Feijóo anuncia la gratuidad de las guarderías de Galicia desde el primer hijo
  1. España
  2. Galicia
beneficiará a las familias de 20.000 menores

Feijóo anuncia la gratuidad de las guarderías de Galicia desde el primer hijo

El presidente de la Xunta amplía una medida implantada en 2020 y que cubría los gastos del segundo y sucesivos descendientes

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

La escasez de nacimientos y el continuo envejecimiento de la población es uno de los principales problemas de Galicia. Tanto es así que la Xunta impulsó este año la primera ley en España desde la Transición orientada a estimular el número de nacimientos. En el último debate sobre el Estado de la Autonomía, celebrado en 2019, su presidente, Alberto Núñez Feijóo, anticipó una de sus principales medidas: la gratuidad de las escuelas infantiles para el segundo y sucesivos hijos de cada familia. Este miércoles, el mismo debate la ha servido para comunicar la gratuidad total desde el primer hijo. “Galicia se sitúa a la vanguardia de España tomando una decisión que no hay en ningún otro sitio”, declaró.

Fue el principal anuncio de su discurso de apertura del debate. Según explicó, a partir del próximo curso, todas las escuelas infantiles en Galicia carecerán de coste alguno, también para los primogénitos. “Serán gratuitas todas ellas: las públicas, las de iniciativa social, las privadas y las municipales de los ayuntamientos que estén al día con el consorcio”. Ese consorcio es el Galego de Igualdade e Benestar, de adhesión voluntaria de los ayuntamientos, pero también objeto de diferencias entre la Xunta y algunos ayuntamientos. Es el caso de Vigo, donde el modelo de cofinanciación está judicializado, lo que impide a varios cientos de familias beneficiarse de la gratuidad impulsada por el Gobierno gallego.

Foto: Foto: Pixabay.

Con la nueva medida dejarán de pagar la escuela infantil las familias de un total 20.000 menores. La gratuidad a partir del segundo hijo, que entró en vigor el pasado año, cubre la totalidad de lo que los centros privados cobran por atención educativa a los progenitores hasta un máximo de 260 euros mensuales, por lo que, si una la escuela infantil cobra 300 euros, puede optar por no adherirse a la orden o bajar el precio, pero los padres no tendrán que abonar nada por sus segundos hijos y sucesivos. También se cubre el coste de la matrícula hasta un límite de 200 euros, pero no se incluyen otros servicios no educativos como el de comedor.

El presidente de la Xunta explicó en su intervención ante la Cámara que decidió “no esperar más” a impulsar la gratuidad total tras haberla trasladado al Gobierno de Pedro Sánchez, sin que haya habido una respuesta hasta ahora. “Vamos a concentrar todos los recursos necesarios para que ningún padre o madre vuelva a pagar por llevar a su hijo a la guardería”, manifestó.

De la medida inicial ya se han beneficiado 10.000 familias gallegas, una cifra que se duplicará con su actualización. Feijóo lo justificó en la necesidad de afrontar el reto demográfico, que es para la Xunta “el problema número uno” de Galicia. Hizo un repaso a todas las decisiones adoptadas en materia de conciliación y fomento de la natalidad, con la ley de impulso demográfico como principal hito. En una primera valoración —comparecían en la sesión de tarde—, los representantes de la oposición tacharon la decisión de propagandística.

Foto: Interior de una escuela infantil. (EFE)

La ley de impulso demográfico fue aprobada en enero con los únicos votos a favor de la mayoría absoluta del PP. Nacionalistas y socialistas se opusieron a ella por considerarla “natalista” y por carecer de compromiso real y de “transversalidad” en sus políticas. Incluye medidas que inciden en la emancipación de la juventud, en la conciliación, en la reducción de trabas burocráticas para establecer iniciativas empresariales y en la capacitación digital de la población rural.

Los críticos con la nueva gratuidad anunciada este miércoles atribuyen a Feijóo un error en el diagnóstico, al considerar que la baja natalidad no es el problema real, sino solo un síntoma del verdadero inconveniente: la escasez y la precariedad del empleo. La gratuidad para segundos y sucesivos hijos, anunciada en 2019, y que se comenzó a aplicar el pasado año, también fue criticada por favorecer a las escuelas privadas y desviar la atención sobre una de las principales carencias que se le atribuye al sistema de educación infantil en Galicia, como es la escasez de plazas públicas.

Foto: El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

En su discurso, Feijóo también manifestó su intención de dejar “las puertas abiertas a todas las personas nacidas fuera que quieran vivir como gallegos en Galicia”, con el objetivo de afrontar el problema demográfico de la comunidad autónoma. Según afirmó, Galicia ha mejorado el saldo migratorio en los últimos años, aunque sigue sin ser suficiente para corregir la caída de los nacimientos. Las estadísticas actuales apuntan a que dentro de más de 30 años en Lugo y Ourense habrá tantos jubilados como personas en edad de trabajar.

Apeló el presidente de la Xunta a otras medidas aplicadas en los últimos años “para construir una Galicia cada vez más familiar”. Entre ellas, un Pacto Social por la Vivienda para beneficiar la 70.000 familias, oferta de suelo residencial, una inversión de 100 millones de euros en la Tarjeta Bienvenida a 70.000 familias por los niños nacidos en los últimos años, casas-nido para favorecer la conciliación, descuentos en autopistas de titularidad autonómica para familias numerosas o el bono-cuidado para las familias que no pueden atender a sus hijos.

Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda