por la financiación autonómica

Feijóo rompe la tregua con Sánchez, reclama 200 millones y Hacienda le pide calma

El presidente de la Xunta recuperó su discurso más combativo tras pasar por La Moncloa y amenazó con ir a los juzgados por una retención de impuestos. La ministra promete una solución

Foto: Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez. (EFE)
Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez. (EFE)

La historia se repite. Tras una reunión de guante blanco con un presidente socialista en La Moncloa, Feijóo no tardó en romper la tregua, agarrado nuevamente a una discrepancia contable como la que le enfrentó a José Luis Rodríguez Zapatero en 2009. Igual que entonces, el motivo del descontento del presidente de la Xunta es la financiación autonómica, caballo de batalla de la durísima oposición al expresidente del Gobierno ejercida desde la Xunta en aquellos años. Ahora, apenas tres semanas después de la productiva entrevista con Pedro Sánchez, el presidente gallego denuncia que faltan 200 millones de euros del acuerdo de financiación inicial y amenazó con ir a los tribunales. La ministra de Hacienda tuvo que salier el jueves a pedir calma y a asegurar que buscará una solución.

El conflicto se suscita porque el Gobierno retiene una mensualidad de la recaudación del IVA en todas las comunidades autónomas, que se aplaza al año siguiente. En la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), celebrada el 31 de julio, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aportó una cifra estimada de la liquidación con cada autonomía para elaborar los presupuestos del 2019 que en el caso de Galicia es inferior en 198 millones de euros a la percibida este año. “Faltan 200 millones de acuerdo con la financiación actual”, denunció Feijóo, que añadió: “Nadie puede entender que en un contexto de mayor actividad y mayor recaudación, Galicia reciba menos ingresos que el año pasado”.

El ajuste es consecuencia del cambio introducido por Cristóbal Montoro en julio de 2017 en la liquidación del IVA, que hace que el mes de diciembre pase a imputarse al año siguiente. Los socialistas gallegos acusan a Feijóo de haber callado cuando el Gobierno del PP aprobó el cambio que ahora se ejecuta. “Que explique qué medidas tomó él cuando Rajoy y Montoro establecieron lo que ahora hay que aplicar”, le retó el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, que lamentó el “cinismo político” de Feijóo. El delegado del Gobierno, Javier Losada, mientras, le reprochó que no dijera nada sobre los cambios en la liquidación del IVA cuando los aprobó Montoro y, en cambio, votara en contra de la propuesta de Pedro Sánchez de flexibilizar el déficit de las comunidades autónomas, “lo que ha impedido que Galicia consiga 133 millones de euros”.

Que la contabilidad del IVA este año por solo 11 meses afecte a todas las comunidades autónomas no supone ningún consuelo para Feijóo, que entiende que otras han sido compensadas con incrementos por la universalización del céntimo sanitario, que Galicia ya tenía en vigor. Feijóo acusó al Gobierno de dispensar un “trato injusto y discriminatorio” a Galicia e incluso amenaza con recurrir a los tribunales si Hacienda no rectifica. Feijóo espera la aclaración anunciada por María Jesús Montero o la explicación de que todo se debe a un “malentendido”.


El supuesto recorte a Galicia se debe a las entregas a cuenta, que tendrán un efecto en el conjunto de comunidades autónomas de 2.800 millones, y que se basan en la recaudación anual del IVA, la mitad de la del IRPF y los impuestos especiales. Pero como en su época de cohabitación con Zapatero, Feijóo exhibe su discurso más duro. Los fondos que se pierden los iba a inyectar la Xunta directamente en servicios sociales, aseguró el presidente gallego. “Galicia no va a prestar sanidad y educación 11 meses”, denunció , al tiempo que se mostró dispuesto a realizar la reclamación vía judicial. “Sería sorprendente”, dijo, que la Xunta tuviera que acudir a un tribunal “para que dentro de unos años nos devuelvan lo que es nuestro”.

"El presupuesto no encaja"

Decidido a darle la mayor trascendencia posible a esa merma en los ingresos, Feijóo denunció dos días después del Consejo de Política Fiscal y Financiera la “incertidumbre” generada por la ministra, que, aseguró, provoca que se tambaleen algunos de los compromisos de subida salarial firmados con funcionarios de la justicia, con los profesionales sanitarios o con la educación. “El presupuesto no encaja, no cuadra”, denunció Feijóo, que descartó acudir al endeudamiento para suplir esa cantidad y pagar “unos ingresos que no son nuestros”.

A pesar de que los cambios contables afectan a todas las comunidades, la denuncia de Galicia ha encontrado escaso eco en el resto de autonomías. Pero el presidente de la Xunta asegura que en la reunión del CPFF hubo otras que “levantaron la mano” para expresar su disconformidad, aunque de momento estén lejos de crear un frente común en su reclamación. Otro motivo económico de desencuentro es la incapacidad de la Xunta de aprobar su techo de gasto en tanto el Gobierno de Pedro Sánchez no lo consiga en el Congreso, en donde ya lo ha intentado sin éxito. “Estamos en una situación política de bloqueo”, denuncia Feijóo.

Comparación con Cataluña o País Vasco

El secretario general del PP de Galicia, Miguel Tellado, fue más lejos que Feijóo en sus quejas por la contabilidad del IVA. “Ni en los peores momentos de ajuste en los gobiernos de Zapatero o Mariano Rajoy se propuso un recorte de estas dimensiones”, lamentó, en lo que consideró un “castigo” a Galicia “por ser un territorio en el que electoralmente nunca les fue demasiado bien”. Tellado acusó a Sánchez de desviar esos recursos para “pagar favores” a sus socios, entre los que citó a los independentistas catalanes, a Podemos y a los “herederos de Batasuna”.

Ni en los peores momentos de ajuste en los gobiernos de Zapatero o Mariano Rajoy se propuso un recorte de estas dimensiones


El trato a Cataluña estuvo también en el origen de los desencuentros entre Feijóo y Zapatero de 2009, después de una visita del gallego a la Moncloa tan preñada de buenas palabras como la del pasado 17 de julio. Solo una semana después, se declaraba “muy preocupado” por el temor a que Cataluña recibiera una financiación superior a la media. “No voy a firmar un cheque en blanco ni les voy a decir a los gallegos que están sometidos a un sistema de financiación en el que cuantos más años pasen más dinero van a perder”, afirmaba un Feijóo que acusaba a Zapatero de utilizar la financiación autonómica para hacer “componendas” y “electoralismo” y resolver “los problemas internos” de su partido.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios