MANUEL RODRíGUEZ RECUPERA TODO EL CAPITAL

Astillero Rodman: sale el presunto mafioso Sam Pa y regresa la exministra Espinosa

La antigua titular de Medio Ambiente vuelve a la empresa de Manuel Rodríguez, de la que se van los emisarios del magnate chino detenido en Pekín

Foto: Astilleros Rodman en Vigo.
Astilleros Rodman en Vigo.

El Grupo Rodman da una nueva vuelta de tuerca. Desaparecen los últimos vestigios de la desastrosa aventura china encabezada por el presunto mafioso Sam Pa y regresa Elena Espinosa, que había salido de la dirección del astillero gallego cuando Pa​ y lo suyos irrumpieron en la compañía que preside Manuel Rodríguez. Fue a principios de 2015, cuando después de unos cuantos aterrizajes del avión privado de Pa en el aeropuerto de Peinador y varios meses de negociaciones, Rodríguez cerró el negocio con un misterioso empresario tachado de espía por el Gobierno de Estados Unidos. Aquello supuso el adiós de Espinosa, cuando llevaba apenas un mes como vicepresidenta de la compañía. Tras la marcha de los representantes de China Sonangol, la exministra socialista volverá a ejercer como vicepresidenta segunda.

Los hombres de Pa en Rodman eran Wai Keung Lam y Jean-François Henry Marchal. Ambos cesan de sus cargos de consejeros en Rodman y en Metalships & Docks, el segundo mayor astillero privado Galicia, según recoge este jueves el Boletín Oficial del Registro Mercantil. En Metalships & Docks los sustituyen Elena Espinosa, Juan Guel y Agustín Gándara Moure, que ejerce también como secretario. Óscar Rodríguez García, hijo del presidente y fundador, asume la vicepresidencia de la sociedad. En Rodman Polyships, la división de embarcaciones de fibra, el movimiento es prácticamente idéntico, aunque se mantiene la situación de Gándara Moure.

Termina así la aventura de Rodman con China Sonangol, una 'joint-venture' establecida en 2004 entre la petrolera estatal de Angola, Sonangol EP, y la compañía con sede en Hong Kong New Bright International Development. China Sonangol participa en actividades de perforación y distribución de petróleo y gas, industriales, de infraestructuras, mineras, inmobiliarias y de transporte. Con aquel matrimonio empresarial irrumpió en la economía gallega Sam Pa, un personaje rodeado de misterio y polémica, señalado en abril de 2014 por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por su estrecha colaboración con el régimen corrupto de Mugabe en Zimbabue, al que habría entregado más de un millón de dólares y negociado la compra de diamantes procedentes del campo de Marange, considerado de tortura.

Elena Espinosa, en una foto de 2012. (EFE)
Elena Espinosa, en una foto de 2012. (EFE)

China Sonangol se hizo con el 60% de Rodman a cambio de una cantidad que se calcula en torno a los 100 millones de euros, pero el capital de la compañía vuelve a ser totalmente gallego tras el fracaso de aquella colaboración, un fracaso que se precipitó a los pocos meses de su inicio con la detención de Pa por el régimen de Pekín, involucrado en una operación de presunta corrupción tan enigmática que hoy, transcurridos dos años, no se conoce todavía su situación procesal ni sus cargos.

Antes de esa detención, las sospechas sobre Pa se basaban en una información publicada en 2014 por el Financial Times', una investigación que lo relacionaba con el Gobierno de Pekín y le situaba como una suerte de intermediario conseguidor de pelotazos entre grandes compañías asiáticas y gobiernos africanos marcados por una corrupción política “que condena a millones de personas a la pobreza mientras sus gobernantes acumulan extraordinarias riquezas”. Fue él quien selló el acuerdo de la empresa china con la petrolera estatal angoleña, y uno de los primeros encargos de la época de China Sonangol en Rodman consistió en 40 patrulleras para el Ejército de Angola, uno de los regímenes más corruptos de África. Isabel dos Santos, hija del presidente angoleño y considerada por 'Forbes' la mujer más rica del continente, es la actual presidenta de Sonangol, lo que la convirtió durante unos meses en responsable del primer accionista de Rodman.

Espinosa, cinco meses en el cargo

Los cambios en el organigrama del astillero gallego salieron publicados la pasada semana en el Boletín Oficial del Registro Mercantil de Pontevedra para consagrar una nueva estructura sin vestigios de China Sonangol y con una doble presidencia, compartida por el hijo del presidente y por Elena Espinosa. La vinculación de la exministra de Medio Ambiente y Agricultura y Pesca con José Luis Rodríguez Zapatero viene de finales de los años noventa, cuando comenzó a trabajar en la empresa primero como directora financiera y después como adjunta a la presidencia. Tras su aventura política, en 2012 Espinosa regresó a Rodman con el mismo cargo y el de consejera.

La armadora noruega Nordica Cruise Company, con sede en Oslo, anunció que el astillero gallego construirá cuatro minicruceros de lujo

En abril de 2015, Manuel Rodríguez nombró a la también exdiputada socialista vicepresidenta de Rodman, pero esa nueva y prometedora etapa duraría muy poco. Apenas cinco meses después de su nombramiento, y uno después de que China Sonangol se hiciera con el control de Metalships & Docks, la exministra cesó junto a buena parte del equipo directivo. Espinosa abandonaba la vicepresidencia de Rodman para ser sustituida por Chan Soo Chee, hombre de confianza de Sam Pa, a quien algunas informaciones consideraban su hermano. La última vez que se vio a Soo Chee en Vigo fue en marzo en medio de un gran revuelo. Lo que entonces se interpretó como una ofensiva para incrementar la participación de China Sonangol en la empresa ha acabado en una recompra por parte de Manuel Rodríguez de la parte que había vendido, concretada el pasado octubre supuestamente a un precio inferior al de venta. La operación ha abierto de nuevo las puertas de Rodman a Espinosa para que cumpla su tercera etapa en la empresa.

Manuel Rodríguez recupera así la totalidad del capital de la empresa, que mantiene a través de su patrimonial Abada, socio único de Metalships. El recuperado protagonismo de la exministra coincide con la aparición de importantes proyectos para la compañía. La armadora noruega Nordica Cruise Company, con sede en Oslo, anunció que el astillero gallego construirá cuatro minicruceros de lujo, con capacidad para 220 pasajeros, mientras Metalships también se ha adjudicado con la armadora rusa Russian Fishery Company un buque de alta tecnología cuyo coste supera los 60 millones de euros. Son proyectos para una nueva etapa sin socios sospechosos y con Elena Espinosa como referencia.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios