Colapso de la campaña de vacunación de la gripe en Galicia
  1. España
  2. Galicia
la demanda sobrepasa las previsiones

Colapso de la campaña de vacunación de la gripe en Galicia

La elevada demanda y la escasez de dosis dejan a solicitantes sin cita hasta diciembre

Foto: Colapso de la campaña de vacunación de la gripe en Galicia
Colapso de la campaña de vacunación de la gripe en Galicia

Las autoridades sanitarias insistieron en la conveniencia de vacunarse contra la gripe en este otoño tan especial, pero la demanda en Galicia ha sobrepasado las previsiones. Las solicitudes se cuentan por cientos de miles y han colapsado el sistema de citas, que no discrimina entre grupos de riesgo y población general. El resultado es una lista de espera que en algunas áreas sanitarias como la de Vigo alcanza ya al mes de diciembre, incluso para las personas para las que está especialmente recomendada, como los mayores de 65 años o enfermos crónicos. Algunos centros de salud se han quedado sin dosis, mientras la Xunta reduce el caos a un “problema puntual” y anuncia la llegada de nuevas remesas.

Desde el 12 de octubre, fecha en que se inició la campaña, se han vacunado ya casi 400.000 gallegos, un 30% más que en años anteriores. Es la respuesta ciudadana para minimizar los riesgos en plena pandemia del covid-19, evitar una sobrecarga en el sistema asistencial o esquivar una doble infección. En Galicia, el plan lo presentó el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que aseguró que la Administración gallega “redobla su esfuerzo” y contará con 865.832 dosis, unas 200.000 más que en 2019. Pero están llegando a un ritmo lento; tan lento, que el Servicio Galego de Saúde (Sergas) recomienda a la población que no es de riesgo que aplace la petición de cita.

Foto: Atasco para vacunarse de la gripe: "Soy de riesgo y me citan para dentro de dos meses"

Los primeros problemas de suministro se registraron a los pocos días de iniciada la campaña, cuando muchos ambulatorios y centros privados alertaron del desabastecimiento. Como no se implantó ningún sistema que priorizara la población de riesgo, el Sergas respondió con una llamada a la población que no lo es a esperar antes de solicitar cita. En los últimos días, se están dando para dentro de hasta cuatro semanas o simplemente se anulan, especialmente a menores de 65 años, hasta el punto de que algunos centros de salud ya no atienden a la población que no es diana de la campaña.

Organizaciones como la Plataforma SOS Sanidade Pública han lamentado el “fallo” en las previsiones de la Consellería de Sanidade, como denuncia su presidente, José María Dios. “La gente demanda la vacuna y se acabó”, explica el también médico, que cree que la situación es una combinación de falta de previsión y el llamamiento a una protección masiva. Dios advirtió de que los pacientes “hacen pagar la responsabilidad” a los profesionales “que están a pie de obra”, por lo que solicita que utilicen las hojas de reclamaciones si están disconformes con la atención recibida.

La vacuna contra la gripe es más importante este año por la pandemia

Ante el actual desabastecimiento, cuando un usuario solicita cita por internet, le salta el siguiente mensaje en color naranja: “En esta primera fase de la campaña de vacunación de la gripe y hasta principios de diciembre, tendrá prioridad la población que se encuentre dentro de los grupos de riesgo. Si este no es su caso, le solicitamos que pida cita más adelante”. Algunos pacientes prioritarios, como mayores de 65 años, crónicos o con patologías, embarazadas o niños con determinados problemas, han presentado sus reclamaciones en los centros de salud donde no han logrado ser atendidos.

Las dosis de las que se destinan a menores de 65 años almacenadas para toda Galicia ascendían este miércoles apenas a 7.717, una cantidad que la Xunta espera elevar en 10.000 este viernes, a la espera de otras 67.000 la semana próxima. Si en la anterior campaña se pusieron 194.000 de este tipo, este año se adquirieron 297.000, un incremento de casi el 50% que la Xunta considera “sensato y racional”. De la vacuna para mayores, el Sergas informó de que se han comprado casi 572.000 dosis, 161.000 más que el pasado año, lo que, de agotarse, supondría la cobertura del 83% de ese tramo de la población, frente al objetivo del 75% del pasado año, y asegura que su disponibilidad es elevada, pero que se han encontrado algunos "problemas puntuales".

Foto: Primeras infecciones gripe-covid del otoño: ¿qué pasa si tienes ambos virus a la vez?

Pero el problema no es de cantidad, sino de logística y suministro. De hecho, son los propios centros de salud los que deben organizarse para dar prioridad a los que más la necesitan, ya que Sanidade no ha informado de ningún sistema para anticipar a la población de riesgo, más allá de una simple recomendación. “No hay problema en vacunarse más adelante, no hay urgencia de vacunarse al inicio”, reclamó este miércoles a los menores de 65 años José Antonio Taboada, jefe del servicio de control de enfermedades transmisibles de la Consellería de Sanidade. “Vacunemos primero a esas personas que pertenecen a los grupos de riesgo y, al final de la campaña, previsiblemente aún habrá dosis suficientes para otra población”, propuso.

El cargo de Sanidade deslizó la responsabilidad del desabastecimiento a los centros que la administran. Según explicó, las dosis se proveen cuando se ha utilizado el 60% de las enviadas en una primera remesa. “Si se suministran X vacunas, hasta que se registran y administran esas vacunas, entendemos que están en el centro”, argumentó. Son los puntos que las administran los que deben solicitar por vía informática más dosis. “Si una persona responsable de ese 'stock' no lo hace, hay múltiples factores de responsabilidad personal, de mala gestión, que pueden llevar a que un centro quede desabastecido de una vacuna, pero eso no quiere decir que el sistema no tenga vacunas para suministrar a esos puntos”. En todo caso, Taboada reduce lo ocurrido a un “problema puntual” y descarta que se haya producido una “rotura de suministro”.

Foto: Segunda ola de covid en plena campaña de gripe: el riesgo de un nuevo colapso sanitario

El responsable de control de enfermedades transmisibles de la Xunta subrayó el “alto coste para el sistema sanitario público” de la campaña de vacunación, sobre todo en la situación actual marcada por el covid-19, por lo que incidió en la necesidad de “utilizar adecuadamente y con eficiencia” los recursos. “No se trata de comprar vacunas para el 100% de la población, porque no está indicado, hay que hacerlo con base en las estimaciones de años anteriores, intentando mejorar las coberturas”.

El Ministerio de Sanidad lanzó en septiembre pasado la campaña ‘Yo me vacuno. Este año marco la diferencia’, para reforzar la protección contra la gripe en plena pandemia por el coronavirus. El departamento de Salvador Illa informó de que este año se realizó una compra extraordinaria de cinco millones de dosis para reforzar el programa de vacunación que desarrollan las comunidades autónomas.

Gripe
El redactor recomienda