que se preocupa mucho por su forma de vestir. Según uno de sus excolaboradores, "pidió una especie de estudio cuando se hizo con la alcaldía de Getafe para ver cómo vestían los getafenses".

Foto: Juan Soler, exalcalde de Getafe y actual diputado autonómico.

En definitiva, un político peculiar, capaz de fichar como asesor de urbanismo a un joven exconcejal socialista gallego, Rudy Lamas Gesto (hoy imputado en el 'caso Teatro'), que fue finalista del concurso de belleza Pelo Pantene 2008; y de conseguir que el grupo juvenil Auryn actuara en las fiestas municipales del año 2014 "porque le gustan mucho sus canciones". Y sobre todo, destacan otras fuentes consultadas, muy torpe a la hora de separar lo personal de lo laboral, "lo que le ha ocasionado más de un problema judicial con alguno de sus colaboradores", señala una persona que trabajó con él en el Ayuntamiento de Getafe.

Nacido en Santander en 1960, reside en Madrid desde 1975. Su currículum dice que es licenciado en Historia Moderna y Contemporánea y licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. También asegura que con tan solo 22 años fue profesor en la Purdue University Calumet, en el estado norteamericano de Indiana. Entre 1984 y 1988 fue director del colegio mayor Marqués de la Ensenada, dependiente de la Universidad Complutense. Su primer cargo público llegó en 1987, cuando fue elegido por primera vez diputado en la Asamblea de Madrid. Lleva en la Cámara madrileña 25 años (con el único paréntesis de la legislatura 1999-2003). También fue director general de FAES, la fundación que dependía del PP. Actualmente también es senador y concejal de la oposición en Getafe. No está casado ni tiene hijos.

En definitiva, Soler acumula hoy tres cargos públicos, aunque solo puede tener un salario (el de senador) y cobrar, eso sí, las dietas como edil en Getafe y diputado autonómico. Según su última declaración de bienes y rentas, también ha cobrado dietas por asistir al consejo social de la Universidad Carlos III de Madrid y a la asamblea de Caja Madrid. 'El Mundo' ya reveló que es uno de los senadores "con más privilegios", ya que no ha renunciado a ninguno de los servicios y dispositivos que ofrecen las instituciones a las que pertenece. En total, dos teléfonos móviles, una tableta iPad, otra tableta equiparable a un ordenador portátil de gama alta, dos líneas con tarifa plana de datos y dos tarjetas para taxis con un límite total de 4.500 euros al año.

El PSOE, que gobierna ahora en Getafe (localidad del sur de Madrid de 175.000 habitantes), ya le afeó en un pleno que no reparaba en gastos cuando era alcalde. Como publicó El Confidencial, el consistorio ha tenido que pagar las multas por las imprudencias al volante cometidas por el coche oficial que utilizaba. Las sanciones ascienden a 6.700 euros durante la legislatura que Soler fue regidor, entre 2011 y 2015. En ese periodo Soler también gastó en restaurantes 46.317,68 euros repartidos en 267 comidas y cenas.

Foto: El exalcalde de Getafe Juan Soler. (PP de Madrid)

Gestión polémica al frente de la alcaldía

Su gestión frente a la alcaldía es la más polémica. Como senador y diputado autonómico de un partido que gobierna su actividad política es más bien escasa. En la Cámara Alta su balance es pobre: nueve iniciativas. En la Asamblea no figura ninguna. Su vida pública se centra sobre todo en su labor como concejal de la oposición en Getafe, aunque reside en la capital. Al 'caso Teatro' y 'caso Púnica', que le pueden complicar el futuro, se une otra investigación que se dirime en el juzgado de primera instancia e instrucción número 6 de Getafe. Como publicó El Confidencial, el juzgado ya ha procesado por prevaricación a María Luisa Gil Madrigal, ex alto cargo del Ayuntamiento. La Fiscalía acusa a Gil Madrigal de "contratar a José María Barahona Moreno a sabiendas de no reunir los requisitos necesarios para desempeñar el cargo".

El 'enchufado' es hijo de un exsenador, compañero de Soler. La Fiscalía pide nueve años de inhabilitación para Gil Madrigal, que también está imputada en el 'caso Teatro'. Un medio local, El Bercial.com, ha publicado que un reciente informe policial incorporado al juzgado revela mensajes de móvil enviados por Soler que demostrarían que este presionó para que se colocara en el Ayuntamiento al hijo de su compañero de partido. "Soler colocó en el Ayuntamiento a muchos amigos especiales, aunque algunas de esas incorporaciones le salieron rana", señala un excolaborador de Soler, que ahora se define como "examigo".

Como fue el caso de Rafael Salazar, exdirectivo de la asociación en defensa del colectivo gay y transexual Colega. Salazar fue fichado por Soler como asesor en el área de Servicios Sociales después de que su asociación recibiera subvenciones públicas. Pero en noviembre de 2014 Salazar acudió a los tribunales tras un grave enfrentamiento con los escoltas de Juan Soler y con su entonces jefe de gabinete, a los que acusó de los delitos de detención ilegal, agresión y coacciones. El incidente fue tan mayúsculo que un edil del PSOE tuvo que llevar al hospital a Salazar tras sufrir un ataque de ansiedad.

El problema se originó tras una discusión entre Soler y Salazar, que acabó con el despido de este último. Soler le pidió que devolviera el teléfono móvil que le había facilitado el Ayuntamiento y ahí empezaron los problemas. "El teléfono móvil contiene información referida a mensajes enviados por el señor alcalde desde su teléfono al denunciante, que son revelaciones confidenciales del propio alcalde acerca de conductas de este presuntamente delictivas", llegó a poner Salazar en su denuncia. El Ayuntamiento de Getafe aseguró entonces que todo era mentira y que Salazar tenía "un desequilibrio personal". La denuncia fue archivada.

Foto: Juan Soler, exalcalde de Getafe y actual diputado autonómico.

Otro exasesor de Juan Soler también le denunció por "derecho al honor" (una manera de camuflar cierto acoso), denuncia que acabó en el juzgado de primera instancia número 43 de Madrid y que provocó un acto de conciliación entre ambas partes. El denunciante, que ya no trabaja en el consistorio, aportó mediante acta notarial una serie de mensajes de móvil que se envió con Soler, algunos de alto contenido sexual. Soler reconoció que el móvil era suyo, pero que mucha gente utilizaba ese aparato. "Algún día estos problemas le van a traer un disgusto", señala un miembro del PP.

El partido, mientras tanto, sigue con atención y preocupación las informaciones periodísticas y judiciales que cada vez surgen con más fuerza sobre su persona. "Él siempre ha sido un superviviente, pero a la presidenta Cifuentes no le gusta que le tomen el pelo", asegura un dirigente cualificado del PP de Madrid. Soler lo sabe, y no duda en jugar sus cartas. Ya ha enviado más de un mensaje a la presidenta argumentando que la campaña que hay contra él en prensa es porque se ha significado apoyando a Cifuentes desde el primer momento. Algo que ya no cuela, destacan las mismas fuentes.

Partido Popular (PP)
El redactor recomienda