JULIO ARAUJO DOMÍNGUEZ

Muere el sospechoso de la desaparición de Sonia Iglesias sin revelar su paradero

Se cree que hizo desaparecer la que era su expareja en agosto de 2010, en Pontevedra. Se ha ido sin revelar ningún dato que permita a la Policía Nacional localizar el cuerpo de la víctima

Foto: Julio Araújo (d), y su hermano David (i), en 2018, citados a declarar por la desaparición de Sonia Iglesias. (EFE)
Julio Araújo (d), y su hermano David (i), en 2018, citados a declarar por la desaparición de Sonia Iglesias. (EFE)

Esta mañana, en torno a las seis y media, ha fallecido Julio Araujo Domínguez, el principal sospechoso de haber hecho desaparecer a Sonia Iglesias en agosto de 2010 en Pontevedra. Se ha ido sin revelar ningún dato que permita a la Policía Nacional localizar el cuerpo de la que fuera su expareja. De estar detrás del crimen, se ha llevado el secreto a su tumba y condenado a su familia a vivir sin respuestas.

En febrero de 2018, coincidiendo con el último registro en una de las casas que Julio tenía, próxima al cementerio pontevedrés de San Mauro, los médicos le detectaron un cáncer, la enfermedad que lo ha ido deteriorando hasta que hoy ha fallecido.

Sonia Iglesias desapareció hace más de diez años en Pontevedra. En los días previos a que se perdiera su rastro, anunció a su pareja que la relación se había acabado y le puso el 21 de agosto como fecha límite en la que debía abandonar la casa. Uno de los testimonios más reveladores con el que cuenta la investigación es el de la presidenta de la Asociación de Mujeres Maltratadas de Pontevedra que reconoce que Sonia contacto con ella a finales de 2009 y le dijo: "Me dijo que tenía que la intención de separarse de Julio y me preguntó cuáles eran los trámites a seguir. Me explicó que se sentía amenazada y chantajeada por su pareja mediante la utilización del hijo que tenían en común y que incluso la había amenazado con un arma de fuego. Me contó que Julio le dijo: 'Jamás me separaré de ti hasta que llegue la comunión del hijo que tenemos'". Sin embargo, Julio siempre ha negado que Sonia le comunicase su deseo de querer separarse.

Los indicios recopilados por los investigadores contra Julio son abundantes, entre ellos las contradicciones del propio sospechoso en sus declaraciones o el hecho de que afirmase que horas previas a la desaparición de su pareja había mantenido relaciones sexuales con ella con un profiláctico. Se recuperó el preservativo de la basura y se mandó a analizar. En el interior había restos genéticos de Julio, pero en el exterior, ausencia absoluta. Estaba limpio. Ni rastro de restos biológicos de Sonia.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios