la herencia del número dos de botella

La concesionaria del alquiler de bicis en Madrid no cubre ni el 50% de lo contratado

La responsable del área de Movilidad convoca a los responsables de la concesionaria para exigir que se cumplan los mínimos comprometidos, mientras audita el contrato de 25 millones de euros

Foto: Bicicletas eléctricas del sistema público de alquiler, BiciMad. (EFE)
Bicicletas eléctricas del sistema público de alquiler, BiciMad. (EFE)

A las denuncias de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (Ambe) contra el procedimiento con el que la exalcaldesa Ana Botella adjudicó el servicio de bicletas a la empresa BonoPark, a través de su número dos Diego Sanjuanbenito, se suman una serie de deficiencias e incumplimientos en el pliego de condiciones que el nuevo Gobierno municipal no está dispuesto a tolerar. La responsable del área de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha convocado a los responsables de la concesionaria para buscar soluciones y exigir que se cumplan los mínimos comprometidos en el contrato. Y es que según el conteo diario que llevan realizando durante las últimas semanas, el número de bicis a disposición de los usuarios no llega a cubrir el 50% del contratado.

De las cerca de dos mil bicicletas que deberían estar en circulación a diario, lo habitual es que no superen, de media, las mil. Unas cifras que coinciden con las aportadas por colectivos cicloturistas y de usuarios, como BiciBad, En Bici por Madrid o Pedalibre, con los que Sabanés se reunirá hoy para recoger sus propuestas de mejora del servicio. Al margen de buscar soluciones para paliar deficiencias menos urgentes, la concejal ha alcanzado un acuerdo con la empresa adjudicataria por el que ésta se compromete a poner en circulación otras mil bicicletas más. Será a partir del próximo mes de septiembre y no acarreará costes adicionales a las arcas municipales.

El Ayuntamiento sigue “levantando alfombras” y procediendo a la auditoría de todos los contratos integrales que el anterior ejecutivo dejó atados con diversas adjudicatarias, principalmente las que tienen que ver con la gestión de la limpieza de calles y zonas verdes, la reparación del mobiliario urbano y la gestión de la movilidad. En este último caso, la duración del contrato de adjudicación es de doce años, y el procedimiento por el que se llevó a cabo, según indican fuentes del consistorio, dificulta la imposición de sanciones por incumplimiento de las condiciones firmadas.

El criterio con más peso para la adjudicación del contrato era el económico, que suponía un 75% de la puntuación. Un condicionante que, según las fuentes que llevan a cabo la auditoría, provoca que estos concursos se conviertan en “subastas” con contratos firmados a la baja, acarreando una mala atención en el servicio y limitando las posibilidades de revertirlos o establecer sanciones.

El contrato de 25 millones de euros con BonoPark cocinado por el anterior concejal de movilidad y mano derecha de Ana Botella, el ahora diputado popular en la Asamblea de Madrid Diego Sanjuanbenito entre cuyos méritos se encuentra el haber sido amigo íntimo de su hijo mayor José María, fue puesto en entredicho por una supuesta vulneración del derecho a la libre competencia. Además de carecer de solvencia financiera y técnica (el servicio similar que gestionaba en San Sebastián está prácticamente desmantelado), como consta en la demanda de Ambe, la empresa americana Alta Bicycle que la avalaba ha quebrado. Su director general, Tobias Zisik, fue antes director general de Planificación Estratégica de Metro de Madrid.

La adjudicataria culpa al vandalismo

La puesta en marcha de este servicio recibió buenas críticas por parte de la mayoría de colectivos relacionados con la movilidad urbana y los usuarios de este medio de transporte, pero las deficiencias que comenzó a presentar desde sus inicios rebajaron rápidamente las expectativas. Como subrayan desde la asociación BiciBad, otra de las principales fallas tiene que ver con errores en el sistema de anclaje de la bici que provocan que se cobre irregularmente el saldo de los usuarios. “Muchas veces al dejar la bici, el anclaje se queda en rojo, y además de que esto impide a otro usuario coger la bici, hace que el saldo te siga corriendo”, explican.

Así devuelve la Policía Municipal las bicicletas en Madrid

De los informes proporcionados por la empresa adjudicataria al Ayuntamiento se desprende que el problema de la falta de bicicletas se debe al vandalismo. Si bien en cierto que esta es una problemática por solucionar, a pesar de los GPS integrados en las bicicletas y las cámaras de seguridad instaladas en las estaciones, su incidencia en las prestaciones del servicio es mucho menor que las relacionadas con el diseño o la inoperatividad de los sistemas informáticos, que periódicamente dejan de funcionar, como recalcan desde los diferentes colectivos. Por otra parte, la empresa encargada de gestionar BiciMad solo dispone de un vehículo para recoger las bicicletas abandonadas o estropeadas, claramente insuficiente para el centenar que de media retira al día.

Deficiencias todas ellas sobre las que la concejal del área de Movilidad dice ser consciente, y que remarca su prioridad en darles solución “para que no fracase un servicio con elevada demanda”. Además de la realización de auditorías, la concejalía velará porque los compromisos arrancados a la adjudicataria se cumplan en tiempo y forma, y en caso contrario no descartan buscar la manera de rescindir el millonario contrato firmado por el anterior ejecutivo.  

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios