campeonato provincial de caza de este animal

Escopetas frente animalistas: guerra en Galicia por los 12.000 zorros cazados al año

La celebración de un campeonato de caza reaviva la polémica. La de caza es la federación con más fichas en Galicia tras la de fútbol

Foto:  Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Para unos es una manera de vivir vinculada al mundo rural que no entienden los habitantes de las ciudades y para otros es una diversión cruel y salvaje. Dos formas de entender la vida en el monte escenificaron su distanciamiento este sábado en el campeonato provincial de caza del zorro de Pontevedra, uno de los cuatro que se celebraron en Galicia, pero también el más concurrido, y el que eligieron los animalistas para expresar su rechazo a una actividad que le cuesta la vida cada año a 12.000 ejemplares de esa especie. Unos y otros venían exhibiendo sus argumentos desde días antes del campeonato, pero en la sesión de montería de este fin de semana se impusieron las bocinas, los insultos y las agresiones.

En Cerdedo-Cotobade (Pontevedra), donde 300 personas cogían sus escopetas aún de madrugada para disponerse en cuadrillas, en torno a 80 ecologistas llegados de toda Galicia, en su mayoría animalistas, esperaban para boicotear la competición. Lo hicieron espantando a los zorros, pero también precintando con silicona el pabellón donde se congregaban los cazadores y, según estos, anulando el olfato de los perros de los remolques con sustancias picantes. En algunas zonas la cacería no se pudo celebrar, debido al ruido de los ecologistas, y solo en las áreas del monte más inaccesibles, a las que llegaron en vehículos todoterreno, se llevó a cabo el campeonato. El enfrentamiento provocó la intervención de la Guardia Civil, que identificó a cazadores y activistas. De acuerdo con la versión de estos, dos ecologistas fueron agredidos por sus opositores.

El conflicto creció en la semana previa a los campeonatos. Vino precedido de una campaña viral de los opositores con el hashtag #Yonodisparo

El conflicto creció en la semana previa a los campeonatos, pero arranca de muy atrás. En esta ocasión, vino precedido de una campaña de los opositores en redes sociales con el hashtag #Yonodisparo, pero también de la protesta de alrededor de 8.000 cazadores que se manifestaron en abril delante del Parlamento de Galicia, una de las concentraciones más concurridas de las más de 40 que se celebraron ese día en toda España. El objetivo: pedir a los partidos que no sucumban ante colectivos animalistas y ecologistas que se oponen a las ayudas económicas a la caza y que exigen que esta práctica deje de ser considerada un deporte. La movilización contó con el apoyo del sindicato Unións Agrarias, pero los partidos de la oposición en Galicia se han pronunciado mayoritariamente en contra de las batidas.

La autorización concedida por la Xunta a los campeonatos fue duramente criticada por los opositores de las cacerías. El presidente de Libera Galicia, Rubén Pérez, acusó al Gobierno gallego de "intentar el blanqueo" de la "macrobatida", pero también censuró las ayudas autonómicas que recibe la federación, que cifró en declaraciones a Efe en 35.000 euros. Esa colaboración, denuncian los ecologistas, podría incumplir un acuerdo parlamentario que se aprobó para acabar con las cacerías de zorros, de "gran impacto medioambiental" y sin "justificación científica". El rechazo llegó al Parlamento Europeo, donde la diputada del BNG Ana Miranda anunció la presentación de varias iniciativas para denunciar la caza del zorro.

La clara simpatía que la federación de caza exhibe desde sus redes sociales hacia Vox no ayuda a calmar los ánimos. Su propio presidente, Javier Nogueira, advirtió contra el BNG, pero también contra otros partidos como En Marea o Podemos de que se han alineado con animalistas y ecologistas: "Los cazadores no iremos a Bruselas, pero llevaremos con nuestras familias y amigos nuestros votos a las urnas". En Marea, mientras, ha anunciado que estudia la posibilidad de llevar los campeonatos de caza del zorro ante la Fiscalía, al entender que podrían estar incurriendo en un delito de atentado contra el medio ambiente.

Del lado de los cazadores, mientras, se exhibe la existencia de una superpoblación de zorros que, aseguran, aconseja realizar un control. En Galicia, la densidad es de entre 1,6 y 2 zorros por kilómetro cuadrado, apunta Luis Eusebio Fidalgo, veterinario y profesor titular en la Universidad de Santiago de Compostela, que señala que es una de las tasas más altas de toda la península y superior a la recomendada para contener enfermedades como la rabia o la sarna.

Lejos de aceptar el daño ambiental, los cazadores sostienen que no regular la población del zorro sería "un desastre", y citan como ejemplo la superpoblación de jabalí, una especie que cada vez se aproxima más a las zonas urbanas. "Nosotros estamos regulando la cadena trófica para evitar desequilibrios que ya existen", advierten fuentes de la federación.

Escopetas frente animalistas: guerra en Galicia por los 12.000 zorros cazados al año

Es una opinión con la que discrepa claramente la Sociedad Gallega de Historia Natural, que estos días salió al paso de la polémica con un comunicado en el que resalta el "papel sanitario" del 'Vulpes vulpes', "controlando las poblaciones de pequeños vertebrados, que pueden ser perjudiciales para el ser humano, y ayudando a mantener el equilibrio ecológico, al eliminar restos de animales muertos que pueden resultar focos de enfermedades para la fauna silvestre".

El pasado octubre, el Diario Oficial de Galicia publicaba el anuncio del convenio de colaboración entre la Consellería de Medio Ambiente y la Federación Gallega de Caza, para la realización de actividades de divulgación y fomento de la actividad cinegética en la Comunidad Autónoma de Galicia para el año 2019, por valor de 25.000 euros. Su objetivo es el fomento de la caza sostenible en el ámbito de la comunidad autónoma a través de la organización de actividades para la promoción y divulgación en esta materia. El sello de la Xunta figura también como patrocinador del estudio que exhiben los cazadores para justificar sus batidas, realizado por un directivo de la federación.

Según datos de la Xunta, en Galicia se han matado 75.000 zorros entre 2011 y 2017, unos 12.000 ejemplares al año. Es la cantidad que establece la propia Administración autonómica, que determina cuántos ejemplares se pueden abatir en cada temporada. La importancia de la caza en una comunidad con tanta población asentada en el medio rural como es Galicia se plasma en algunas cifras. Por ejemplo, en los más de 20.000 afiliados con que cuenta la federación gallega, que representa a 45.000 cazadores. Es por lo tanto la segunda organización de este tipo en número de fichas, solo por detrás de la de fútbol.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios