Es noticia
El relevo en el liderazgo del PSOE gallego no sofoca la tensión interna
  1. España
  2. Galicia
Tensión entre dos sectores

El relevo en el liderazgo del PSOE gallego no sofoca la tensión interna

El secretario general saliente, Gonzalo Caballero, reclama integración al nuevo dirigente regional, Formoso, mientras surgen listas alternativas en los congresos provinciales

Foto: Valentín González Formoso, en una foto de archivo. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Valentín González Formoso, en una foto de archivo. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Las primarias y el posterior congreso que consagraron el relevo en el PSOE de Galicia (PSdeG) no han llevado a las aguas socialistas la tranquilidad que todos los sectores reclaman. Al menos, no de momento, mientras se vive una situación de interinidad en la que el secretario general saliente, Gonzalo Caballero, sigue al frente del grupo parlamentario y se afilan las espadas a la espera de los cuatro congresos provinciales.

En la mayoría de los casos se llegará a ellos con el sector de Caballero enfrentado al del ganador del cónclave, Valentín González Formoso, quien ha aplazado sin fecha el relevo de su antecesor como portavoz en la cámara autonómica. El ya exsecretario general, mientras, llama a la nueva dirección a favorecer la integración y evitar las divisiones internas.

La tensión entre los dos sectores se incrementó durante el proceso de primarias y se visualizó claramente en el congreso que revalidó la victoria de Formoso, en la que surgieron gritos de “tongo, tongo” ante las supuestas irregularidades que, según el sector de Caballero, le impidieron presentar listas a los comités federal y nacional, máximo órgano entre congresos. Los guiños del nuevo secretario a la integración le han parecido insuficientes a los afines al candidato derrotado, que han decidido volver a plantar cara en los congresos que deberán renovar las direcciones provinciales del partido a partir de febrero.

Foto: Javier Guerra (dcha), aspirante a liderar el PP de Vigo. (EFE/Salvador Sas)

El nuevo 'secretario xeral' garantizó tras su elección que la renovación territorial se iba a producir en un “marco ordenado”. También el secretario de la Organización federal, Santos Cerdán, trasladó a la dirección saliente la necesidad de acatar los resultados del congreso. “En muchas ocasiones, la voluntad de la mayoría puede coincidir con la propia o no, pero somos compañeros y compañeras, somos socialistas, y cuando esto sucede inmediatamente aceptamos los resultados. Y nos ponemos a disposición de quien ha ganado en primera línea, en segunda o donde nos toque”, indicó.

En al menos dos provincias, el sector que apoyó a Formoso tendrá que disputar los órganos de dirección a militantes de otros sectores del partido, en una muestra clara de la tradicional dificultad del socialismo gallego para cicatrizar sus heridas. El caso más claro será el congreso de Pontevedra, que se celebrará el 12 de febrero. En esa provincia, en la que Caballero cosechó más apoyos en las primarias que su rival, el todavía portavoz parlamentario ha mostrado su disposición a disputar la secretaría general al candidato a la reelección, David Regades, muy próximo al alcalde de Vigo, Abel Caballero, a través de la diputada Paloma Castro.

placeholder Valentín González Formoso (c), Santos Cerdán León, (d) y Gonzalo Caballero (i).(EFE/Lavandeira jr)
Valentín González Formoso (c), Santos Cerdán León, (d) y Gonzalo Caballero (i).(EFE/Lavandeira jr)

La victoria de los gonzalistas en Pontevedra se atribuye en buena medida al apoyo de Vigo y Abel Caballero a la candidatura del aspirante a la reelección, aunque ese respaldo nunca se formalizó de forma explícita. En todo caso, la integración con el alcalde vigués y la agrupación de Vigo parece sellada con el nombramiento de otra persona de la máxima confianza del regidor, Carmela Silva, como presidenta del PSdeG, un cargo honorífico pero de relevancia simbólica. Además, otro militante, Francisco Barreiro, ha asegurado que competirá por el mando en la provincia.

La semana siguiente le tocará el turno a A Coruña, el feudo de Formoso, donde ejerce de secretario provincial y como presidente de la Diputación. Su candidato para sucederle al frente de la secretaría general es el alcalde de Pontedeume, Bernardo Fernández Piñeiro, que ha compartido en los últimos años tareas de responsabilidad con Formoso y con su nuevo responsable de Organización, José Manuel Lage Tuñas, portavoz del partido en el Ayuntamiento coruñés. Enfrente tendrá a la diputada Noa Díaz, una estrecha colaboradora de Gonzalo Caballero. “Es hora de que las mujeres demos un paso decidido al frente en el PSdeG e nuestra visión y maneira de facer política”, defendió Díaz al anunciar su candidatura, este martes.

Foto: Abel Caballero. (Brais Lorenzo)

Más probable parece la disputa entre aspirantes en Lugo, donde el congreso provincial está convocado para el 20 de febrero. Xosé Tomé —alcalde de Monforte, presidente de la Diputación y uno de los principales apoyos de Formoso en las primarias— deberá verse las caras con otro regidor, el de Castroverde, Xosé María Arias, que ya optó en anteriores ocasiones a la secretaría provincial. Lugo fue la provincia en la que el nuevo líder del PSdeG obtuvo más apoyos (el 74%), incluso por encima de A Coruña, para terminar imponiéndose a Caballero en las primarias con un 60% de los votos, frente al 40% de Gonzalo Caballero. Más lejano está en el tiempo el congreso provincial de Ourense, previsto para el 26 de febrero, aunque parece probable que compitan más de un aspirante.

Curtido en múltiples batallas internas, Gonzalo Caballero no renuncia a mantener un papel protagonista en el PSdeG. El aún portavoz en la Cámara autonómica sigue a disposición de lo que decida Formoso en el grupo parlamentario, una decisión espinosa que aún no ha sido capaz de resolver, mientras el perdedor en las primarias asegura que quiere desarrollar “una larga vida política” en el partido. Su intención es mantener el cargo en el Parlamento el máximo tiempo posible y que el grupo siga funcionando con normalidad. Pero Formoso baraja para sucederle los nombres de los diputados por Lugo Luís Álvarez y Patricia Otero.

placeholder Gonzalo Caballero. (EFE/Lavandeira jr)
Gonzalo Caballero. (EFE/Lavandeira jr)

En todo caso, el nuevo secretario general no considera el relevo de Caballero “un tema urgente”. “Se acordará cuando toque, no es un tema que me obsesione”, afirmó tras su elección como líder del socialismo gallego, cuando anunció que estudiará cómo favorecer “la transmisión del mensaje de la nueva ejecutiva” en el Parlamento y “qué perfil es mejor” para hacerlo.

Mientras Formoso decide qué hacer con el grupo parlamentario, Caballero mantiene su protagonismo como portavoz, tanto en las sesiones parlamentarias como ante los medios de comunicación, en ocasiones —como esta misma semana— para trasladar a su sucesor en la secretaría general la conveniencia de “integrar sensibilidades”, puesto que la división “no sería positiva”. Caballero aseguró sentirse “cómodo” en el cargo, y se reivindicó como “muy resistente y resiliente” pese a perder el liderazgo del partido.

Tras las críticas de Formoso a la falta de integración de Gonzalo Caballero durante su mandato, la ejecutiva por la que optó en el congreso de diciembre incorporó a militantes del bando perdedor, entre ellos el expresidente del PSdeG y senador Xoaquín Fernández Leiceaga, al que encargó el área de Política Económica, además de la nueva presidenta, Carmela Silva.

PSdeG
El redactor recomienda