EN PONTEVEDRA

Una muerte en un ambulatorio sin médicos cuestiona los recortes de la sanidad gallega

José Manuel Brey, de 64 años, falleció “como un perro”: ahogado en su vómito y sin personal que lo atendiera en el punto de atención de A Estrada

Foto: Ambulatorio de A Estrada. (Google Maps)
Ambulatorio de A Estrada. (Google Maps)

Ocurrió el pasado sábado en el Punto de Atención Continuada (PAC) de A Estrada (Pontevedra), uno de los municipios de mayor extensión de Galicia. José Manuel Brey, de 64 años, llegó con fiebre y vómitos, consecuencia probablemente de un virus estomacal. Allí había unos cuantos pacientes, pero ningún médico. Ni siquiera un enfermero.

Tras dos horas de espera, empeoró y falleció ahogado en su propio vómito en brazos de su mujer. “Como un perro, sin nadie que le pudiera atender”, lamenta su hijo. El suceso ha vuelto a poner en cuestión un problema recurrente en la sanidad gallega, el de los recortes en verano, un periodo en el que muchas ausencias por vacaciones dejan los ambulatorios sin personal, especialmente durante las noches y los fines de semana. Los trabajadores de este tipo de centros reaccionaron con indignación: “Lo veníamos anunciando desde hace meses”.

A los tribunales

La familia del fallecido denunciará judicialmente al Servicio Galego de Saúde (Sergas) y buscará el amparo del Valedor do Pobo. La mujer y un tío del enfermo llegaron al PAC poco después de las cinco de la tarde y se encontraron con que el único trabajador que se encontraba allí era un administrativo. Lo habitual es que en el de A Estrada, en el que se atiende a una población de 20.700 personas, haya dos médicos de guardia en fines de semana y festivos, pero ese día solo una médica hacía frente a todo el trabajo, y permaneció fuera entre las 17:00 y las 19:30 para atender una urgencia a domicilio. Cuando a José Manuel, ciego de nacimiento y enfermo de párkinson, le volvieron los vómitos, solo pudo ayudarle un auxiliar de enfermería que se encontraba como paciente, que le introdujo una cánula para mantener abiertas sus vías respiratorias, pero no pudo hacer nada para salvar su vida.

“No puede ser que por estos recortes en los meses de verano estemos así. Cierran camas, no tienen personal para cubrir los puestos de vacaciones… Por lo menos que se sepa y que no vuelva a pasar”, denuncia un familiar, que sostiene que la víctima ya había fallecido cuando llegó el equipo médico. “Cuando volvió, ya estaba en parada. No tenía pulso. Me lo corroboró la enfermera. Se le murió en los brazos a mi prima, a su mujer, que intentó abrirle la boca pero no pudo”, lamenta. El Sergas sostiene en cambio que la médica y la enfermera continuaron con las maniobras de reanimación, pero no consiguieron salvar la vida del hombre. El servicio de Sanidad también subrayó el hecho de que el paciente padeciera “una enfermedad crónica avanzada”.

"Sobrecarga" de trabajo

La Consellería de Sanidade admite que ese sábado solo trabajaba una doctora en el PAC por falta de personal para cubrir las bajas por vacaciones, aunque asegura que al día siguiente se dobló el servicio porque estaba así previsto, y no como consecuencia del fallecimiento de la víspera. La Xunta asegura también que no escatima recursos y que la insuficiente dotación en este tipo de ambulatorios no se debe a una cuestión económica.

Los trabajadores de los PAC discrepan de esta opinión. Desde hace meses, se vienen organizando en la plataformas PACs en Pie de Guerra para denunciar las carencias del servicio de atención primaria. Tras el fallecimiento del paciente de A Estrada, emitieron un comunicado en el que atribuyen el suceso a la falta de medios y lamentan que la Consellería de Sanidade mantenga una situación de “sobrecarga” de trabajo y “el recorte de derechos a un personal extenuado”.

Ya el pasado 30 de julio, los profesionales del PAC del área de Vigo entregaron firmas ante la Xunta de 65 médicos y enfermeros reclamando calendarios ajustados y denunciando que el Sergas no cubre las ausencias, lo que, señalaban, está afectando al servicio precisamente durante las noches y los fines de semana. Según denunciaron, solo en la citada área viguesa en julio se registraron coberturas como la de A Estrada en Val Miño, A Guarda, Ponteareas, Redondela y Moaña. “Todo esto generó varias horas de espera y, como es obvio, malestar entre los usuarios”, lamentaron.

31 horas de trabajo seguido

Se producen así casos como el que denunció esta semana en 'La Voz de Galicia' una enfermera eventual del Sergas, que el pasado 26 de julio se vio obligada a trabajar 31 horas seguidas al encadenar su turno de mañana con una guardia de tarde-noche, al cubrir un bloque de contratos de tres meses de duración en varios centros de salud. “No hay efectivos, y los que quedan estamos agotados, maltratados y sobrecargados: creemos que no denunciar esta situación es igual de irresponsable que negar su existencia”, denuncia la plataforma PACs en Pie de Guerra.

Feijóo afirmó que “si alguien es pediatra y quiere trabajar en Galicia, solo tiene que contactar con el Sergas y será inmediatamente contratado”


Las deficiencias asistenciales en verano son constantes en Galicia desde hace años, pero en este 2018 parecen haberse recrudecido. Ya en julio, diversos ayuntamientos alertaron de la falta de pediatras y médicos de familia. El Gobierno gallego asegura que hay déficit de especialistas, y el propio presidente, Alberto Núñez Feijóo, afirmó que “si alguien es pediatra y quiere trabajar en Galicia, solo tiene que contactar con el Sergas y será inmediatamente contratado”. Los profesionales atribuyen la falta de médicos en las listas al “gran número de efectivos” que abandonan Galicia con mejores ofertas, o que cambian la sanidad pública por la privada. “Son datos de sobra conocidos, pero no se hace nada para frenarlos”, afirma una representante de los trabajadores de los PAC.

Los recortes en la sanidad, que la Xunta niega, provocaron el pasado febrero una manifestación de miles de personas en Santiago convocadas por la plataforma SOS Sanidad Pública, en protesta por el “desmantelamiento” de hospitales comarcales y el “colapso” y progresivo “proceso de privatización” sanitaria. Fue una de las movilizaciones más multitudinarias de los últimos años en Galicia.

En ese contexto, se vienen produciendo protestas como la de los directores de los centros de salud de Vigo, que denuncian el progresivo deterioro de la atención primaria y que abandonaron recientemente una reunión con la gerencia del área sanitaria ante su negativa a escuchar sus reivindicaciones. Los responsables de estos centros están especialmente molestos con la falta de sustituciones, de la que vienen alertando desde inicio de año.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios