TAXIS, GASOLINERAS, HOTELES...

Los gallegos que arañan 30 millones a Hacienda con los tickets que nadie usa

Dos socios de A Coruña triunfan con una empresa que convierte los recibos de desplazamientos de los trabajadores en documentos deducibles

Foto: Ramón Talón, director general de la empresa. (EC)
Ramón Talón, director general de la empresa. (EC)

Muchas empresas desconocen que sus trabajadores generan en sus desplazamientos un gran volumen de gastos que podrían deducir. Para ello necesitan convertir esos pequeños tickets de taxis, gasolineras, hoteles o aparcamientos que se van recopilando en los viajes en facturas formales que permitan descontar el IVA, con los datos fiscales correspondientes y toda la información necesaria para formalizarlas ante Hacienda. Eso es precisamente a lo que se dedican dos socios de A Coruña, que empezaron desde cero en 2007 y hoy recuperan hasta 30 millones de euros anuales a más de 900 empresas. Lo hacen gracias a su tesón y con el apoyo de un modelo informático capaz de canalizar toda esa información.

Lo de 60 Días —nombre de la empresa, que hace referencia al plazo en el que aseguran conseguir resultados— es un claro ejemplo del "tacita a tacita". "Un café es poco, pero miles de cafés ya no lo son tanto, y lo mismo ocurre con los peajes o las noches de hotel", explica Ramón Talín, director general y uno de sus socios. Por eso sus primeros clientes fueron compañías de cien o más trabajadores, aunque han ido ampliando el abanico hasta las pequeñas empresas, y ahora en su cartera conviven compañías del IBEX con autónomos con poco tiempo para engorrosos recibís. El abanico también es geográfico: en 60 días ha abierto oficina en Ginebra y en Miami y está en proceso de hacer lo mismo en Latinoamérica.

La idea surgió al leer una información que detallaba el dinero que pedían las empresas europeas al tratar de recuperar el IVA con tickets incompletos. "Una cantidad enorme", subraya Talín. Solo en España, se estima que la cantidad asciende a unos 1.000 millones de euros anuales. Como todo buen proyecto, lo más difícil fue empezar. Recuerda el caso de los primeros trámites ante una empresa de autopistas. "Tuvimos que convencerles de que el papelito de la autopista no basta y de que están obligados a facilitar facturas reales. Cuando por fin lo logramos nos invitaron a que se los mandáramos, pensando que serían uno o dos. Les mandamos 10.000 de golpe". No tardaron en recibir una llamada de la concesionaria, alarmada por el volumen de información solicitada. "Pensaban que no era posible, pero no solo lo fue, sino que además esa empresa se ha convertido en nuestro cliente".

60 Días se ha convertido así en la mayor sociedad española de recuperación de IVA, al tramitar en 2018 nada menos que 45.000 tickets diarios. Con un crecimiento espectacular, que le ha llevado a duplicar tamaño en 2017 y a estimar un aumento del volumen de negocio del 250% en este 2019. Una de las claves para realizar esa ingente tarea es el desarrollo de una tecnología propia y en constante actualización, basada en el procedimiento OCR (reconocimiento óptico de caracteres, en sus siglas en inglés). El modelo permite además adjuntar la fotografía del papel original a la factura, de forma que son muy escasas las que Hacienda acaba rechazando, e incorpora toda la información obligatoria, como el CIF, el IVA desglosado, el número de factura y el concepto.

Son ellos los que están en contacto con 380.000 proveedores: las empresas que emiten los tickets que luego se convertirán en facturas

La empresa, creada por Talín, que es abogado, con un socio americano procedente del ámbito financiero, tiene en la actualidad 125 empleados, de los que un tercio trabajan en el departamento de recuperación. Son ellos los que están en contacto con 380.000 proveedores en España, o lo que es lo mismo: las empresas que emiten los tickets que luego se convertirán en facturas. "De media", detalla el director general, "recuperamos 1,50 euros por cada recibo desde nuestra sede de A Coruña". La empresa recoge directamente en cada empresa esas facturas simples para convertirlas en certificados legales para presentar en Hacienda. Y como la ley permite recuperar el IVA de los cuatro años anteriores, pueden ofrecer a sus clientes recuperar el beneficio perdido en todo ese período.

Otra de las características de los cazafacturas radica en brindar una ganancia asegurada. "Nuestro prestigio se basa en eso, en que el cliente siempre gana con nosotros. Solo trabajamos a éxito. Si quien nos contrata recupera dinero, nosotros ganamos y ellos también, y si no fuera posible el cliente no ha perdido nada", detalla el abogado gallego.

La empresa tiene en la actualidad 125 empleados
La empresa tiene en la actualidad 125 empleados

El grueso de las facturas recuperadas es de hoteles, restaurantes, parkings, estaciones de servicio y gasolineras. Es una tipología variopinta. Hay proveedores con medio millón de establecimientos, como Repsol, y otros de uno solo, como cualquier taxista o restaurante. En el caso de las estaciones de servicio, un mismo cliente con un único CIF puede facilitar la conversión de miles de facturas. En el de los aparcamientos públicos, tres grandes empresas concentran el 80% del negocio. Los taxistas, en cambio, son un sector atomizado. "Eso inicialmente fue un problema, pero hay que reconocer que el sector del taxi ha hecho un esfuerzo considerable y ha dado un giro de 180 grados. Se ha modernizado". También hay diferencias en el tipo de IVA, ya que no siempre es el 21% el tipo aplicado.

Cuando Ramón y su socio comenzaron su andadura, hace 12 años, no les fue difícil convencer a sus primeros clientes. La única pregunta a la que tenían que responder era: "¿Cómo seréis capaces de hacerlo?". Entre los proveedores, en cambio, existía la creencia generalizada de que el ticket era válido. "Eso es así para las personas físicas, pero no para las empresas ni para los autónomos", puntualiza el directivo y socio de 60 Días. Poco a poco fueron haciendo pedagogía y llegando a acuerdos con esas empresas colaboradoras. El proyecto se vio favorecido por el cambio en la legislación introducido en 2012, cuando la Dirección General de Tributos estableció la obligación de las compañías de canjear los recibos informales en facturas, con un período retroactivo obligatorio que abarca esos cuatro años.

La relación es cordial con sus clientes, a los que hacen ganar dinero, pero también con los proveedores, a los que facilitan una tarea a la que están legalmente obligados. Y además, 60 Días se ha convertido en nexo de unión entre unos y otros: empresas que tenían una intensa relación comercial entre ellas que era desconocida para ambas, con las ventajas que eso supone. "Muchas no tenían ni idea de lo que gastaban anualmente en determinado hotel o restaurante. Nosotros les facilitamos ese contacto, lo que permite por ejemplo establecer un determinado menú o precios especiales para sus trabajadores". Una empresa fideliza clientes y la otra obtiene mejores precios. Un ejemplo de ganancia para ambas partes que está en el origen de este peculiar proyecto nacido en Galicia.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios