PROPUESTA PARA EL PLAN DE CALIDAD DEL AIRE

Ahora Madrid plantea limitar a 30 km/h la velocidad en las zonas sin prioridad peatonal

En el distrito de Chamberí ya está previsto ensayar este tipo de medidas que podrían extenderse progresivamente por el centro de la ciudad, según se recoge en el plan de calidad del aire

Foto: Cortes de tráfico en el centro de la ciudad durante la temporada navideña. (EFE)
Cortes de tráfico en el centro de la ciudad durante la temporada navideña. (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid está planteando en los foros de debate sobre el futuro plan de calidad del aire la limitación de la velocidad de circulación de los vehículos a 30 km/h. El primer borrador hecho público por el Gobierno municipal de Ahora Madrid ya incluye una propuesta para priorizar la movilidad peatonal referente al "calmado de tráfico", que además de reducir las limitaciones de la velocidad máxima, supondría otra serie de acciones ligadas a la mejora del espacio peatonal, "dotándolo de las dimensiones adecuadas, haciendo seguros y cómodos sus cruces, proporcionándoles el mobiliario urbano y el arbolado conveniente para conformar una red peatonal adecuada".

El borrado del plan ya incluye entre sus medidas estrella la creación de una gran área central de acceso restringido a los vehículos privados y la limitación de la velocidad en toda la M-30 y accesos a un máximo de 70 km/h, como ya había adelantado este diario. Propuestas que se someterán a un proceso participativo con organizaciones sociales y partidos políticos para mejorar y modificar estas grandes líneas estratégicas con el fin de reducir los niveles de contaminación y humanizar la ciudad.

De forma provisional y experimental ya se redujo el pasado mes de mayo a 70 km/h el límite de velocidad entre los kilómetros 19 y 21 de la autovía, la parte de la calzada más próxima a las viviendas, para medir su efecto en la reducción del ruido. De llevarse a efecto esta nueva reducción de velocidad, se ampliaría otros 11 kilómetros de superficie en dos tramos distintos: Puente de los Franceses-avenida de la Ilustración y enlace de la A-1 (carretera de Burgos) hasta Méndez Álvaro. Según datos manejados por la propia sociedad mixta, por esos tramos se registra una media de tráfico diario cercana a los 600.000 vehículos.

La reducción de la velocidad en la ciudad en 20 km/h se llevaría a cabo en los barrios con mayores necesidades de mejora de su movilidad peatonal, que pasarían a denominarse 'zona 30'. En el distrito de Chamberí ya está previsto ensayar este tipo de medidas que podrían extenderse progresivamente por el centro de la ciudad, coincidiendo con la ampliación de las áreas de prioridad residencial (APR). Se trata de zonas de restricción del tráfico rodado con las que se pretende humanizar la ciudad y luchar contra la contaminación.

Impulso de la peatonalización en el centro

La implantación de estas medidas coinciden con el impulso a la peatonalización del centro de la ciudad, que por un lado pretende mejorar la movilidad de los peatones y, por otro, luchar contra el cambio climático y contra los episodios contaminantes, por los que esta misma semana se han tenido que activar el protocolo anticontaminación limitando la velocidad en la M-30 y acceso. El proceso de reordenación de la movilidad urbana es uno de los principales retos del Ayuntamiento de Madrid que pretende llevar a cabo a lo largo de 2017 y rematarlo a principios de 2018.

El distrito centro de la capital se convertirá en una gran área de prioridad residencial (APR), incluidas grandes arterias como la Gran Vía, y ocupando un área equivalente a 435 estadios de fútbol. Este área de acceso restringido a los vehículos privados, donde se priorizarán la movilidad peatonal, la bicicleta y el transporte público, estará definida por las calles Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, paseo de Recoletos, paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, calle Bailén, Cuesta de San Vicente y Princesa.

A principios del próximo año, según han anunciado desde Ahora Madrid, se iniciará la remodelación de las calles de Chueca, nivelando a ras aceras y calzadas, colocando arbolado y mobiliario urbano y eliminando aparcamientos en superficie. Según el análisis de la plataforma municipalista, "facilitando la movilidad de los vecinos y usuarios del barrio". Asimismo, en Malasaña, las calles de La Palma, San Vicente Ferrer y Pez comenzarán a ser áreas de prioridad peatonal a mediados de 2017.

En la Gran Vía también está previsto ensanchar las aceras, limitando a entre dos y tres los carriles para el uso de vehículos privados de residentes y transporte público. Para este fin, están ya destinadas varias partidas en el proyecto de Presupuestos para 2017, que todavía no ha recibido el apoyo del PSOE para lograr su aprobación.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios