EN EL PLENO MUNICIPAL del ayuntamiento

Ahora Madrid arrastra a Carmena a favor de las okupaciones y pierde el apoyo del PSOE

La alcaldesa y sus concejales afines se habían desmarcado de las okupaciones frente al sector crítico que participó de las recientes manifestaciones de apoyo al Patio Maravillas

Foto: Uno de los desalojos de un edificio okupado por el Patio Maravillas, en junio de 2014. (EFE)
Uno de los desalojos de un edificio okupado por el Patio Maravillas, en junio de 2014. (EFE)

El grupo municipal de Ahora Madrid se ha quedado solo durante el pleno del aAyuntamiento en la defensa de los centros sociales okupados en la ciudad. La proposición presentada por el grupo popular en contra de las usurpaciones de inmuebles realizadas por “grupos organizados en Madrid” ha recibido el apoyo tanto del PSOE como de Ciudadanos, logrando así salir adelante, aun con el rechazo de Ahora Madrid. A propuesta del PP, la votación se realizó a mano alzada, precisamente con la intención de visibilizar la división interna en el Gobierno muncipal que ha generado la última okupación del Patio Maravillas, colectivo del que provienen varios ediles y que fue motor de la candidatura municipalista, así como el amago de desalojo de centro social La Dragona, situado en un inmueble municipal del cementerio de La Almudena.

La alcaldesa, Manuela Carmena, y sus concejales afines se habían desmarcado de las okupaciones frente al sector crítico que participó de las recientes manifestaciones de apoyo al Patio Maravillas. Además, la alcaldesa se mostró a favor de desalojar el espacio La Dragona, lo que se paralizó hace una semana mediante una orden firmada por el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez-Mato. Finalmente, todos los concejales han votado en contra de la propuesta, incluida la alcaldesa, plegándose a las posturas del sector crítico. Un gesto que ha llamado la atención de sus socios socialistas, puesto que no hay disciplina de voto en Ahora Madrid, como ya ha quedado patente en otras votaciones a mano alzada.

Los socialistas se han desvinculado en esta ocasión del Gobierno municipal, argumentando: "No defendemos las okupaciones y no podemos apoyar la falta de acción contra las okupaciones". En este sentido, han recordado las palabras de Carmena al afirmar que, cuando un propietario reivindica su propiedad, lo justo es que los okupas se marchen, y han aprovechado para exhortar al ayuntamiento a que intervenga en la defensa de los bienes públicos.

El encargado de defender la postura de Ahora Madrid fue el delegado del área de Gobierno de Coordinación Territorial y Asociaciones, Nacho Murgui, quien remarcó que las administraciones deben adaptarse y dar cauces a las aspiraciones de participación de la ciudadanía. Aspiraciones que, remarcó, "no son un peligro, sino parte de la esencia de la democracia" y una señal de "salud democrática". El edil subrayó que las formas de participación a lo largo del tiempo van cambiando, por lo que el ayuntamiento debe también evolucionar, y ha avanzando que seguirá trabajando "en la dirección de poner a disposición de los vecinos espacios y recursos para que puedan tener equipamientos y dar cauces a su aspiración participativa".

Murgui fue el responsable de sacar adelante la nueva normativa de cesión de espacios. Un texto que colectivos como el propio Patio Maravillas han criticado duramente. En el comunicado mediante el que anunciaron su última okupación, este espacio remarcaba que la solución a las demandas de cesión de un espacio municipal a la autogestión ciudadana es algo que “lamentablemente no parece estar en los planes de este ayuntamiento”. Tras el desalojo exprés, se emitió un segundo comunicado en el que animaban a que “cada una desde la posición de responsabilidad que ocupa, ya sea desde los movimientos sociales o desde las posiciones institucionales del ayuntamiento”, defienda activamente el “derecho a la ciudad”.

La Red de Espacios Ciudadanos, que agrupa a diversas asociaciones y a parte del tejido vecinal para reivindicar conjuntamente la creación de centros sociales para el desarrollo de su actividad en los barrios, también ha criticado la falta de participación, y la supuesta merma a la autonomía de dichos espacios y a su carácter autogestionado que supondría. Con todo, pretenden seguir negociando con el ayuntamiento para poder mejorar el texto. Las tensiones entre las bases de Ahora Madrid y el Gobierno municipal, que estuvieron en su germen e impulsaron la candidatura, siguen visibles, pero el último gesto de la alcaldesa pone de relieve la voluntad de reconciliación.

Como subrayó irónicamente el concejal popular encargado de presentar esta proposición, Percival Peter Manglano, "ustedes son el Gobierno y la legítima oposición al mismo tiempo". Tampoco escondió que la principal intención que estaba detrás de esta proposición era "aclarar la situación" interna de Ahora Madrid. "Cuando un grupo organizado usurpa un inmueble para desafiar al ayuntamiento y la mitad de los concejales se ponen de su lado, es un hecho gravísimo", señaló, además de que, en su opinión, "pone de relieve la seña de identidad de que solo entienden la política como protesta".

Desde el grupo municipal de Ciudadanos, la edil Silvia Elena Saavedra animó a los concejales de Ahora Madrid a posicionarse "del lado de los buenos o de los malos", remarcando que "no se puede ser concejal de Ahora Madrid y apoyar delitos del Código Penal". Saavedra también emplazó a los miembros del Gobierno municipal a que "sean democráticos y que gobiernen para la mayoría de los madrileños, que son tranquilos".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios