La incertidumbre se mantendrá hasta el lunes

Feijóo, a 47 papeletas de un récord del s. XX: el voto exterior decide si se lleva el escaño 42

El PP espera lograr un escaño adicional en Pontevedra, tras el recuento del caótico voto de la emigración que dejó fuera a Venezuela y Cuba

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante la reunión de la junta directiva del Partido Popular de Galicia. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante la reunión de la junta directiva del Partido Popular de Galicia. (EFE)

Un total de 47 papeletas separaron el domingo a Alberto Núñez Feijóo de un récord del siglo pasado, los 42 diputados que sumó Manuel Fraga en las autonómicas gallegas de 1997. Es un registro que tiene todavía al alcance de la mano, porque al recuento falta por sumarle el voto exterior, que en estas elecciones autonómicas de 2020 ha sido especialmente caótico, al combinarse el sistema de voto rogado con los problemas derivados del coronavirus. Solo el 44,74% de los electores del Censo de Residentes Ausentes (CERA) que lo solicitaron logró enviar su papeleta. Correos admitió este martes que los españoles en Venezuela y Cuba no han podido participar en la jornada del 12-J.

La incertidumbre se mantendrá hasta el próximo lunes, cuando se realice el recuento de los votos de 5.726 personas en el exterior, de las que 4.888 participaron por correo y 838 en urna en los consulados. Que el PP acaricia la idea de sumar el escaño 42 ya lo deslizó su candidato en la noche electoral, cuando anunció que su partido “no renuncia” a mejorar el resultado. En su repaso a los resultados provincia por provincia, Feijóo destacó el trabajo del líder del PP de Pontevedra y vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, para anunciar a continuación la posibilidad de mejorar el saldo final. Pontevedra es la única circunscripción en la que los populares perdieron representación, frente a unos socialistas que mejoraron en dos escaños respecto a 2016, empatados en diputados con el BNG pero por debajo en porcentaje de apoyos.

De lograr el diputado en juego, Feijóo, que este domingo igualó el récord de cuatro mayorías absolutas alcanzadas por su antecesor en el PP de Galicia, alcanzaría también unos registros inéditos en los últimos 23 años, los transcurridos desde la victoria del fundador del partido en 1997. Aquella fue su tercera mayoría absoluta, después de obtener cuatro años antes un registro de 43 diputados que todavía no ha sido superado. Para mayor mérito del reelegido presidente de la Xunta, los obtiene en una situación de fragmentación del voto muy superior a la década de los noventa. Porcentualmente, en cambio, el actual PP gallego está algunos puntos por debajo del que lideraba Fraga, que en 1997 llegó a sumar el 52,88% de los sufragios, frente al nada desdeñable 47,98% del PP el 12-J.

La pugna por el escaño número 12 del PP en Pontevedra se mantuvo hasta el último minuto en la noche electoral. Para lograrlo el lunes, deberán sumar el doble de las papeletas del PSdeG que se recuenten, hasta superar una desventaja en la asignación de ese último escaño que el 12-J se decantó del lado socialista por 45 sufragios. Se decidirá el resultado con un voto polémico, el rogado, que obliga a los residentes en el exterior a pedir expresamente su participación y a cruzar envíos con la Administración electoral. De ahí que menos de la mitad de los que lo habían solicitado lograra finalmente depositar su papeleta. Esos apenas 5.700 votos representan el 1,24% del total de electores en el extranjero, según las cifras facilitadas por las embajadas y consulados al Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación. En 2016 ,se emitieron 10.777 papeletas, casi el doble que en esta ocasión.

Un caso especialmente grave es el de los gallegos con derecho a voto que residen en Venezuela (28.898), que no han podido participar en las elecciones del domingo pese a que 1.732 habían logrado solicitarlo expresamente, según han reconocido fuentes de Correos a Europa Press. El problema ha afectado también a Cuba, donde reclamaron el voto 1.720 electores. La documentación se envió a todos los países excepto a Venezuela, al no haberse hallado “transporte público ni privado” para remitirla. En el caso de Cuba, las papeletas sí llegaron al país, pero el correo cubano no procedió a su reparto.

En el resto de países de América Latina sí se distribuyó la documentación “tras un gran esfuerzo por la situación especial originada por el covid-19”, principalmente mediante acuerdos con servicios de mensajería públicos y privados. La participación ha sido en todo caso mínima. Al consulado de Buenos Aires solo llegaron 143 votos, para un censo en Argentina de 165.762 personas y 1.455 solicitantes de voto. En México, solo votaron 22 personas de 12.549 inscritas, y en Brasil, 101 de un total de 43.158 censados.

De lograr el escaño 42, se produciría una situación prácticamente idéntica a la de 1997, cuando el PP de Manuel Fraga cerró la noche electoral con 41 diputados y se encontró una semana después con la atribución de un escaño adicional tras el recuento del voto exterior. En aquella ocasión, el PP logró 38.850 sufragios de residentes ausentes, el 69,2% de los emitidos, mientras que el PSdG-PSOE obtuvo 13.197 (23,3%) y el BNG 2.634 (4,6%). El voto exterior era entonces más simple, lo que explica unos niveles de participación muy superiores a los actuales, aunque entonces se encontraba en el centro del debate político por sospechas de manipulación.

En 2005, en las únicas autonómicas en las que el PP no logró la mayoría absoluta desde 1989, los populares acariciaron la posibilidad de arrebatar el Gobierno a socialistas y nacionalistas con el recuento de los residentes ausentes, pero el resultado no le alcanzó para sumar el escaño número 38. Ya en 2016, los socialistas albergaron fundadas esperanzas de que el voto exterior les otorgase un diputado adicional, circunstancia que no llegó a concretarse.

Feijóo, a 47 papeletas de un récord del s. XX: el voto exterior decide si se lleva el escaño 42

El presidente provincial del PP de Pontevedra se mostró este lunes convencido de que el voto exterior dará a su partido un diputado más por la provincia. Alfonso Rueda reconoció ante la junta directiva del PP que los últimos minutos de escrutinio de la noche electoral le dejaron “una sensación agridulce” por no poder alcanzar el diputado número 12 en la circunscripción.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios