AQUEL JOVEN QUE LE DIO UN PUÑETAZO EN 2015

Rajoy coincide en el baile del Liceo de Pontevedra con la familia de su agresor

La hermana de Andrés de Vicente Capi fue una de las 27 jóvenes que se pusieron de largo en la gala a la que asistió el presidente

Foto: Imagen de la familia del agresor en el baile del Liceo. (FOTO: Pontevedraviva.com)
Imagen de la familia del agresor en el baile del Liceo. (FOTO: Pontevedraviva.com)

Es lo que tiene no renunciar a Pontevedra. A eso se comprometió Mariano Rajoy tras ser declarado 'persona non grata' por la Corporación local, poco tiempo después de otro lamentable suceso padecido en la ciudad a la que más vinculado se siente: el puñetazo que le propinó un joven en plena campaña electoral. Con su decisión de disfrutar del baile de gala del Liceo pontevedrés el pasado sábado, el presidente del Gobierno quiso pasar esas dos páginas, pero una de ellas se le reapareció encarnada en la familia del agresor. Entre los 625 comensales que disfrutaron de la cena previa al baile se encontraban los padres y la hermana de Andrés de Vicente 'Capi', el chico que rompió las gafas del presidente de un fuerte puñetazo el 16 de diciembre de 2015.

En una de las mesas menos concurridas y animadas de la cena, a no demasiados metros de distancia de la de Mariano Rajoy, pasaron la primera parte de la velada, la previa al baile, Manuel de Vicente Burgo, su mujer y su hija Adriana. La hermana de Andrés fue una de las 27 muchachas que esa noche cumplieron la ceremonia tachada de machista y elitista de su puesta de largo, su 'presentación en sociedad' una vez cumplida la mayoría de edad para pasar a ser consideradas 'señoritas'. Solo arroparon a la familia del agresor una pareja, titular de una cadena de fruterías en Pontevedra. El padre de Adriana la acompañó después en ese primer baile de las nuevas señoritas, y todos ellos se mezclaron después entre los más de 4.000 asistentes a la segunda parte de la velada.

Era un riesgo asumido: apenas queda espacio para las sorpresas en un acto como el de la cena-baile del Liceo Casino de Pontevedra, un círculo que no se caracteriza por su dinamismo social. Y en todo caso, Rajoy le quitó hierro al suceso desde el primer momento, entre otros motivos porque la madre del chico es prima de Elvira Fernández, la mujer del presidente, y el matrimonio es muy próximo a los Rajoy. El agredido renunció a ejercer ninguna acción contra el menor y Capi reconoció los hechos y se arrepintió de todo lo sucedido en la vista ante el juez de menores, lo que contribuyó a reducir la pena a dos años de internamiento en régimen cerrado, que cumple en el centro de menores de Monteledo (Ourense). No obstante, y según publicó recientemente 'El Progreso', el muchacho repite constantemente que solo piensa en salir de allí "para hacerle la vida imposible a Rajoy".

El padre de Capi es Manuel de Vicente Burgo, administrador durante 25 años de la Cámara de Comercio de Pontevedra, y ahora empleado de la recientemente fusionada con las de Vigo y Vilagarcía, un personaje muy conocido en la sociedad local y considerado afín al Partido Popular. De Vicente Burgo está imputado por varios presuntos delitos cometidos durante su etapa en la cámara pontevedresa, entre ellos los de malversación de caudales públicos y falsedad documental por facturas emitidas y la forma en que se contrató a una empresa externa para la gestión de distintos eventos.

Su hijo, Andrés de Vicente, que entonces contaba con 17 años de edad, aprovechó que Rajoy paseaba con la comitiva por el centro de la ciudad del Lérez en un acto de las generales de diciembre de 2015 para acercarse a él y hacerse una foto. Fue entonces cuando le propinó un fuerte puñetazo que hizo que a Rajoy se le saltaran las gafas. Acto seguido, fue reducido por los escoltas del presidente y detenido por la policía. Ni en el momento de su detención, cuando entró en el coche policial con una sonrisa y el pulgar en alto, ni en el posterior interrogatorio mostró signo de culpabilidad alguna, aunque sí lo hizo después ante el juez.

Una ceremonia con cierta polémica

La cena-baile de gala del Liceo Casino de Pontevedra es todo un acontecimiento y la gran cita del año para la burguesía local, aunque ha sido reiteradamente tachada de elitista y machista por sus detractores. Entre los requisitos exigidos para asistir al acto se encuentra el de vestir esmoquin tradicional en el caso de los hombres y vestidos de gala "que cubran los tobillos" en el de las mujeres, a las que se les prohíbe ir ataviadas con esmoquin femenino, falda pantalón o mono. Para ser socio de la entidad, fundada en 1855, es necesario abonar una entrada de 2.780 euros y cuotas mensuales de 38,40.

Rajoy decidió el pasado sábado presentarse por primera vez en seis años en esta cita de la sociedad pontevedresa, de la que era un fijo antes de ser presidente del Gobierno pero a la que dejó de asistir tras su nombramiento. Vestido de esmoquin y pajarita, el presidente y su mujer aparecieron en la sede veraniega del Liceo, en el recinto de A Caeira, poco antes de las 22:00, para sorpresa de todos los presentes.

Rajoy decidió el pasado sábado presentarse por primera vez en seis años en esta cita, de la que era un fijo antes de ser presidente del Gobierno

Allí, Rajoy se reunió con buena parte del núcleo duro del conocido como clan de Pontevedra, el influyente grupo de personas próximas al presidente y que tuvo en el propio Liceo uno de sus lugares donde se forjó su amistad. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, su marido, José Benito Suárez Costa, y el eurodiputado Francisco Millán Mon, cuñado de Rajoy, fueron algunos de los asistentes a la gala, de la que también disfrutaron el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, y su esposa, María Teresa Cendón.

Rajoy departió durante la velada con autoridades y personalidades como el general jefe de la Brilat, Antonio Romero Losada; el presidente de la Academia de Medicina y Cirugía de Galicia, José Carro Otero, y el presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra, Francisco Javier Menéndez Estébanez. Todos ellos fueron recibidos por Jaime Olmedo, anfitrión en su calidad de presidente del Liceo Casino, acompañado por su junta directiva al completo. El presidente del Gobierno no dudó en dejarse fotografiar con los invitados que se lo solicitaron, principalmente con muchas de las chicas que esa noche cumplieron el controvertido sueño de su puesta de largo.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios