2 candidaturas a patrimonio de la humanidad

Abel Caballero y Feijóo llevan su 'guerra' a las islas Cíes y a la Unesco

Conflicto político y vecinal por la doble candidatura de las Cíes como Patrimonio de la Humanidad que enfada hasta a los vecinos de la isla de Oms

Foto: Islas Cíes. (Imagen de Ricardo Paredes en Pixabay)
Islas Cíes. (Imagen de Ricardo Paredes en Pixabay)

Las Cíes cuentan con una doble candidatura para ser reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Por un lado, la que emprendió el Ayuntamiento de Vigo en noviembre de 2013, y del otro, la que lanzó la Xunta cuatro años más tarde. El bellísimo archipiélago se ha convertido así en escenario de otro enfrentamiento entre Abel Caballero y Alberto Núñez Feijóo, que trata de disputarle al alcalde su protagonismo en el proyecto. Frente a la idea inicial de promover el reconocimiento de las islas viguesas, el Gobierno gallego ha ampliado el abanico de su propuesta a la totalidad del Parque Nacional Illas Atlánticas, que también incluye a Ons, Sálvora y Cortegada, fuera del término municipal de Vigo. Un conflicto vecinal en Ons y el basurero submarino de Sálvora han avivado el conflicto.

En Ons, la única isla habitada del parque nacional, los vecinos se han rebelado contra las nuevas condiciones de acceso contempladas en el plan rector del área protegida, que les obligan a hacerse con una cédula especial para evitar los cupos de entrada. Su rechazo a este tipo de requisitos ha puesto a los habitantes en contra del proyecto de Patrimonio de la Humanidad, que de conseguirse complicaría todavía más su vida cotidiana. En el caso de Sálvora, un reciente dragado portuario en la ría de Pontevedra puso de relieve la existencia de un depósito de millón y medio de vertidos a solo dos millas náuticas de la zona de protección de la isla, una montaña de 25 metros de altura que linda con las aguas del parque nacional. Son dos nuevos obstáculos para el proyecto de la Xunta, que insiste no obstante en continuarlo.

Las Cíes son la joya de la corona del parque nacional, uno de los principales reclamos turísticos de Galicia y un tesoro de fauna y flora que la candidatura que impulsa el Ayuntamiento de Vigo quiere poner en valor. Su alcalde recibió la pasada semana a 60 vecinos y familiares de Ons, contrarios al proyecto de la Xunta, y apuntó que una candidatura sin consenso social está abocada al fracaso. Acusó a Feijóo de omitir en su programa el rechazo de los residentes en esta isla perteneciente al Ayuntamiento de Bueu, cuyo regidor, Félix Juncal, del BNG, apoya la exclusión de Ons de la candidatura. “Si a esto le sumamos los vertidos de Sálvora y la geología distinta que presenta Cortegada, la candidatura está muerta antes de empezar”, resume Caballero. La portavoz de los isleños, María José Pérez, fue tajante: “Ons no va a ser nunca jamás Patrimonio de la Humanidad porque no reúne las condiciones”.

Los tropiezos de su candidatura en Ons y Sálvora son un duro golpe para la Xunta, cuyas posibilidades de sacar adelante su proyecto con el rechazo de los dos principales alcaldes implicados son muy escasas. Pero el Gobierno de Feijóo no se arredra, y su 'conselleira' de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, ha solicitado comparecer en el Parlamento en septiembre para informar de la situación de Ons. Vázquez acusa a Caballero y Juncal de hacer “manifestaciones interesadas y sin fundamento con el fin de generar dudas sobre los derechos de los concesionarios de Ons y sus familias a moverse libremente por la isla”. O lo que es lo mismo, de manipularlos para tratar de tumbar la propuesta autonómica.

La guerra política entre Feijóo y Caballero

Como en otros conflictos entre Caballero y Feijóo, la Xunta tacha de localista la actitud del alcalde de Vigo, una ciudad que castiga con reiteración los intereses políticos del PP, que se quedó en las municipales 54 puntos por debajo de los votos obtenidos por el PSOE. El regidor municipal se toma como uno de los grandes objetivos del mandato la declaración de las Islas Cíes como Patrimonio de la Humanidad, hasta el punto de que ha creado una concejalía específica para promover el proyecto. Un equipo formado por más de 40 científicos y técnicos participa en el proyecto, que este año cuenta con una dotación económica de 250.000 euros.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (i), y el alcalde de Vigo, Abel Caballero. (EFE)
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (i), y el alcalde de Vigo, Abel Caballero. (EFE)

El alcalde ha enviado cartas al presidente de la Xunta, al ministro de Cultura y a los integrantes del Consejo de Patrimonio Español pidiendo la retirada de la candidatura de las Illas Atlánticas, pero no es esa la intención del Gobierno de Feijóo, que sorprendió en mayo de 2017 al presentar un proyecto que se solapaba con el municipal, presentado en un acto en Vigo que contó con la participación de dos 'conselleiros' y del entonces delegado de la Xunta en Vigo. El programa se acompañó de un informe para justificar el valor universal y excepcional de los cuatro archipiélagos del parque nacional (Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada), con el fin de incluirlos en la candidatura. “Las Cíes, desde un punto de vista natural, geomorfológico, paisajístico”, están en una unidad más amplia que son las Illas Atlánticas “y precisamente el valor que tienen se refuerza estando en el conjunto”, defendió el Ejecutivo gallego.

Durante el Gobierno de Mariano Rajoy, Feijóo logró que su candidatura fuera incluida por el Consejo de Patrimonio Histórico, del Ministerio de Cultura, en la Lista Indicativa de Patrimonio Mundial. Caballero, que interpreta la insistencia de la Xunta con su proyecto como un ataque a la ciudad, sostiene que desde entonces el Ejecutivo gallego “no ha hecho absolutamente nada más”. “Esa actitud ratifica que solo trataban de paralizar la nuestra, de boicotearla, por lo que estoy convencido de que la Unesco tendrá en cuenta el apoyo social y científico total que tiene nuestro proyecto y el respaldo nulo que, aun a día de hoy, ha tenido la de la Xunta”, afirma.

Convenio y protestas

El último trámite anunciado por la Administración autonómica fue la firma de un convenio en mayo por 80.000 euros con las tres universidades gallegas para la redacción de un informe, que abordará los componentes ambientales del complejo, la biodiversidad y geodiversidad, su delimitación, la valoración territorial y las normas de gestión que inciden sobre el espacio y la conservación de los bienes patrimonio cultural. Feijóo lo consideró “un paso básico” en su proyecto.

Pero todo eso fue antes de que se destapara la situación de vertedero submarino de Sálvora y, sobre todo, de que estallara el conflicto vecinal en Ons. El cupo de 1.300 visitantes diarios, que se completa durante el verano, implica serias limitaciones e incomodidades para los isleños, que pueden solicitar un carné de acceso para entrar libremente, pero que encuentran múltiples dificultades para poder acoger en la isla a familiares o amigos. Ese es el origen de las protestas de sus habitantes, que han llenado sus ventanas de pancartas contra el proyecto de la Xunta. En opinión del alcalde de Vigo, la imagen es el resumen del “ridículo cósmico” del Gobierno gallego. También lo es de un enfrentamiento entre Caballero y Feijóo que no parece tener fin.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios