El relevo de Esperanza Aguirre en el PP

Cospedal impulsó la "solución definitiva" de Cristina Cifuentes para Madrid

El PP celebra el golpe de autoridad en Madrid, sin las discrepancias y las dilaciones de otros nombramientos: los 'esperancistas' se pasan en masa a las filas de Cifuentes

Foto: La secretaria general, María Dolores de Cospedal (d), y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)
La secretaria general, María Dolores de Cospedal (d), y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

La decisión de colocar ya al frente del PP de Madrid a Cristina Cifuentes no ha venido precedida de las discrepancias internas y las dilaciones de anteriores nombramientos en el seno de la dirección nacional del partido, como en los casos de Andalucía o la Comunidad Valenciana. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, postuló a la presidenta de la Comunidad como "solución definitiva" para cubrir la baja por dimisión de Esperanza Aguirre con una gestora nombrada al efecto. En la sede de Génova se descartó una posible solución intermedia y de transición, la elección de un presidente provisional por la junta regional (de mayoría 'esperancista'), y Rajoy se decantó por la 'toma' del PP de Madrid que había descartado en 2012, cuando la lideresa dejó la jefatura del Gobierno autonómico.

Aunque el debate en los medios se ha centrado en si Aguirre también había dimitido para presionar a Rajoy para que haga lo mismo, en el seno del PP el último episodio protagonizado por la expresidenta autonómica se enmarca en clave de pelea interna por el poder. La exlideresa estaba de retirada, dicen en medios de los populares, y sOlo se ha adelantado, obligada por el caso Púnica, a lo que iba a ocurrir en el próximo congreso regional. Aguirre y sus incondicionales esperaban una gestora encabezada por Juan Carlos Vera, del equipo de organización de la dirección nacional, pero no que Cifuentes aterrizara directamente.

Rajoy, después del debate previo y reuniones con Cospedal y los vicesecretarios del partido, se decantó por nombrar un equipo completo para dar la vuelta al PP regional: Cifuentes como presidenta de la gestora y nueva referencia de los populares madrileños y Vera de secretario general para gestionar el día a día de la organización regional. El resultado fue fulminante, esa misma tarde del lunes media docena de alcaldes y destacados concejales, algunos de ellos antiguos 'esperancistas', como Juan Soler, se sumaban a las voces que pedían una decisión 'definitiva' con el nombramiento inmediato de Cifuentes.

La presidenta regional, Cristina Cifuentes, junto a Juan Carlos Vera, número dos en la gestora. (EFE)
La presidenta regional, Cristina Cifuentes, junto a Juan Carlos Vera, número dos en la gestora. (EFE)

Al día siguiente por la mañana y una vez que se hizo público el fallo de Génova, las llamadas a la presidenta autonómica y a Vera para felicitarles por las nuevas responsabilidades adquiridas y ponerse a su disposición ("para lo que quieras") desbordaron cualquier previsión de los afectados. Y los mensajes más tempraneros y solícitos procedían de los incondicionales de Esperanza Aguirre, concejales del ayuntamiento incluidos, según aseguran en fuentes del PP.

Después de 12 años de control absoluto del PP de Madrid por la lideresa, sus partidarios se pasan en masa a las filas de la futura presidenta cuando pueden faltar hasta seis meses para que se celebre el congreso regional. De rebote, el único posible foco de contestación interno que había en el Partido Popular frente a la dirección que encabeza Mariano Rajoy se diluye cuando la organización se encuentra en su peor momento, tanto por haber obtenido el 20-D los peores resultados electorales desde 1989, como por sus escasas opciones para seguir en el poder por la vía de los pactos.

El nombramiento de Vera como secretario general también tiene una clave electoral. Fue el jefe de campaña en Madrid para las locales y autonómicas de mayo, con Aguirre y Cifuentes como candidatas, y su función será fundamental para afrontar un nuevo proceso electoral en el principal feudo que le queda al PP, si se tienen que repetir en junio las elecciones generales. En medios del PP, celebran ya como un éxito la decisión "de autoridad" de Rajoy en Madrid y el hecho de que la respuesta rápida y consensuada de la dirección al problema planteado por Aguirre rompa con los precedentes de 'los líos' que se hicieron en Andalucía primero o en el País Vasco con Arantza Quiroga después a la hora de los nombramientos y las sucesiones.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios