La Policía expulsará a los 80 inmigrantes detenidos por okupar el Johnny
  1. España
  2. Madrid
600 policías participaron en el desalojo

La Policía expulsará a los 80 inmigrantes detenidos por okupar el Johnny

Más de 400 antidisturbios desalojaron el emblemático inmueble situado en Ciudad Universitaria, donde se habían instalado más de 300 ocupas

La Policía Nacional expulsará a los 80 inmigrantes detenidos el pasado miércoles durante el desalojo del colegio mayor San Juan Evangelista -Johnny-, situado en el campus de la Universidad Complutense. El centro, que llevaba meses habitado por estos extranjeros y por otros 230 okupas, fue desalojado después de que así lo ordenara el Juzgado número 12 de Madrid, que admitió la denuncia interpuesta por el rector de la universidad, que no ha hecho más que recibir quejas sobre los altercados y el tráfico de drogas que vienen teniendo lugar en el inmueble desde que cerró en julio de 2014.

Más de 600 policías -400 de ellos antidisturbios- abordaron la finca en la madrugada del miércoles y detuvieron a 80 personas por infracciones relativas a la Ley de Extranjería. Todos ellos pasaron por el departamento de Extranjería de la Policía, que les ha abierto un expediente de expulsión debido a que todos se encontraban presuntamente en situación irregular. Será ahora la Delegación del Gobierno la que decida en los próximos tres o cuatro meses si les incoa el definitivo decreto de expulsión, algo que ocurre en la mayoría de los casos.

Todos ellos, por lo tanto, saldrán presumiblemente del país cuando se cumpla este último trámite. Los detenidos, que se encuentran en libertad aunque fichados por la Policía hasta que se tramite su expulsión, proceden mayoritariamente de Camerún, Guinea-Bisáu, Marruecos, Argelia y Ghana. Todos ellos habían establecido una especie de gueto dentro del Johnny en una zona apartada del resto, a la que todos denominaban área "de moros y negros".

De hecho, Los okupas que inicialmente se adueñaron de la primera habitación que encontraban libre fueron intercambiándose los cuartos entre ellos con el fin de que los "moros y negros" se fueran situando casi todos en el mismo pasillo. Algunos africanos se quedaron en otras zonas mezclados con el resto, pero eran los que menos.

Todos los detenidos fueron fichados por la Policía Científica, que tomó nota de sus datos personales y huellas dactilares. Los agentes tambien hicieron fotos a los inmigrantes con el fin de que dentro de tres o cuatro meses puedan ser identificados con el fin de tramitar lo que presumiblemente será su identificación definitiva.

Tras el desalojo del colegio mayor, El Confidencial pudo acceder a las deterioradas instalaciones, que mostraban un aspecto sorprendente del que fue referente cultural de la ciudad de Madrid. Mobiliario destrozado, basura por todas partes, bicicletas, plantaciones de marihuana, botellas de alcohol vacías o excrementos de perro.

Inmigración Narcotráfico
El redactor recomienda