lleva años en desuso y estará 10 meses en obras

Mudanza a la "humilde" Casa de la Villa: el farol imposible de Esperanza Aguirre

La candidata a la Alcaldía se empeña en decir que no pisará el Palacio de Cibeles. Pero la vuelta a la antigua sede parece improbable por las condiciones del edificio y por el espacio del inmueble

Foto: La presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía, Esperanza Aguirre (EFE)
La presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía, Esperanza Aguirre (EFE)

“Si soy alcaldesa, no pisaré el Palacio de Cibeles”. Es la frase que más ha repetido Esperanza Aguirre desde que el pasado viernes supo que será la candidata del PP a la Alcaldía de Madrid. Y, según ha ido reiterando en estos días, tiene la intención de “volver a la Casa de la Villa, un lugar humilde y sencillo, por razones de ahorro”.

Pero el traslado a la antigua sede parece improbable. Fuentes internas del Ayuntamiento insisten en que el edificio municipal está desfasado para un consistorio moderno que es además el más grande de toda España. En todo caso, durante estos años ha estado prácticamente en desuso y parece inviable albergar al personal y los efectivos del Ejecutivo madrileño, precisamente por las condiciones en las que se encuentra y el espacio del propio inmueble.

Además, la Casa de la Villa tiene otros planes desde hace meses. El Ayuntamiento de Ana Botella decidió remodelarlo y convertirlo en la nueva sede del Instituto de Formación y Estudios del Gobierno Local en el marco de su Plan de Gestión Patrimonial. El proyecto tiene un doble objetivo: por un lado, ahorrarse el alquiler que cuesta alojar el Instituto en la Calle Almagro (en torno a 1,5 millones); y por el otro, dar un cometido cultural concreto a este emblemático lugar, cuya historia se remonta al siglo XVI. De hecho, las obras se han puesto en marcha hace pocos días, después de que en noviembre el actual Ejecutivo adjudicara a Vías y Construcciones S.A. esta remodelación, valorada en 1.317.773 euros y que durará previsiblemente unos 10 meses.

Esperanza Aguirre quiere 'mudarse' de alcaldesa

 

En caso de que la ocurrencia de Aguirre saliera adelante, habría que pensar también en anular el plan e indemnizar a la concesionaria, además de en cómo abordar nuevas obras más acordes a lo que supone un Ayuntamiento. Por otro lado, no hay que olvidar que, cuando el consistorio se ubicaba en la Casa de la Villa, contaba también con la Casa Cisneros, situada en la misma Plaza, en la que ahora se celebran comisiones municipales.

‘Abandono’ del edificio

El último acto oficial celebrado en la antigua sede del Consistorio fue un pleno municipal en noviembre de 2011, y la versión que mantuvo el PP tras el traslado al Palacio de Cibeles contemplaba que seguiría utilizándose para acoger actos institucionales y mantenerlo como patrimonio visitable. Sin embargo, esta iniciativa nunca se llevó a cabo, como denunció UPyD acusando a los ‘populares’ de incumplir esa promesa, siendo en 2011 el único acto celebrado la entrega de las Llaves de la Ciudad al presidente de Panamá, y en 2013, por ejemplo, el entierro de la sardina en Carnavales y algún otro pregón festivo.

El traslado de sedes ideado y realizado por Alberto Ruiz-Gallardón cuando era alcalde de la capital costó aproximadamente 500 millones de euros. Fue una operación muy compleja que contuvo distintas transacciones inmobiliarias por tratarse de un edificio propiedad del Ministerio de Fomento. El cambio de Ayuntamiento cosechó críticas unánimes entre los grupos de la oposición, al tildarlo de “derroche absoluto”, y descontento también en el interior del PP, como ya mostró Aguirre entonces.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios