El misterio que deja fuera del contrato de basuras de Lugo a seis gigantes del sector
  1. España
  2. Galicia
LAS COMPAÑÍAS RECURRIRÁN

El misterio que deja fuera del contrato de basuras de Lugo a seis gigantes del sector

El concurso, para un contrato de 122 millones, reclama una nave industrial en una parcela que las empresas excluidas consideran "inexistente"

placeholder Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

Seis gigantes de la gestión de residuos se han quedado fuera del concurso millonario de la basura de Lugo a causa de un embrollo urbanístico. La instalación de una nave industrial en una parcela calificada por los excluidos de "inexistente" ha generado un conflicto que ha terminado por tumbar las ofertas de FCC, Urbaser, OHL, Acciona, Cespa y Valoriza, que se plantean recurrir judicialmente las bases del pliego de condiciones. El contrato en juego es suculento: 122 millones de euros más IVA a lo largo de los próximos 10 años.

Al concurso municipal convocado para renovar un contrato con 20 años de antigüedad se presentaron ocho empresas. La apertura del sobre con las ofertas técnicas supuso un corte inesperado. Debían obtener una puntuación de 20 sobre 30, pero buena parte de las posibilidades, hasta seis puntos, se jugaban con una novedad en el contrato: la construcción de una planta de biogás y otros usos en el polígono empresarial de As Gándaras. Las seis excluidas sumaron en el apartado de la nave entre cero y un punto, lo que las ha dejado sin opciones de superar la criba y acceder al contrato, al que ahora solo optan la cántabra Ascan y una unión temporal formada por Copasa, Geseco y Setec.

Ahora solo optan la cántabra Ascan y una unión temporal formada por Copasa, Geseco y Setec

La puntuación final conseguida con su oferta técnica por el proyecto de OHL fue de 13,99 puntos; el de Valoriza, de 14,82; el de Cespa, 16,78; el de Acciona, de 17,61 puntos; el de Urbaser —actual concesionaria—, de 18,57; y el de FCC, de 19,01. Todas ellas —en el caso de FCC y en el de OHL, en uniones temporales con otras empresas— han acudido al Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, de la Consellería de Facenda, que ha abierto la posibilidad de eludir la exclusión. No es la intención, al menos de momento, del Gobierno local lucense, que ha rechazado las alegaciones y está decidido a dar por superada la parte técnica del concurso y abrir los sobres con las ofertas económicas, en las que se realizará la criba final.

Las instalaciones previstas como novedad en el pliego de condiciones estarán destinadas a albergar la flota de vehículos, las oficinas centrales del servicio y una planta de gas en la que cargarán los camiones de la basura, pero en la que también podrán repostar los coches del parque móvil municipal. Se ubicará en una parcela de 12.000 metros cuadrados cedida por Xestur —un organismo de la Xunta de Galicia— al ayuntamiento, y que este pone a disposición de la futura concesionaria. El nuevo concesionario deberá invertir 1,2 millones de euros en las instalaciones, que finalizado el contrato revertirán al patrimonio municipal.

El problema surge porque en las bases de la convocatoria, los terrenos para la nave aparecen detallados como dos parcelas distintas, que deben desarrollarse con un único estudio de detalle. Según las empresas que se han quedado fuera del concurso, en cambio, una de ellas "no existe" desde el punto de vista jurídico y físico. El ayuntamiento sostiene que esos terrenos están en fase de desarrollo y que la arquitecta municipal concreta que deben desarrollarse en una única unidad de actuación.

Foto: Un barco pesquero, en Vigo. (EFE)

El objetivo del desarrollo conjunto es que en los terrenos, ubicados en pleno corazón del parque de As Gándaras, se ordenen los volúmenes y se ajusten rasantes en una propuesta única, que debe contemplar "una gran plaza central con dos volúmenes construidos en el fondo de la parcela y que generarán una imagen de conjunto". Pero según los informes de las empresas afectadas, una de esas dos parcelas es inhábil para su edificación, por no haber alcanzado la condición de solar. Por tanto, y según esta interpretación, la empresa que se haga con el contrato no podrá obtener licencia de construcción y su propuesta para las instalaciones, la misma que ha resultado decisiva, será irrealizable, lo que las lleva a reclamar al ayuntamiento el desestimiento del procedimiento "antes de que la situación resulte irreversible".

De acuerdo con la información técnica recopilada por las excluidas, el desarrollo del terreno que no tiene condición de solar está previsto en una fase posterior, por lo que no se podría considerar una parcela. Sostienen que la situación de las dos zonas es radicalmente diferente, ya que una de ellas, incluida en la Fase I del polígono, ha culminado el proceso de ejecución jurídica del planeamiento y alcanzado su individualización registral y catastral. La otra, prevista en la Fase II, "carece" de certificaciones en los registros públicos oficiales de la Propiedad y del Catastro, lo que las lleva a concluir su inexistencia jurídica. La realidad física constatable sobre el terreno, agregan, acredita que las parcelas de la Fase II no han sido objeto de desarrollo.

El desarrollo del terreno que no tiene condición de solar está previsto en una fase posterior, por lo que no se podría considerar una parcela

De acuerdo con el proyecto de final de obra de urbanización del polígono, promovido por Xestur, las obras realizadas en As Gándaras afectan únicamente a la primera fase, en la que se encuentra una de las parcelas previstas para la nueva nave, pero no al otro lado de la calle, que ni siquiera se identifica en el plano oficial, siempre según la versión de las empresas excluidas. Su conclusión es que el ayuntamiento ha puesto a disposición de los licitantes una parcela 'fantasma', inexistente jurídica y físicamente. Por lo tanto, la solicitud de licencia para su construcción, aventuran, se encontrará con una denegación.

Otra de las razones de la baja calificación de las seis empresas que se han quedado fuera es la contradicción entre lo que el Plan General de Ordenación Municipal establece para los terrenos de la nave y lo que dicta el Plan Sectorial de As Gándaras. Según el primero, se trata de suelo de uso dotacional. Para sorpresa de algunas de las aspirantes, sobre esa parcela prevalece lo establecido en el Plan Sectorial que desarrolla el parque empresarial, en el que sí se prevé el uso industrial pero en unas condiciones que, a juicio de las empresas afectadas, convierten la construcción de la nave en imposible.

El ayuntamiento sostiene que las aspirantes al contrato tenían la obligación de conocer la situación urbanística de la parcela. El ente autonómico que cede los terrenos a Lugo, Xestur, se desentiende del problema y apunta que su resolución corresponde a las autoridades municipales. Fuentes del consistorio señalaron la intención de seguir adelante con el proceso, del que apuntan que ya preveían controvertido debido a la elevada cuantía del contrato. "En las decisiones de la mesa de contratación han pesado únicamente criterios técnicos, no políticos ni de ningún otro tipo", señalan las mismas fuentes.

Lugo Basura
El redactor recomienda