La Casa Cornide toma el relevo de Meirás: el otro tesoro de los Franco en A Coruña
  1. España
  2. Galicia
en plena ciudad vieja

La Casa Cornide toma el relevo de Meirás: el otro tesoro de los Franco en A Coruña

Movilizaciones para reclamar la devolución del palacete entregado a Carmen Polo tras una sospechosa subasta, que Xunta y ayuntamiento se proponen declarar BIC

Foto: Casa Cornide.
Casa Cornide.

Un total de 11 habitaciones, 13 baños y 1.430 metros cuadrados en pleno casco histórico de A Coruña. Más que una simple casa, es un palacio: el otro tesoro de los Franco en Galicia, apenas a 15 kilómetros del pazo de Meirás. Tras perder provisionalmente la que fuera residencia de verano del jefe del Estado, sus herederos se preparan para defender un palacete enclavado en plena ciudad vieja, la Casa Cornide, el lugar donde se supone que se guardan las esculturas del Pórtico de la Gloria también reclamadas a la familia del dictador. El ayuntamiento de la ciudad ha iniciado los trámites para declararla Bien de Interés Cultural, mientras cientos de vecinos se agolpan ocasionalmente a sus puertas para exigir su devolución y dar continuidad a la batalla de Meirás.

El pasado octubre, el Ayuntamiento de A Coruña daba el primer paso para solicitar la declaración de BIC —trámite que en el caso de Meirás resultó fundamental—, al presentar un informe para sustentar la reclamación. Un mes más tarde, el Parlamento de Galicia aprobaba por unanimidad una proposición no de ley del BNG que emplaza a la Xunta a “agilizar” el procedimiento para la protección del valioso edificio histórico. El palacio perteneció en el siglo XVIII a la familia del geógrafo José Cornide, pasó después como donación al ayuntamiento de la ciudad y, ya durante la dictadura, acabó en manos de Carmen Polo, la esposa de Franco, después de una subasta pública que la autora de la iniciativa parlamentaria, Mercedes Queixas, y otros historiadores consideran “una maniobra fraudulenta y amañada”.

Foto: Vista general del pazo de Meirás. (Reuters)

La reclamación de la titularidad no será un camino de rosas. Las entidades que encabezan la campaña son conscientes de los años de gestiones que precedieron a la sentencia que obligó a los herederos de Francisco Franco a devolver Meirás, lograda solo después de la aparición de un documento que acreditó la doble inscripción del inmueble, con lo que se creó de forma artificiosa la apariencia de que el dictador lo había adquirido por 85.000 pesetas.

En todo caso, la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, anunció este mes de diciembre que el ayuntamiento iniciará los trámites legales para recuperar la casa para el patrimonio público, decisión avalada por informes jurídicos encargados a la Universidad de A Coruña. Poco después, y mientras la jueza impedía a los Franco retirar cualquier bien de Meirás, el BNG coruñés y la plataforma Defensa do Común denunciaban que la familia está extrayendo enseres del palacete. Los nacionalistas, que ilustraron su acusación con fotografías aportadas por vecinos en las que se ve una furgoneta blanca saliendo de la propiedad, solicitaron que se realice un inventario de lo que se encuentra dentro para evitar "cualquier tentativa de saqueo".

Para Mercedes Queixas, hay muchas similitudes entre Meirás y Cornide. Si el primero fue adquirido con una cuestación forzosa disfrazada de voluntaria, para la diputada del BNG no hay duda de que la puja pública del palacete fue “previamente amañada” para que se la quedase Pedro Barrié de la Maza, conde de Fenosa, prohombre del régimen y uno de los impulsores de la Junta pro Pazo del Caudillo, que permitió la entrega de Meirás a Franco. El objetivo de De la Maza era entregar el edificio de forma inmediata a Carmen Polo como agasajo. “La Casa Cornide y el pazo de Meirás son dos caras del mismo expolio tirano de la familia Franco”, una operación de Estado que es necesario “revertir por una cuestión de decencia”, sentencia la diputada nacionalista.

"La Casa Cornide y el pazo de Meirás son dos caras del mismo expolio tirano de la familia Franco"

La declaración como BIC obligaría a los Franco a un régimen de visitas abierto al público. A los Franco o a cualquier futuro propietario, porque ya en julio, en cuanto la familia vislumbró la intención de la Xunta de tramitar la declaración de BIC, puso el edificio en venta. Lo hizo a través del portal inmobiliario de propiedades de lujo Philippot & Lloyd, compartido a su vez a través de Idealista, y a un precio de 3,5 millones de euros. El anuncio, que fue retirado con celeridad, iba acompañado de un detallado reportaje fotográfico de los interiores, cuyo acceso está restringido incluso para los técnicos encargados de realizar los informes municipales, a los que se impidió el paso.

La inmobiliaria describía así el inmueble: “En la planta superior está ubicada una fantástica biblioteca realizada en maderas nobles, a medida, dotada de mucha luz natural, ya que dispone de fachada a dos calles con enormes ventanales. Cruzando la biblioteca a través de unas espectaculares puertas correderas con guarniciones en piedra de cantería de espectacular diseño y belleza, accederemos al salón principal, que cuenta con enormes ventanales con acceso a un gran balcón en la fachada principal del edificio”. Philippot & Lloyd advierte de que “si bien la casa requiere de una reforma integral, los materiales existentes se encuentran en perfecto estado de conservación”.

La Cornide fue levantada entre los años 1750 y 1760, tiene forma irregular y cuenta con tres plantas. Su estilo pertenece al barroco y su fachada es de sillería en granito rosa. Además de vivienda del ilustre geógrafo, fue sede del ayuntamiento a principios del siglo XIX, y ya en el XX fue destinada al Centro Cultural de Santo Tomás de Aquino, en el que había una sala de cine. En 1957, fue comprado por el Ministerio de Educación para la instalación del conservatorio, pero el ayuntamiento no lo consideró idóneo y permutó la parcela por otra, con lo que permaneció como patrimonio municipal.

La reclamación se ha planteado desde diversos sectores como un nuevo objetivo tras lo conseguido en Meirás. Con esa intención, se convocó al centenar de personas que el pasado domingo se concentraron delante de la casa para reclamar su recuperación por la vía judicial. “La batalla de Meirás aún no acabó, porque tiene continuación en la batalla de la Cornide. ¡Y vamos a ganar también esta nueva batalla!”, proclamaron los manifestantes, convocados por Defensa do Común y la asociación vecinal de la ciudad vieja.

Francisco Franco BNG Noticias de Galicia
El redactor recomienda