Cifuentes responde a Álvarez de Toledo: “Si no habló fue porque no quiso”
  1. España
  2. Madrid
EN LAS JUNTAS DIRECTIVAS "CUALQUIERA PUEDE HABLAR"

Cifuentes responde a Álvarez de Toledo: “Si no habló fue porque no quiso”

La candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid asegura a 'El Confidencial' que Mariano Rajoy es "solvente" y Esperanza Aguirre "arrolladora". El 24 de mayo "salgo a ganar"

La candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha cerrado filas en torno a la figura del presidente Mariano Rajoy, la persona que la propuso para sustituir a Ignacio González. Este miércoles, la diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo reprochaba al máximo dirigente popular, a través de una carta publicada en un medio de comunicación, que no le diera el turno de palabra en la Junta Directiva Nacional que se celebró el martes. “En las juntas directivas cualquier persona que quiere puede hablar con total normalidad. Si no habló fue porque no quiso”, criticó ante las cámaras de El Confidencial la todavía delegada del Gobierno.

En una visita a la sede de este diario, la candidata popular reconoce que le costó muy poco dar el ‘sí’ a su nueva andadura. “He de reconocer que ahora me da más vértigo que entonces”. La “coletas” del PP, como quiere identificarse en su campaña para frenar el fenómeno Podemos, asegura que no le da miedo perder las elecciones porque sale "a ganar". Tampoco ha pensado todavía a qué partido pedirá ayuda si no consigue la ansiada mayoría absoluta. “Es que voy a ganar y el apoyo se lo pido a los ciudadanos”, insiste.

De hecho, se pone celosa cuando se le pregunta qué tiene Albert Rivera que tanto gusta al electorado. “No lo sé, eso tiene que preguntárselo usted a quien le vota”. Pero le gustaría que, tras las elecciones autonómicas del 24 de mayo, los periodistas le pregunten al líder de Ciudadanos qué tiene Cristina Cifuentes para ser tan querida.

Cifuentes es consciente de la desafección que siente el electorado con la clase política, por eso se ha comprometido a hacer una campaña de pico y pala, pateándose la calle y escuchando a los vecinos. Le gusta que le llamen la “coletas” y se enciende cuando habla de Podemos y de Pablo Iglesias, a quien considera un populista. De hecho, dice que no piensa aún cortarse la coleta, “pero igual me suelto la melena”.

Una de sus tareas más urgentes es dejar recogido su despacho de la delegación del Gobierno que, desde el viernes, ocupará otra persona todavía por decidir hasta agotar la legislatura. Dejar la Delegación es lo que más pena le da de esta nueva aventura. “Yo ya he puesto encima de la mesa un nombre para sustituirme”, asegura, pero sabe que la decisión última no depende de ella. Mientras llena cajas y le hacen un hueco en Génova, el cuartel general del PP donde plantará su despacho hasta conocer su nuevo destino el 24 de mayo, Cifuentes debe verse con Aguirre asiduamente para diseñar la lista electoral, que tiene que estar terminada antes del 20 de abril.

Diseñar la lista electoral, lo más difícil

La candidata a la Comunidad asegura que no cederá ante nadie que esté imputado o inmerso en un proceso judicial. Las predicciones electorales son malas y hay muchas personas en el PP de Madrid que piden acomodo: los concejales afines a Ana Botella, los consejeros y diputados cercanos a Ignacio González, los aguirristas que no caben en el Ayuntamiento y los suyos, claro. “Es muy difícil hacer hueco a todos”, reconoce.

Cifuentes no se moja cuando se le pregunta por quién ha sido el mejor presidente de la Comunidad de Madrid, pero sí matiza el peor: el socialista Joaquín Leguina. Si tiene que elegir entre Real Madrid y Atlético se queda con el equipo blanco y confiesa que, para perderse por algún rincón de la capital, elige Madrid Río.

La última vez que viajó en metro fue “la semana pasada” y aprovecha la noche, cuando tiene algo de tiempo libre, para leer todos los descalificativos que se vierten sobre ella en las redes sociales. “Normalmente son constructivos, pero también hay insultos”. Cifuentes no es partidaria de los ‘test de honradez’ que su compañera de partido y candidata a la Alcaldía, Esperanza Aguirre, está haciendo a los populares que la acompañarán en la lista al Ayuntamiento. “No, no los voy a hacer”.

En una palabra, Mariano Rajoy es, para Cifuentes, “solvente”; Aguirre, una persona “arrolladora”; Gabilondo “rector”, Juan Carlos Monedero “vecino” –compartían barrio cuando eran jóvenes–; Policía Nacional es sinónimo de “seguridad” y Madrid, “una maravilla”. Palabra de candidata.

Cristina Cifuentes Partido Popular (PP)
El redactor recomienda