'el confidencial' accede al sumario de la 'púnica'

El socio de Granados consiguió contratos con la Comunidad por 60 millones de euros

Una empresa vinculada al presunto cerebro de la trama, David Marjaliza, obtuvo contratos con el Gobierno regional entre los años 2007 y 2012 que ascendieron a casi 58 millones de euros

Foto: La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, conversa con el exsecretario general del PP madrileño, Francisco Granados (i). (EFE)
La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, conversa con el exsecretario general del PP madrileño, Francisco Granados (i). (EFE)

La Operación Púnica se comparó desde el principio con el caso Gürtel por el tipo de trama e implicaciones tanto empresariales como políticas. Y de nuevo vuelven a salir contratos con la Comunidad de Madrid cuando era Esperanza Aguirre la presidenta. Una empresa vinculada al presunto cerebro de la trama, David Marjaliza, obtuvo contratos con el Gobierno regional entre los años 2007 y 2012 que ascendieron a casi 58 millones de euros.

Estos contratos con la empresa Atención Social Residencial tenían como objeto la gestión de centros de mayores. También consiguió licitaciones con la Generalitat Valenciana y los ayuntamientos madrileños de Móstoles, Humanes y Villabilla. Precisamente, un concejal de Móstoles fue detenido y está imputado por esta trama de corrupción.

Esta sociedad es socia de Atención Social y Residencial de Valdemoro, que la Agencia Tributaria vincula con el socio y amigo de Francisco Granados, la cual recibió por parte del ayuntamiento de esa misma localidad contratos por la gestión de una residencia que ascendieron a casi 12 millones de euros entre 2008 y 2013.

Francisco Granados y su amigo y socio David Marjaliza llegan a la prisión de Soto del Real. (EFE)
Francisco Granados y su amigo y socio David Marjaliza llegan a la prisión de Soto del Real. (EFE)

Del sumario del caso Púnica, al que ha tenido acceso El Confidencial, se desprende la maraña de empresas vinculadas a Marjaliza muy relacionadas con Valdemoro, pero con ramificaciones en la Comunidad de Madrid, sobre todo desde que Granados abandonó el consistorio y aterrizó en el Gobierno autonómico como consejero de Presidencia, Justicia e Interior. 

Desfases en las cuentas de la Comunidad

Es significativo que a partir de 2007, Marjaliza, a través de la empresa Vancouver Gestión –participada por sociedades que acaban finalmente con Marjaliza como socio único–, comienza a cobrar por la Comunidad de Madrid arrendamientos por unas cantidades que no cuadran en las declaraciones de la empresa y del Gobierno de Aguirre. Algunos desfases llegan a los 300.000 euros, entre lo que declara la sociedad a Hacienda y lo que hace la Comunidad, siendo esta la que menos declara en todos los casos.

Pero más llamativo es que en los años 2012 y 2013, Vancouver Gestión directamente no declara los ingresos aportados por el Ejecutivo de Aguirre, que ascienden a casi 1,2 millones de euros, todo ello en concepto de arrendamientos. Todos estos datos constan en varios informes de la Agencia Tributaria, que analiza todas las empresas de la trama Púnica por orden de la Fiscalía Anticorrupción y del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que envió a prisión incondicional tanto a Granados como a su socio.

En la dirección de Vancouver Inmobilien GMBH se encuentra un supermercado. (Google Maps)
En la dirección de Vancouver Inmobilien GMBH se encuentra un supermercado. (Google Maps)

Dentro del sumario, del que se ha levantado parcialmente el secreto del sumario, se puede encontrar un ingente número operaciones inmobiliarias y urbanísticas por parte del emporio creado por Marjaliza y que incrementó exponencialmente desde que Granados fue elegido alcalde de Valdemoro, primero, y consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, después.

Una de las operaciones que la Agencia Tributaria destaca es la venta por parte de la sociedad Servicios Logísticos Inmobiliarios –cuyo administrador es una empresa de Marjaliza– de una finca a Vancouver Gestión por algo más de 15 millones de euros en 2004, haciendo sospechar que el vendedor y el comprador finalmente son el mismo. 

Movió 10 millones de euros en Suiza

Todos estos movimientos económicos no cuadran con las rentas declaradas a Hacienda. Es más, cuando el socio de Granados tuvo las primeras noticias de que estaba siendo investigado, decidió realizar, en febrero de 2014, una declaración complementaria conjunta con su esposa. Entre 2003 y 2012 las rentas declaradas rondaban anualmente entre ambos los 100.000 euros, excepto un año que llegó al millón de euros. Sin embargo, la Agencia Tributaria señala que las cifras de rentas no declaradas contrastan con otra información de la que disponen. Concretamente, con la documentación remitida por las autoridades suizas en diciembre de 2013 –que se convirtió en el germen de la Operación Púnica– de varias cuentas de Marjaliza en el país helvético. Entre 2003 y 2011 realizó 80 operaciones de diez millones de euros, la mitad de ellas a través de la sociedad Sheraton.

El cerebro de esta trama de corrupción, centrada en Madrid pero que salpica a otras comunidades autónomas como León o Murcia, ya había sacado a través de sus empresas dinero al extranjero. Concretamente, desde Vancouver Gestión realiza cuatro salidas de divisas a Alemania por 3.680.000 euros a la empresa Vancouver Inmobilien GMBH, localizada en Düsseldorf, y envía otro medio millón de euros a la empresa Madrilisboa, en la capital portuguesa. 

Imputado en tres juzgados por delito fiscal

Granados y Marjaliza fueron un 'tándem' durante muchos años. Uno dirigía las empresas y el otro movía los hilos a nivel político. De ahí que la Agencia Tributaria haya encontrado vinculaciones económicas entre ambos en nueve sociedades. A pesar de que su infierno comenzó a raíz de que Suiza alertara de que ambos disponían de cuentas con fondos de origen desconocido, ya tenían la lupa judicial encima. A Granados le estaban investigando por una denuncia anónima que le vinculaba con procesos de cohecho y prevaricación, mientras que Marjaliza tenía tres causas abiertas por delito fiscal, que aún lo siguen estando.

Según ha podido saber El Confidencial, está imputado por delitos contra la Hacienda Pública en la declaración del Impuesto de Sociedades –en las que presentó facturas falsas para  justificar gastos– en los juzgados de Parla, Valdemoro y Madrid. En todos los procesos se encuentra encausado junto a varias sociedades, entre ellas Vancouver Gestión.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios