Es noticia
Menú
Otra vuelta de tuerca en Ourense: el alcalde despide al PP y gobernará con 4 ediles de 27
  1. España
  2. Galicia
La coalición vuelve a saltar por los aires

Otra vuelta de tuerca en Ourense: el alcalde despide al PP y gobernará con 4 ediles de 27

El Gobierno de la tercera ciudad de Galicia inicia su cuarta etapa tras una nueva ruptura del pacto entre Gonzalo Pérez Jácome y los populares. Alberto Núñez Feijóo ya advirtió de los problemas de este acuerdo

Foto: Gonzalo Pérez Jácome. (EFE)
Gonzalo Pérez Jácome. (EFE)

El Gobierno municipal de Ourense, encabezado por el controvertido Gonzalo Pérez Jácome (Democracia Ourensana), encara su cuarta etapa en apenas tres años. La coalición con el PP, que se rompió en 2020 y se recompuso un año más tarde, vuelve a saltar por los aires. Los últimos diez meses de mandato los afronta el alcalde con solo cuatro concejales, después de firmar la retirada de sus competencias a los ediles de los populares. Es —de momento— el último capítulo de una alianza a la que se encomendaron los populares para no perder la Diputación de Ourense, un intercambio de cromos que permitió a José Manuel Baltar amarrar la presidencia provincial que antes que él ejerció su padre durante 25 años. La experiencia está resultando tan caótica como preveía el propio Alberto Núñez Feijóo, cuando antes de verse abocado al pacto tachaba a Jácome de "letal para la ciudad".

Jácome no tiene ni mucho menos la intención de tirar la toalla. Gobernar en intensa minoría la tercera ciudad de Galicia es para él un problema menor. "El pleno ahora mismo es irrelevante", dijo al poco de expulsar a los siete ediles populares, a pesar de que debe aprobar los presupuestos de 2023 y el Plan General del Ayuntamiento. Como su propio grupo ha perdido tres ediles por el camino, gobernará con cuatro en una corporación de 27. Pero no queda claro si los ha echado o los populares forzaron su salida. O si ambos procesos se solaparon.

Foto: Viaje inaugural del primer AVE con destino Galicia. (EFE/Brais Lorenzo)

Tras la retirada de las competencias, el PP local emitió un comunicado en el que evita hablar de expulsión y se refiere a lo ocurrido como la "salida del grupo popular del Gobierno local de Ourense". El regidor, mientras, anunciaba a través de su cuenta de Twitter: "Como alcalde, tras las últimas deslealtades del PP, me he visto en la obligación de retirar las competencias de los concejales del PP en el Concello de Ourense. Nos sentimos liberados del lastre del PP y ahora seguiremos mejor que nunca, transformando la ciudad".

La gota que colmó su paciencia fue la incomparecencia de los pesos pesados del PP local a una reunión convocada por Jácome, que se negó a recibir a la representante que le envió el partido. "No es una interlocutora válida, es como si en asuntos de Estado, Sánchez convoca a Feijóo y no acude a la reunión", afirmó despechado. El PP local atribuye lo ocurrido a "la llegada de Manuel Cabezas", nuevo presidente de la junta local del partido y candidato para las municipales de 2023. De hecho, la reunión que no llegó a producirse el pasado martes había sido convocada a raíz de las críticas de Cabezas a la gestión del gobierno local. "Con Ourense no se juega. El Ayuntamiento no puede estar condicionado a intereses de partidos, no puedo permitir que unas personas no tenga el compromiso de decir si se quedan o si no", replicó Jácome, que añadió: "Es imperdonable lo que el PP nos está obligando a hacer. Hasta aquí hemos llegado".

Es verdad que Jácome ha vivido tiempos peores. Por ejemplo, cuando llegó a contar con el apoyo de un único concejal en el debate de una moción del BNG en la que se pedía su dimisión. De los 26 concejales que asistieron al pleno, 24 votaron en su contra, a lo que el regidor respondió con sorna: "Menos mal que no es vinculante". Fue poco después de que el PP abandonara el gobierno local, a raíz de que dos concejales de Democracia Ourensana acusaran al alcalde de desviar 800.000 euros del partido sin informar del destino de los fondos. Pero el PP volvió al gobierno nueve meses después, tras fracasar un acuerdo para una moción de censura con el PSOE, con nueve concejales. Se rearmaba el pacto con el político "letal", que tampoco encontró obstáculos para volver a aceptar a un partido presidido en la provincia por un "corrupto" y "psicópata de corbata", como llegó a tildar Jácome a Baltar.

Foto: Dos cuadros del pintor flamenco Dieric Bouts. (EFE/Diputación de Pontevedra)

Los tres años largos de mandado del polémico alcalde ourensano han sido un sainete no solo en sus relaciones con el PP, con el que fraguó un intercambio de apoyos que permitió a los populares retener la Diputación. El propio grupo de Democracia Ourensana, inicialmente de siete concejales, se tambaleó con la acusación de malversación hasta verse reducido a dos miembros, aunque la dimisión y consiguiente sustitución de dos de ellos le permitiera recuperar otros tantos. Cuando fue preciso, aprovechó la falta de entendimiento de la oposición para sacar adelante sus presupuestos con una moción de confianza. Y para coronar el espectáculo, la justicia se ha cruzado en más de una ocasión en el camino de Jácome.

La causa por presunta malversación fue el asunto más espinoso de los que ha tenido que afrontar el alcalde, del que ha resultado finalmente exculpado. Ya lo había sido en primera instancia, ocasión que aprovechó el PP para volver al gobierno local en 2021, dado que la cosa había quedado "en nada", según Baltar. El Juzgado de Instrucción número 3 de Ourense dejó sin efecto el archivo de la causa y, ya en junio, la jueza archivó definitivamente el caso.

Foto: Playa de O Bao en Vigo. (EFE/Salvador Sas)

La causa, abierta a instancias de la Fiscalía a raíz de una denuncia anónima, atribuía al alcalde el desvío de casi 100.000 euros de su grupo Democracia Ourensana al canal de televisión del que es propietario, Auria TV. El ministerio público se retractó y pidió el sobreseimiento. Fue cuando el juez instructor, José Luis Doval, se apartó del caso, al haber contratado Jácome a su esposa como asesora.

Ya sin asuntos mayores frente a la justicia, asegura que puede llegar a final de mandato con el apoyo de sus cuatro concejales, mientras el PSOE mira hacia el PP para tratar de impulsar una moción de censura. El PP local, ahora renovado, dice que está "dispuesto a escuchar, dialogar y, llegado el caso, sentarse en la mesa negociadora y valorar la mejor opción para la ciudad". El reto es llegar al acuerdo que fue imposible en 2021 por el veto de los populares al candidato socialista a la alcaldía.

El Gobierno municipal de Ourense, encabezado por el controvertido Gonzalo Pérez Jácome (Democracia Ourensana), encara su cuarta etapa en apenas tres años. La coalición con el PP, que se rompió en 2020 y se recompuso un año más tarde, vuelve a saltar por los aires. Los últimos diez meses de mandato los afronta el alcalde con solo cuatro concejales, después de firmar la retirada de sus competencias a los ediles de los populares. Es —de momento— el último capítulo de una alianza a la que se encomendaron los populares para no perder la Diputación de Ourense, un intercambio de cromos que permitió a José Manuel Baltar amarrar la presidencia provincial que antes que él ejerció su padre durante 25 años. La experiencia está resultando tan caótica como preveía el propio Alberto Núñez Feijóo, cuando antes de verse abocado al pacto tachaba a Jácome de "letal para la ciudad".

Partido Popular (PP) Noticias de Galicia
El redactor recomienda