solo REABRIRán CON MODIFICACIONES y sin velador

Carmena gana la guerra a las terrazas vip con el aplauso vecinal: "Parecía Cortylandia"

Los locales de Jorge Juan confían en reabrir de cara a las navidades aunque lo harán modificando las terrazas. El ayuntamiento obliga a cumplir la normativa y respalda a los vecinos

Foto: Un cliente en una de las terrazas de los restaurantes del callejón Puigcerdá. (Enrique Villarino)
Un cliente en una de las terrazas de los restaurantes del callejón Puigcerdá. (Enrique Villarino)

La situación de los restaurantes de la calle Puigcerdá de Madrid a los que el ayuntamiento echó el cierre provisional esta semana por irregularidades en el cerramiento de las terrazas tendrá una solución muy pronto. La principal conclusión de la vista celebrada entre los propietarios de La Máquina —el primer local al que la autoridad municipal precintó el miércoles— y el consistorio, que se extenderá a Babelia y Los Gallos, supone la reapertura de los establecimientos tan pronto como confirmen a la Agencia de Actividades de Madrid que solo pondrán en funcionamiento los restaurantes en las zonas con licencia y debidamente legalizadas. Las terrazas deberán ser sometidas a modificaciones para volver a ver la luz.

La secretaria general de la Asociación de Comerciantes de la zona de Jorge Juan, Cristina Lanzarote, asegura que al haber "licencias de funcionamiento en regla", lo normal es que se "reactive parcialmente" la actividad, pero también reconoce que "no la habrá en las terrazas de momento hasta que cumplan con la licencia". Precisamente este viernes, los otros dos restaurantes celebrarán su propia vista con el consistorio y llegarán a la misma conclusión. El ayuntamiento asegura a este diario que "desde hace meses" viene advirtiendo a los empresarios del callejón de moda de Madrid de las irregularidades en sus negocios, "en aforo, seguridad y ocupación pública", instándoles a "regularizar" la situación cuanto antes para no llegar al punto actual. "Les dimos unos plazos más que razonables y no han cumplido", afirman desde la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible.

La principal obsesión del ayuntamiento que lidera Manuela Carmena, como reconocen desde el área dirigida por José Manuel Calvo, es ser "completamente rigurosos" en temas de seguridad. Los vecinos del barrio de Salamanca valoran la postura de la Administración municipal, que no está dispuesta a claudicar y hará cumplir la normativa a todos los restaurantes. Los propietarios, por su parte, alertan de la avalancha de cancelaciones que están recibiendo a causa de fechas tan señaladas ante el pánico de las familias de quedarse sin sitio en días tan comprometidos como Nochebuena, Navidad o fin de año.

El restaurante La Máquina en calle de Puigcerdà con Jorge Juan, cerrado tras la orden del ayuntamiento. (EC)
El restaurante La Máquina en calle de Puigcerdà con Jorge Juan, cerrado tras la orden del ayuntamiento. (EC)

Este jueves, una de las empleadas de los restaurantes promovió una recogida de firmas a lo largo del día pidiendo "mantener los trabajos" de 270 personas que hay entre los tres establecimientos. Ayuntamiento y vecinos reprochan que los empresarios busquen "utilizar como arma arrojadiza" a sus asalariados. Pero muchos empleados aseguran que el cierre definitivo de las terrazas sí conllevaría muchos despidos.

"Es como tener Cortylandia debajo de casa"

Los vecinos de la calle Jorge Juan respiran más tranquilos al ver que el consistorio de Ahora Madrid no está dispuesto a pasar por alto las irregularidades. Una vecina que lleva en la zona más de 20 años alerta de cómo ha ido empeorando la situación del barrio: "Antes, la calle tenía algún local del tipo. Pero había panaderías, fruterías, más tiendas de ropa... ahora, los restaurantes tienen tomada la calle. Y esto es insoportable", afirma en una conversación con este diario. Los cerramientos de las terrazas en Puigcerdá y las mesas improvisadas en otras zonas de la calle suponen problemas de movilidad a los residentes, que aseguran no poder transitar con normalidad sin tener que hacer un rodeo o meterse directamente en la calzada.

La orden emitida por el ayuntamiento. (EC)
La orden emitida por el ayuntamiento. (EC)

Los vecinos han mantenido varias reuniones en los últimos meses con los propietarios de los establecimientos y con la asociación de comerciantes, pero las posturas son a día de hoy irreconciliables. "Hace mucho tiempo, cerré las ventanas. Estas viviendas son profundas, pero era imposible dormir", comentan. Los fines de semana llega lo peor. "Las pitadas de los coches son continuas. Hay muchos en doble fila y el tráfico que se genera es tremendo", explica otro de los vecinos.

Los niveles de ruido y olores son la base de las quejas vecinales, y el ayuntamiento los respalda en este sentido. "Es como tener a Cortylandia debajo de casa", afirma una de las veteranas de la calle. "Gritos y borracheras" constantes, denuncian, mientras la Policía acude "cada dos por tres" sin demasiado éxito. Los residentes aseguran que cuando los agentes intervienen, desciende el nivel de ruido y bajan la música. Pero a los pocos minutos de su marcha, todo vuelve al nivel de ruido habitual.

El único acuerdo al que llegaron vecinos y empresarios fue el de la contratación de un servicio de basuras adicional a cargo de los restaurantes para evitar la acumulación de cajas y residuos en la calle, ya que los servicios municipales no daban abasto. Tampoco este nuevo remedio lo es, según relatan a este diario. "Toda la calle se llena de bolsas, de botellas, de charquitos de vino. Y lo peor es cuando compran marisco y dejan las cajas".

A falta de ver los locales de nuevo abiertos y cumpliendo la normativa, el vecindario aplaude la decisión de las autoridades municipales y confían en que "este susto" sirva para mantener las aceras despejadas y más limpias.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios