El alcalde de Colmenar Viejo declarará como imputado tras 20 denuncias anónimas
  1. España
  2. Madrid
por prevaricación urbanística

El alcalde de Colmenar Viejo declarará como imputado tras 20 denuncias anónimas

Miguel Ángel Santamaría, del PP, declara el día 30 acusado de prevaricación urbanística. Es una de la veintena de denuncias que han llegado a la Fiscalía. El regidor asegura que es un campaña contra él

Foto:

Una veintena de denuncias anónimas acorralan al alcalde de Colmenar Viejo (PP), Miguel Ángel Santamaría Novoa, que declarará como imputado el 30 de septiembre en el juzgado de instrucción número 3 de esta localidad del norte de Madrid. Las denuncias llegaron en cascada a la Fiscalía Anticorrupción y a la Fiscalía de Madrid, y el regidor las enmarca en "una campaña de desprestigio" que hay contra él. De momento, el alcalde está acusado de un delito de prevaricación urbanística. Pero no está solo. Otros cinco de sus concejales y dos exediles que formaron parte de su anterior equipo de Gobierno también desfilarán ante el tribunal. Otras denuncias que también han llegado al fiscal ponen en entredicho contratos del Ayuntamiento con empresas de la trama Púnica.

Santamaría, por su parte, acusa a un grupo de funcionarios de haber iniciado esta campaña de acoso contra él. Reconoce que no tiene pruebas para acusar a nadie, "pero todo indica que deben ser funcionarios porque los papeles que han llegado a la Fiscalía son todos documentación interna que ha salido del Ayuntamiento. Estoy indignado. Encima se ha filtrado a la prensa". El alcalde y sus concejales tendrán que declarar ante la jueza titular del juzgado 3 de Colmenar, Alicia Barba, porque concedieron una licencia de primera ocupación de una promoción de 22 viviendas en contra de los informes técnicos y jurídicos de algunos funcionarios.

“Todo es legal. Lo hicimos en beneficio de los propietarios de los pisos, la cooperativa Melca 21. Perdían dinero si no les concedíamos la licencia, era por un problema eléctrico", explica Santamaría, que recalca "que en todo caso será una infracción administrativa, no un asunto penal". La realidad es que la Fiscalía ha solicitado al Ayuntamiento documentación sobre, al menos, 15 licencias urbanísticas sobre 15 obras distintas, todas concedidas en contra de informes técnicos.

76 viviendas en la calle Talgo, tres viviendas en la calle de la Roca, 24 pisos en la calle Miguel Corral Aragón, seis casas en la calle Frailes… son muchos los expedientes que han llegado a la Fiscalía. "Todo es correcto. Hay tres denuncias que ya han sido archivadas. Pero todo esto sigue. Es indignante", concluye Santamaría, que lleva en el Consistorio desde el año 2003 y forma parte del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid. Algunas de las denuncias implican también al anterior alcalde, José María de Federico Corral, que fue diputado autonómico con Esperanza Aguirre. De Federico fue investigado, pero finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Madrid rechazó la querella en mayo de 2015.

La actuación de Loquillo

Pero no solo se trata de problemas urbanísticos. Otra denuncia anónima que ha llegado a la Fiscalía versa sobre el contrato que el 14 de agosto de 2014 el propio alcalde y la Junta de Gobierno del Ayuntamiento (47.000 habitaantes) firmaron con una de las empresas de la trama Púnica. El Consistorio pagó 32.670 euros a Waiter Music, propiedad de José Luis Huerta Valbuena, imputado por la Audiencia Nacional, para que el cantante Loquillo actuara en las fiestas patronales. “Nosotros queríamos tener a Loquillo, que ese año tenía una gira de éxito, y Loquillo solo trabajaba con Waiter Music", explica el alcalde.

Huerta ya declaró ante la Audiencia que organizaba conciertos de mucho calibre porque era una especie de representante de artistas como Melendi, Loquillo, Siempre Así o los infantiles Cantajuegos. La Ley de Contratos del Sector Público permite que en los conciertos en fiestas municipales se puedan realizar adjudicaciones directas si el contrato se suscribe entre el Ayuntamiento y el representante del artista sin intermediarios. En estos casos, los artistas suelen tener sus propios representantes, que firmaban con Waiter Music la cesión de los derechos para determinados festejos en municipios madrileños.

Los investigadores creen que Waiter Music, debido a su intermediación, inflaba los costes de los conciertos. Gracias a Waiter, Loquillo no solo actuó en Colmenar. También lo hizo en Fuenlabrada (la actuación costó 22.400 euros) y en Arroyomolinos (22.920 euros). A la Fiscalía también ha llegado una denuncia con 13 contratos por valor de 316.000 euros que Colmenar Viejo firmó con otra empresa de festejos, Guti Producciones. Esta firma está siendo investigada en la 'operación Flauta', que ha dejado varios detenidos en Alcalá de Henares por el presunto amaño de contratos de festejos en el municipio alcalaíno. En 'Flauta' también ha sido detenido José Luis Huerta.

Fiscalía Anticorrupción Corrupción