crisis del covid-19

Un rebrote en Lugo amenaza con dejar a 1.500 electores sin voto en las gallegas

Las autoridades sanitarias confirman que ni los positivos ni sus contactos, aunque den negativo, pueden salir de sus domicilios para ejercer su derecho a voto en las autonómicas

Foto: Un hombre camina junto a un mural en homenaje a los sanitarios en Melide. (EFE)
Un hombre camina junto a un mural en homenaje a los sanitarios en Melide. (EFE)

El rebrote de coronavirus en A Mariña de Lugo, al norte de la provincia, es uno de los que más preocupan a las autoridades sanitarias. Con los 12 nuevos positivos del jueves y los 26 del sábado, son ya 85 los afectados en varios municipios de la comarca. El brote, que se ha exportado ya a Asturias —donde rompió una tendencia de 20 días sin infecciones—, ha obligado a encerrar nuevamente en sus domicilios en torno a 600 personas entre positivos y sus contactos, un colectivo que se verá en una situación sin precedentes: la imposibilidad de ejercer su derecho a voto el próximo 12 de julio.

Los plazos ya no alcanzan a los confinados de los últimos días para votar en las autonómicas gallegas del 12-J si cumplen el periodo de cuarentena de 14 días, que excede al que resta para la cita con las urnas. Puesto que el plazo para solicitarlo presencialmente expiró este jueves, ni siquiera podrán hacerlo por correo. No existe ninguna solución a la vista para ellos, a pesar de que se calcula que los contactos detectados a través de rastreos pueden crecer hasta las 1.500 personas, ya que por cada positivo se multiplican los confinados, incluso en el caso de dar negativo en las pruebas de covid-19. Es por tanto una bolsa de votos con clara incidencia en la comarca.

La situación de A Mariña ha planteado un problema totalmente imprevisto. Fuentes de la Junta Electoral Central de Galicia confirmaron que de momento no se ha planteado la cuestión. El departamento de Vicepresidencia, encargado de la organización de la jornada electoral, remite a la Consejería de Sanidad, en donde señalan que el protocolo del Ministerio de Sanidad reduce el período de confinamiento a 10 días, en referencia a un documento aprobado el pasado jueves que acepta esa reducción "siempre con observación médica". La portavoz del Servicio Galego de Saúde (Sergas) en la provincia de Lugo garantizó a este periódico que los contactos confinados deberán permanecer en cuarentena 14 días —tal y como establece un comunicado de la 'consellería'— y que no podrán acudir a votar.

El brote del norte de Lugo es el tercero de mayor importancia en activo de España, solo por detrás de los de Huesca y Málaga. Los municipios más afectados son los de Burela, Cervo, Xove y Barreiros, aunque la tendencia de crecimiento de los positivos indica que pueden ser más los municipios afectados. Sin estado de alarma ni orden judicial que lo sustente, el confinamiento ha sido dictado por la Xunta como una obligación para los casos positivos, pero el Sergas también indica que los negativos "permanecen en seguimiento en su domicilio" durante 14 días de cuarentena. La portavoz de la 'consellería' en Lugo confirmó que no pueden salir de sus casas "ni para ir al médico", y que por lo tanto tampoco podrán hacerlo para participar en el 12-J. "O votan por correo o no podrán votar", apuntó.

Las autoridades sanitarias gallegas citaron este viernes a los alcaldes de Foz, Burela, Xove, Ribadeo, Cervo y Viveiro para solicitarles su colaboración y que apliquen medidas de prevención, una reunión telemática en la que no se descartó el regreso a una fase anterior de la desescalada, pero en la que no se trató la cuestión del voto. La regidora de Viveiro, María Loureiro, exigió actuaciones concretas que superen el protocolo general para las elecciones en toda Galicia o la adaptación de colegios electorales emprendida por los ayuntamientos más golpeados por el rebrote. Reclamó también al Gobierno gallego indicaciones "a la gente que no pueda ejercer este derecho". El Ayuntamiento de Barreiros ha remitido un escrito a la 'consellería' para pedir explicaciones por no haber sido convocado a la reunión.

"¿Dónde está el plan?"

Los principales partidos, excepto el PP, han suspendido su campaña electoral en A Mariña, una campaña que incorporó el rebrote al debate político. “¿Dónde está el plan del Gobierno gallego ante un rebrote de la pandemia en A Mariña, cuando estamos hablando de una cuestión de salud de los gallegos?", se preguntó la candidata del BNG, Ana Pontón. El socialista Gonzalo Caballero reclamó información a Feijóo y recordó que el PSOE era partidario de esperar a que se culminase la desescalada antes de convocar las elecciones. Los populares, en cambio, llaman a la calma, mientras el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró este viernes en Radio Nacional que las condiciones para votar en Galicia son "seguras".

La Xunta sitúa el origen del brote en "dos o tres bares de la zona del puerto" de la localidad de Burela, según afirmó Feijóo. Se cree que la juventud de la inmensa mayoría de los contagiados ha sido clave para contribuir a la transmisión del virus, ya que de los 35 casos comunicados hasta el miércoles, unos 25 tienen entre 20 y 30 años de edad, un colectivo al que atribuyen una gran movilidad y menor rigor en la adopción de medidas. El primer caso del rebrote se detectó en la tarde del 23 de junio en el ayuntamiento de Xove. A partir de esta confirmación inicial, se activó el protocolo de seguimiento y se realizaron pruebas PCR a todos los contactos estrechos de los positivos, una actuación que se mantiene a medida que aparecen nuevos casos.

La mayoría de los positivos son asintomáticos o presentan síntomas de carácter leve. Dos personas con resultado positivo están ingresadas en el Hospital Público de A Mariña y su evolución es favorable. Del mismo modo, las personas cuyas pruebas dieron resultado negativo "permanecen en seguimiento en su domicilio, asesoradas por la Plataforma de Vigilancia Epidemiológica y los Servicios de Medicina Preventiva y Salud Pública del Sergas", según las autoridades sanitarias.

Para que quienes sí pueden votar lo hagan en las mejores condiciones, los ayuntamientos están tomando medias como la agrupación en dos pabellones deportivos de las diez mesas electorales de Burela, con la que se pretende minimizar riesgos y reducir en lo posible el número de contagios. El alcalde burelés, Alfredo Llano, anunció la publicación de un bando en el que aclararán a la población dónde deberá ejercer su derecho al voto.

Mientras, el Gobierno de Asturias confirmó el jueves un caso positivo correspondiente a una persona procedente de la zona de A Mariña, que permanece hospitalizada en el área sanitaria asturiana de Jarrio. El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, informó del positivo, que rompe una racha de 20 días sin ningún caso nuevo. Los esfuerzos de la Consejería de Salud se centran en identificar a todos los contactos de este paciente afectado para evitar un rebrote.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios