El motor industrial de Galicia prepara su regreso con un plan importado de Wuhan
  1. España
  2. Galicia
un sistema de higiene laboral

El motor industrial de Galicia prepara su regreso con un plan importado de Wuhan

Cámaras termográficas, mascarillas y patrullas sanitarias en PSA Citroën de Vigo que anhela retomar la actividad lo antes posible en medio de la crisis del coronavirus

placeholder Foto: Medidas de seguridad en la Planta PSA Peugeot-Citroën en Vigo
Medidas de seguridad en la Planta PSA Peugeot-Citroën en Vigo

La industria gallega vive pendiente de la vuelta al trabajo en la planta de PSA Peugeot/Citroën de Vigo. Además de su carácter simbólico y de la importancia de sus 7.400 puestos de trabajo directos, la producción en el considerado motor industrial de Galicia tendrá un efecto inmediato en la industria auxiliar, que trasciende las fronteras del país para extenderse al norte de Portugal. La intención de la compañía era retomar la actividad a partir del próximo lunes. La fecha está prácticamente descartada, pero la factoría se prepara mientras para garantizar la seguridad de los trabajadores cuando las máquinas vuelvan a funcionar.

El de la seguridad de los operarios es un elemento esencial en una planta de las dimensiones de la de Vigo, una de las de mayor tamaño del grupo francés. Cuando estalló la crisis del coronavirus, la dirección se resistió a cesar la actividad, a pesar de las protestas de unos sindicatos preocupados por la posibilidad de que se produjeran contagios entre el personal. El paro se produjo finalmente el 17 de marzo, derivado de los problemas de suministro de sus principales proveedores y de la caída repentina de la demanda de automóviles.

PSA quiere desechar ahora cualquier riesgo de cara al regreso al trabajo con un plan de seguridad e higiene laboral que entorpezca lo menos posible el sistema productivo. El protocolo ha sido diseñado a partir de la experiencia de las fábricas del grupo en China —una de ellas en Wuhan, donde se originó la pandemia—, para ser ratificado después por la mayoría del comité de empresa y supervisado por el Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral (ISSGA) y por Inspección de Trabajo. Su período mínimo de vigencia será de ocho semanas a partir del reinicio de la actividad.

Los equipos de seguridad repartirán cada mes un envase de gel hidroalcohólico por trabajador, además de gafas de seguridad y pantallas faciales

Cuando los operarios vuelvan a la fábrica, deberán cumplir un protocolo específico que incluye el paso por cámaras termográficas en las entradas de la planta capaces de controlar simultáneamente la temperatura de 30 personas, de forma que se detecte cualquier sospechoso por temperatura corporal. Los trabajadores tendrán en todo caso a su disposición un dispositivo de autochequeo. La empresa contactará los posibles positivos para que, en caso de presentar síntomas compatibles con coronavirus, no vayan a trabajar.

Una vez en la factoría, cada empleado recibirá cada día cuatro mascarillas, dos para el trabajo y otras dos para los desplazamientos, que serán de uso obligatorio. De hecho, se constituirá una patrulla sanitaria de vigilancia que velará por el respeto de las medidas de control y supervisará que los operarios dispongan de los equipos de protección.

placeholder En el interior de la fábrica se señala el lugar donde pueden colocarse para mantener la distancia
En el interior de la fábrica se señala el lugar donde pueden colocarse para mantener la distancia

PSA ha adquirido en China 66.000 mascarillas para el grupo y el clúster, a las que se sumarán otras 140.000 mascarillas en los próximos días específicas para la planta de Vigo, una cantidad que la dirección de la empresa considera suficientes para el mes de abril. Las compras centralizadas de PSA en Francia permitirán mantener el suministro en las semanas siguientes.

Los equipos de seguridad e higiene repartirán cada mes un envase de gel hidroalcohólico por trabajador, además de gafas de seguridad y pantallas faciales que en determinados puestos serán de uso obligatorio. También recibirán botellines de agua y un pack de comida, ya que se mantendrá clausurado el comedor. Para evitar riesgos de contagio en los vestuarios, los empleados recibirán equipamientos extra para venir uniformados de casa.

placeholder Un trabajador se lava las manos en la fábrica de PSA en Vigo
Un trabajador se lava las manos en la fábrica de PSA en Vigo

En la planta se han señalizado las distancias de seguridad tanto en las zonas de tránsito como en los lugares de reunión o en las áreas de descanso. También se han instalado mamparas de separación en los lavabos y oficinas, se ha reforzado la limpieza en todos los espacios. Además de formación específica e información a la plantilla, en la factoría se han instalado ya carteles explicativos sobre las medidas de higiene. Otra de las decisiones adoptadas consiste en la reorganización del trabajo, de forma que se retrasarán las entradas de los turnos. Así, el de la mañana empezará a las 7.00 horas, el de tarde a las 15.00 horas y el de noche a las 23.00 horas, con entradas que se realizarán libres de tornos, para evitar aglomeraciones en los accesos a la fábrica. También se reducirá la velocidad de las líneas de producción. En el caso de que se detecte un positivo, se aplicará un protocolo específico para aislar al trabajador en los servicios médicos de la fábrica, contactar con las autoridades sanitarias e identificar a los contactos que esa persona haya tenido en el trabajo y en sus desplazamientos.

La vuelta a la producción en la planta viguesa de PSA será en todo caso gradual, y en una fecha todavía sin determinar. La intención de retomarla el próximo lunes se vio frustrada por la situación en Francia, país en el que el estado de alarma ha sido prorrogado hasta el 11 de mayo, y en el que se encuentran las plantas de mecánica y buena parte de su abastecimiento de piezas y componentes. La fecha de reinicio no está definida, pero el director de PSA Vigo, Ignacio Bueno, alerta de que la empresa y la economía nacional "no podrían vivir mucho tiempo en esta situación". "En este nuevo marco, debemos plantearnos la reactivación para proteger a ambas".

El plan cuenta con el aval de los sindicatos que apoyaron el ERTE aplicado por la compañía, SIT-FSI, UGT y CCOO, pero no de CIG y CUT, en minoría pero con una significativa representación. El expediente de regulación temporal se aprobó el 24 de marzo y afecta a toda la plantilla del centro, independientemente de su modalidad de contrato, tipo de jornada completa o parcial o grupo socio-profesional. En cada jornada de suspensión se aplica una mejora a la prestación bruta por desempleo hasta alcanzar el 80% del salario bruto.

PSA Peugeot-Citroen Sindicatos Coronavirus Paro Industria
El redactor recomienda