nuevo choque en la reunión de ayer

Divorcio entre ayuntamiento y agencias de 'rating': S&P cuestiona el "rigor técnico"

La reunión mantenida entre Carlos Sánchez Mato y miembros de S&P no sirvió para acercar posturas. De hecho, se confirmó lo inevitable: el ayuntamiento no quiere contar con las agencias

Foto: a alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto al concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato (i). (EFE)
a alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto al concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato (i). (EFE)

El Gobierno municipal presidido por Manuela Carmena pretende volar al margen de las agencias de calificación, sin someterse a sus notas ni evaluaciones sobre deuda o solvencia. El encuentro celebrado ayer entre el responsable de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, acompañado de su equipo, y los representantes de Standard&Poor's no sirvió para acercar posturas. Más bien, todo lo contrario... aunque miembros presentes en la reunión reconocen que “el tono fue menos hostil” de lo habitual. El divorcio anunciado, o lo que es lo mismo, la no renovación de los contratos con las agencias, que expiran a finales de año, ha contribuido a relajar las posiciones ante lo inevitable.

Los propios responsables de S&P arrancaron la reunión, que se prolongó durante más de dos horas y media, explicando el procedimiento a seguir para la no renovación y cómo actuaría la agencia -se conforma una comisión para hacer una memoria y se realiza una calificación final con la información disponible-. Con este punto de partida según el consistorio, y sin más encuentros previstos, desde la agencia se puso en duda el “rigor técnico” del ayuntamiento, obviamente negado por Mato, quien también reprochó a S&P que hiciese caso omiso de los informes técnicos por el hecho de no gustarles o por interesarse en polémicas como la guerra del transporte, a costa de la EMT, que enfrenta a Carmena y Cifuentes.

La relación con la otra agencia contratada por el Ayuntamiento, Fitch, apenas difiere en nada. Eso sí, los responsables de esta última incluso han cancelado una cita que ellos mismos habían solicitado. En el departamento de Economía y Hacienda no sorprende esta reacción e insisten en que el encuentro con S&P se enmarca dentro de una obligación contractual todavía vigente, por la que la empresa debe celebrar como mínimo una reunión presencial al trimestre con el cliente. Desde la agencia evitan hacer más comentarios al respecto, escudándose en que "como con cualquier cliente" la política de S&P es matener la privacidad del contenido de los encuentros.

La ruptura con las agencias calificadoras se producirá, según las intenciones del Gobierno municipal, en el mes de diciembre. Una decisión eminentemente política, aunque el consistorio tampoco niega que sea “práctica”. Al margen de las divergencias, Ahora Madrid explica que todas las cuentas de la Administración pública estarán a disposición de la ciudadanía, por lo que entienden que no es necesario contratar a una empresa para facilitárselas. Por otra parte, el edil Mato se mantiene firme en que el ayuntamiento no tiene intención de endeudarse, por lo que tampoco serían necesarios los servicios de S&P o Fitch.

Oficinas de la agencia de calificación Standard&Poor's. (EFE)
Oficinas de la agencia de calificación Standard&Poor's. (EFE)

En esta ocasión desaparecieron las sonadas amenazas de la agencia, hundiendo a la capital hasta el bono basura, si el ayuntamiento seguía con sus planes. El tono ha variado, tanto por la decisión de romper con las agencias que ya no tiene marcha atrás, como porque el ayuntamiento accedió a celebrar el encuentro con la condición de hacerlo público después.

Aun así, no para todos los representantes del consistorio madrileño desaparecen los fantasmas. De hecho, para los grupos municipales del PP y Ciudadanos el escenario puede volverse muy pesimista. El grupo popular critica la decisión exactamente igual que en el pasado octubre cuando Sánchez Mato hizo su primer anuncio de que no renovaría con las agencias. Los populares insisten en que habrá millones de pérdidas y, sobre todo, afirman que no tener calificación podría conllevar consecuencias muy dañinas si en los próximos años el ayuntamiento necesitara renegociar su deuda o incluso obtener nuevos créditos, porque no se aplicarían las mejores condiciones.

El grupo municipal de Ciudadanos también considera la decisión de Ahora Madrid "un grave error", al entender que contar con las agencias de calificación es algo "necesario e importante", porque sus valoraciones son fundamentales en los grandes proyectos de inversión o si, a pesar de la intención del Gobierno municipal, el consistorio se endeuda. El partido liderado por Begoña Villacís critica el gran componente ideológico que hay en la animadversión de Ahora Madrid hacia las agencias de calificación y teme que los mayores perjudicados sean los ciudadanos que, por ejemplo, compraron bonos en la última emisión.

Cuando en octubre el Ejecutivo municipal anunció que no tenía intención de renovar los contratos con las agencias de calificación, S&P contestó 'al portazo' con una leve mejora en la nota hasta BBB+/A-2 (desde un escalón menor, BBB/A-2) aunque mantuvo la perspectiva negativa, porque a su juicio "la auditoría ciudadana que el ayuntamiento está llevando a cabo podría tener consecuencias en la voluntad de la ciudad para pagar la deuda que vence en los próximos 18-24 meses". Los analistas financieros insistieron por su parte en que las agencias "son necesarias" para que el mercado "cuente con la mayor cantidad de información posible" y, en ese sentido, no aceptan la posibilidad de "vivir al margen de ellas". Además, reconocieron evaluar con cierta prudencia las futuras consecuencias al no existir precedentes en el marco comparado.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios